Santa Fe

Santa Fe: la colocación de equipos GNC creció en 2018 un 43%

La opción del gas se consolidó durante el año pasado ante las subas que tuvieron las naftas, que crecieron hasta un 75%

Jueves 31 de Enero de 2019

El 2018 se podría presentar como el "año de la vuelta del GNC". Los talleres de la ciudad de Santa Fe volvieron a tener niveles de colocación de años anteriores, en los cuales la opción del gas era la más conveniente a la hora de economizar gastos en la movilidad.

Durante el año pasado se colocaron en la provincia de Santa Fe 11897 equipos, contra 8305 del 2017. Eso significó un crecimiento del 43,25 por ciento.  Los datos son oficiales y pertenecen al Enargas (Ente Nacional Regulador de Gas), organismo que publica las inscripciones de los equipos. 

También fue mayor en un 13 por ciento a los anotados durante el 2016, año en el que se convirtieron 10523 autos, aunque menor en un 27,4 por ciento a los anotados en 2015. 

Claro, estuvo marcada por la suba en los combustibles líquidos, que aumentaron durante el 2018 en Santa Fe un 68,3 por ciento promedio. El crecimiento inició sobre finales de 2017, se pudo sostener durante 2018, aunque registrando una caída luego de la devaluación que disparó el costo de los equipos, ya que tienen componentes dolarizados. 

Costos y ventas

Referentes del sector en Santa Fe hablan de que los equipos bajaron sus precios luego de un aumento post devaluación que provocó que durante noviembre los talleres tengan poco trabajo. Sin embargo, aseguran que la situación se modificó en diciembre (mes en que se incrementaron las ventas), para estabilizarse en enero e igualar las conversiones de enero del año pasado.

Lito Barbotti, integrante de la Cámara de Talleres, afirmó: "La gente se está volcando al GNC, han bajado los equipos. Un equipo que estaba en 44 mil pesos, hoy está a 42 mil. Esa baja superó a la baja de las naftas"

El empresario grafico: "Colocar un equipo de GNC (5ta. Generación) equivale a 880 litros de nafta. Si a ese número lo multiplicamos por diez (kilómetros que podría hacer un auto con un litro de nafta), en 8 mil kilómetros se pueda pagar la colocación. Si se tiene en cuenta el costo de los combustibles, colocar un equipo de GNC es el mejor momento posible"

Por otro lado, Barbotti comentó que los equipos han mejorado su tecnología y que "colocar GNC permite tener una muy buena performance, igual que con la nafta"

El crecimiento de la conversión de vehículos no es nueva en Santa Fe. Ya había cerrado el 2017 con cinco meses de subas consecutivas en relación a 2016. Los aumentos en los combustibles de 2018 le devolvió al gas la relevancia de otros años.

El mejor mes del 2018 en cuanto a conversiones fue agosto con 1300 equipos anotados. Ese mismo mes fue también el mejor del 2017, pero con la diferencia que se registraron 815 equipos (60 por ciento más en 2018). 

Históricamente, lo que sucede con el GNC es consecuencia de lo que pasa en el mercado de los combustibles en general en relación a la suba del dólar. El cálculo que realizan los estacioneros es que el gas para los vehículos debería costar entre el 30 y el 40% del valor de la nafta. Con el litro de premium cercano a los 45 pesos, hoy el GNC se ubica en el 36% de ese precio (cuesta entre 19 y 20 pesos en esta capital).

Los incrementos en los combustibles líquidos fueron quizás de los aumentos más destacados del año pasado. Estuvo marcado por la devaluación y por las variaciones en el precio del barril del petróleo. También por los cambios en los costos de los biocombustibles, ya que el diésel tiene un 10% de biodiésel y las naftas tienen un 12% de bioetanol.

Un análisis realizado por UNO Santa Fe sobre finales del 2018, daba cuenta que los combustibles aumentaron durante el 2018 un 68,3 por ciento promedio. Quien lideró la suba fue el Diesel Infinia con un incremento del 74,41 por ciento. Del lado opuesto, el menor aumento (aunque sin dejar de ser importante) se dio en la nafta súper y fue del 62,3 por ciento.

Más súper, menos premium

De acuerdo al informe oficial, la demanda de naftas y gasoil totalizaron el año anterior 16.299.767 metros cúbicos, mientras que en 2017 fue de 16.403.458.

El descenso más brusco fue el de la nafta de mayor octanaje (premium), del 8.2 por ciento, confirmando la migración de los consumidores a productos de menor calidad y por ende de más económicos.

El Gasoil Grado 2 (utilizado mayormente por las industrias y el sector agrícola) también sufrió una retracción del 5.8 por ciento comparando ambos períodos.

Según publica el sitio especializado "surtidores.com", la contracara fue lo sucedido con el expendio de súper, que creció 5.2 por ciento, lo mismo que con el Diesel Grado 3 que hizo lo propio 4.66 por ciento.

Respecto a la situación de las empresas, el relevamiento realizados por la Secretaría de Energía de la Nación confirma que a pesar de la merma de rodados en los surtidores, las principales petroleras mejoraron los volúmenes distribuidos a las Estaciones de Servicio. 

¿Te gustó la nota?