Unión

Prometió más de lo que cumplió

Rodrigo Gómez fue la gran apuesta de la dirigencia en este 2018, pero el Droopy no estuvo a la altura de las circunstancias y ahora hay que ver si continuará en el club

Martes 11 de Diciembre de 2018

En varios mercados de pases, Unión había ido a buscar al Droopy Gómez por expreso pedido de Leonardo Madelón. Pero por cuestiones económicas se hacía imposible de concretar.

Su fanatismo por Unión y las condiciones futbolísticas lo hacían un objetivo apetecible para el mundo Unión y en enero el volante se desvinculó del Toluca de México resignando mucho dinero para cumplir su sueño de ponerse la camiseta rojiblanca.

Las expectativas eran muy grandes, por parte del jugador y también del cuerpo técnico que insistió para que llegue, los dirigentes que hicieron el esfuerzo económico y los hinchas que tenían buenas referencias del futbolista.

Sin embargo, el balance final del rendimiento de Gómez no fue el que todos imaginaban. Si bien no fue un desastre, ni tampoco tuvo lesiones, la realidad indica que estuvo lejos de ser solución, al punto tal que en un año no se ganó un lugar como titular.

Siempre fue alternativa para Madelón, pero salvo contadas excepciones no fue clave en los buenos resultados que obtuvo el equipo. Lo más destacado fue su pegada en las pelotas quietas, pero resultó poco teniendo en cuenta los antecedentes que lo precedían.

Un dato elocuente es que disputó un total de 26 partidos en la Superliga sin poder convertir. Pero además en solo tres partidos fue titular, dos de ellos en la temporada pasada (Arsenal y Atlético Tucumán) y uno en la actual (Patronato).

El único gol que anotó el Droopy fue desde los 12 pasos por los 32avos de la Copa Argentina cuando el Tate venció a Juventud Unida de Entre Ríos por 2 a 0 en el estadio de Patronato. Ese día fue titular.

Demasiado poco para una inversión tan importante, como así también cuesta entender que en todo un año haya sido titular en apenas tres partidos. Lo que habla a las claras de que no terminó encajando en el esquema elegido por Madelón.

Sus características no se ajustan al 4-4-2 empleado por el entrenador, ya que no es un carrilero para hacer el ida y vuelta y más bien su lugar en la cancha sería como enganche o media punta. Por lo cual tampoco se lo puede utilizar como punta.

Así las cosas, terminó siendo víctima del sistema táctico, aún cuando habrá que decirlo, tampoco cuando le tocó ingresar hizo méritos como para estar desde el arranque o hacerlo pensar al técnico en modificar el esquema.

El contrato con Unión finaliza el 31 de diciembre pero el jugador manifestó su intención de quedarse. La dirigencia también pretende retenerlo pero ahora dependerá de la charla que tenga Gómez con los directivos del Toluca que son los dueños de su pase.

La idea sería renovar el préstamo, pero no depende de Unión, por lo cual habrá que ver que sucede. Si el Toluca no lo tiene en cuenta crecen las chances para que el Droopy siga en el Tate y pueda tener revancha.

¿Te gustó la nota?