Información General

Elaboran un pan de cucarachas y dicen que es bueno para la salud

Destacan el valor proteico de la harina hecha con estos insectos.

Viernes 05 de Octubre de 2018

Un equipo de investigadores brasileños se ha propuesto, nada menos, que ponerle fin a la escasez de alimentos en el mundo y a la falta de proteína animal, preparando pan de cucarachas.

Según informa la BBC, el uso de estos insectos podría servir para producir harina y, con ella, hacer un proteico pan. Tanto este como otros insectos son ricos en proteínas, abundantes en la naturaleza y no tienen un precio alto.

El equipo de Brasil empleó para hacer pan una especie de cucaracha concreta: la nauphoeta cinerea o cucaracha langosta, muy diferente a la que, con mala suerte, podríamos encontrarnos en casa.

La razón por la que este equipo decidió usar cucarachas es que, además de contar con un 70% de proteínas en su composición, el insecto ha existido durante millones de años y ha conservado sus características genéticas. «Deben poseer algo realmente bueno para haber evolucionado sin la necesidad de adaptarse a los entornos», explicó a la BBC la ingeniera de alimentos Andressa Jantzen, de la Universidad Federal de Río Grande (FURG).

La harina producida a base de cucarachas deshidratadas costó 51 dólares el kilo. Con ella, y la harina de trigo se realizó un delicioso (o eso parece) pan. «La harina de cucaracha aumentó el contenido de proteína en el pan en un 133%», explicó Jantzen a la BBC.

A modo de comparación, explica la BBC, una rebanada de 100 gramos de pan tradicional casero tiene 9,7 gramos de proteína. El pan de cucarachas tiene 22,6.

Cada vez más popular

La inclusión de insectos en nuestra dieta no es algo disparatado y de hecho, es cada vez más popular. La ONU asegura que forman parte de la dieta de más de 2.000 millones de personas.

Jantzen y Lauren ya están trabajando en otros productos a base de insectos, como pasteles, barritas de cereales y algunos tipos de aceites.

Pero, al menos por ahora, no encontrará pan de cucarachas en las tiendas si va a Brasil. El consumo humano de insectos no está autorizado por las autoridades sanitarias brasileñas que solo permite su uso para alimentar a otros animales.

Otros países sí han comenzado a comercializar productos a base de insectos: en España, la cadena de supermercados Carrefour vende bocadillos hechos con grillos y algunos tipos de larvas. En Reino Unido, el servicio de comida Eat Grub ofrece entregas a domicilio de saltamontes asados ​​y gusanos de búfalo.

Según la firma estadounidense de investigación Global Market Insights, el mercado mundial de insectos comestibles superará los 700 millones de dólares en los próximos cinco años.

¿Te gustó la nota?