Unión

La nueva misión de Unión

El equipo perdió la solidez en las últimas tres presentaciones como local, donde recibió siete goles. Una cifra alarmante que atenta con la idea de ser protagonista

Lunes 26 de Noviembre de 2018

La derrota ante Vélez acrecentó la malaria de Unión jugando como local. Hasta el partido contra Godoy Cruz, era el único invicto jugando en su terreno en la Superliga, pero por esas cosas del fútbol cayó en una malaria de puntos que atenta con sus pretensiones de pelear en los primeros puestos.

Si bien es cierto que el camino es largo, perder la solidez en el 15 de Abril no estaba en los planes; mucho menos sumar apenas un punto de nueve posibles cuando se sabe que hay que aprovechar el impulso que brinda jugar de local. En Argentina es algo que puede pasar tranquilamente, ya que la paridad y la irregularidad es una constante, pero el cuerpo técnico entiende que no hay que quedarse con ese axioma sino buscar romper el molde.

Embed

El tema es que se cayó en un bache inesperado y del que le está costando salir. Pasó de tres triunfos en fila a tres sin halagos. Sin embargo, el dato que sobresale y que grafica un poco este presente es la pérdida de solidez. Es que recibió siete goles en sus tres funciones en Santa Fe: derrota ante Godoy Cruz 3-0, empate con Patronato 2-2 y la caída de este domingo contra Vélez 2-0.

Está claro que el bajón es generalizado, ya que amén de los problemas que hay de mitad de cancha hacía atrás el ataque tampoco luce a pleno. Entonces es algo abarcativo y que clarifica el momento de incertidumbre por el que atraviesa el Rojiblanco.

Embed

Durante las primeras siete fechas el sistema elegido fue el 4-4-2. Después Madelón rompió con lo ortodoxo y sorprendió a todos a plantar una línea de cinco ante Rosario Central con el ingreso de Santiago Zurbriggen, a la postre el mejor partido hasta acá con la victoria 4-0. Eso devino después en otra atención a domicilio con la misma idea ante Argentinos Juniors (1-0), aunque el funcionamiento no fue el mismo.

Embed

Pero ante el Tomba el plan no funcionó y recibió una lección que hizo que el DT volviera a las fuentes. Está claro que en este caso no pasa por el sistema sino por un bajón en los rendimientos individuales. Incluso el propio DT lo reconoció en la conferencia pasada, por lo tanto piensa tomar cartas en el asunto. 

Ahora se le viene San Martín de San Juan como visitante, que llega entonado luego de doblegar a Argentinos en La Paternal. No será un compromiso sencillo el del lunes próximo, a partir de las 19.20, por la 14ª fecha y por eso la nueva misión de Unión para los últimos dos partidos es sumar lo más que se pueda, pero por sobre todas las cosas, cuidar el cero en el arco.

¿Te gustó la nota?