Información General

¡Feliz cumpleaños 514, cepillo de dientes!

El 26 de junio de 1498 el emperador de China patentó el cepillo de dientes: varias cerdas puestas en un pedazo de hueso o bambú.

Jueves 27 de Junio de 2013

En aquella época, limpiarse los dientes dependía de la cultura y la clase. El "palo de mascar" era un pedazo de rama. Uno podía masticar un extremo de la vara hasta que se desgastara y luego usar el extremo deshilachado para raspar los dientes.

Pero anterior a esto, en algunas tumbas del antiguo Egipto tenían estos artefactos, destinados a permitir que los difuntos continuaran su limpieza dental en la otra vida.

Otros métodos incluían el uso de un paño o un trapo para lavar y limpiar los dientes. Estos podían ser sumergidos en el aceite de azufre o una solución salina. Otra práctica era simplemente frotar bicarbonato de sodio (el cual es un ingrediente en pastas dentales) directamente sobre los dientes.

Textos griegos y romanos se refieren a las personas que utilizan palillos para limpiar sus dientes. Si tenías dinero, podías comprarte un metal o un palillo de plata, a menudo con asas elaboradas o incluso ostentosas.

Luego llegó el ingenio chino. Tome algo duro, coloque gruesas cerdas de la parte posterior, póngalos en ángulo recto en un pedazo de hueso o bambú, y podrás cepillar las grietas difíciles de alcanzar.

Las noticias del invento no tardaron en llegar a Europa. Aunque no captaron la esencia de la creación, tal vez porque las cerdas que se utilizaron no eran lo suficientemente rígidas como para hacer el trabajo.

Fue hasta 1770 que al inglés William Addis se le ocurrió importar cerdas gruesas de jabalí desde Siberia y el norte de China; así fue como la producción masiva de cepillos empezó. La compañía Addis fue fundada en 1780 y todavía está en el negocio de los cepillos en la actualidad.

A medida que el mercado fue acogido, la innovación de este artefacto continúo. En 1844, Meyer Rhein patentó un cepillo de dientes de tres filas con grandes mechones de cerdas dentada. Mientras que el cepillo de plástico apareció durante la Primera Guerra Mundial.

Un cepillo de dientes eléctrico suizo llegó en 1939, pero el primero realmente exitoso, Broxodent de Squibb, llegó al mercado hasta 1961. El desarrollo de motores más pequeños fue una gran ayuda. El primer modelo inalámbrico recargable de General Electric, también apareció en 1961.

Una encuesta de 2003 preguntó a los estadounidenses cuál de las siguientes invenciones serían más difíciles de vivir si no existiera: el automóvil, la computadora personal, el teléfono celular, el microondas y el cepillo de dientes.

Los inventos más recientes perdieron. El automóvil quedó en segundo lugar, y los cinco siglos de antigüedad del cepillo llegaron al primero, nombrado por el 42% de los adultos y el 34% de los adolescentes.

bitsenimagen.com

¿Te gustó la nota?