Las redes y la educación

"El fútbol es solo un juego": un video viral en el que los chicos enseñan a los adultos

El video vuelve a tener vigencia para los santafesinos, ya que la Liga de Fútbol suspendió las competencias infantiles por "violencia y falta de respeto"

Viernes 20 de Mayo de 2022

"El fútbol es solo un juego", es un video que se viralizó en redes sociales por su contundente mensaje en contra de la violencia en las canchas, principalmente en las que juegan los chicos.

Se trata de una producción en conjunto entre la trabajadora social Lucía Siri, el documentalista Sebastián Ingracia, el Club Deportivo Urdinarrain, Juventud Urdinarrain y el municipio de esa ciudad entrerriana.

El video vuelve a tener trascendencia para los santafesinos amantes del fútbol, ya que a principios de semana la Liga de Fútbol local suspendió las competencias de inferiores e infantiles debido a hechos de "violencia, inconducta y falta de respeto".

Embed

El fútbol infantil suspendido por hechos de violencia

La Liga Santafesina comunicó que es por los reiterados episodios de "inconducta y falta de respeto" de los participantes. La medida también alcanza a los torneos de inferiores. La Liga Santafesina de Fútbol informó que por tiempo indeterminado decidió suspender las competencias de las inferiores e infantiles.

Según explica en un comunicado se debe a los "reiterados hechos de inconducta, violencia y falta de respeto" por parte de los participantes en los eventos deportivos.

En diálogo con Cadena 3, Leónidas Bonaveri, presidente de la entidad, dijo que en la fecha de clásicos en las inferiores tomaron el encuentro como "si fuera algo de vida o muerte", tanto chicos, como padres y técnicos. "Un árbitro recibió un botellazo, a un juez de línea le tiraron agua caliente y la gresca continuó con tentativas de uso de armas de fuego", alertó. Y consideró: "Lo que tiene que ser algo formativo y educativo termina siendo algo de agresividad".

La más fácil sería jugar los partidos con presencia policial y desde la Liga sostienen que quienes tienen que dar seguridad son los padres y los docentes.

Otro caso particular ocurrió con un niño del club Pucará, quien pidió frenar un partido para pedirle a sus propios padres que dejen de insultar. “Los chicos sienten la presión de afuera, de las indicaciones de sus padres. Ellos quieren jugar tranquilos, disfrutar libres y sin presiones”, contó el presidente de la institución, Gabriel Amarilla.

Además, Amarilla contó que desde hace cinco años vienen realizando un trabajo interno para lograr revertir situaciones como la ocurrida. "Los padres firman un reglamento que, entre otros puntos, exige decoro para nuestra camiseta, hacia la del equipo contrario, hacia los otros padres y hacia el árbitro", contó.

“Si no lo cumplen, pueden ser sancionados, por ejemplo, con la imposibilidad de ir a ver a sus hijos jugar por una determinada cantidad de partidos”, detalló.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario