El País

El papa Francisco habló sobre una posible visita a la Argentina

Es el único pontífice que no visitó su país en el primer año de su mandato en los últimos 51 años

Sábado 30 de Marzo de 2019

A poco más de seis años de su designación el papa Francisco aseguró este sábado que espera visitar "pronto" la Argentina. Aunque no hay una fecha precisa y este año en el país se celebran elecciones, crece la especulación de un viaje para 2020.

A principios de marzo todos los obispos argentinos se reunieron en Pilar y anticiparon que en el próximo encuentro con Jorge Bergoglio iban a decir: "No se prive de la alegría de visitarnos".

Como suele ser habitual en el papa Francisco, habló con periodistas en el vuelo de la aerolínea Alitalia que este sábado lo llevó desde Roma a Rabat, para iniciar una visita de dos días a Marruecos.

En el avión fue consultado sobre una visita a Argentina, a donde aún no viajó desde su designación, en marzo de 2013. "Veremos si puedo ir pronto", respondió.

A inicios de mes, los obispos argentinos saludaron al pontífice por el sexto aniversario de su elección y anunciaron que le renovarán una invitación al país durante la visita ad limina (a los umbrales de la cátedra de Pedro) que harán al Vaticano. Como adelantó Clarín, será en tres tandas, entre fines de abril y principios de mayo, para la tradicional ceremonia que cada cinco años deben efectuarle al Papa los obispos de todo el mundo.

La visita tiene por objeto informar sobre el estado de la Iglesia en sus respectivos países en el marco de las diversas realidades nacionales. En el caso de los argentinos, será la primera a Francisco, ya que la anterior fue en 2009 a Benedicto XVI. Lo cual la vuelve particularmente relevante para el Episcopado nacional.

La actual conducción del Episcopado la encabeza el obispo de San Isidro, Oscar Ojea, y está alineada con Francisco. Muchos en los medios eclesiásticos creen que el anuncio de la invitación al Papa fue acordada con el propio pontífice.

"Decir públicamente que le pedirán que no se prive de la alegría de visitar el país cuando la está demorando supone una presión sobre el Papa y es impensable que esta conducción lo presione", interpretan.

¿Te gustó la nota?