Información General

Qué son y cómo se miden los alertas de calor

Los elabora el Servicio Meteorológico Nacional de manera automática para informar a la población niveles de alerta que pueden afectar la salud

Jueves 21 de Febrero de 2019

Estos últimos días se habla de una ola de calor que afecta a la región. Pero de qué se trata: según el Servicio Meteorológico Nacional, se define como un período en el cual las temperaturas máximas y mínimas igualan o superan, por lo menos durante tres días consecutivos y en forma simultánea, ciertos umbrales que dependen de cada localidad.

Esos umbrales se establecen en base al denominado Percentil 90 (P90), que también puede verse como la temperatura por encima de la cual uno se encuentra dentro del 10% de temperaturas más altas para ese lugar, acorde al registro histórico cada localidad. Superado ese umbral, se considera que una temperatura es extrema.

Ante ello, el organismo cuenta con el Sistema de Alerta temprana por Olas de Calor y Salud (SAT-OCS), desarrollado para funcionar de manera automatizada. El Sistema incluye distintas condiciones que involucran las temperaturas registradas en días anteriores y los pronósticos para los siguientes días. En base a esta información el sistema emite los niveles de alerta correspondientes a cada localidad.

Los niveles de alerta y efectos sobre la salud son los siguientes:

• VERDE: Sin efecto sobre la salud. Sin peligro sobre la salud de la población.

• AMARILLO: Efecto leve-moderado. Pueden ser peligrosas, sobre todo para los grupos de riesgo: bebés y niños pequeños, mayores de 65 años y enfermos crónicos.

• NARANJA: Efecto moderado-alto. Pueden ser muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo.

• ROJO: Efecto alto-extremo. Muy peligrosas. Pueden afectar a todas las personas saludables.

¿Cómo se determinan los niveles de alerta?

El SAT-OCS es producto del análisis conjunto de impactos en la salud y parámetros meteorológicos. Por esa razón, los cambios en el nivel de alerta responden al comportamiento conjunto de esas variables.

En general, el cambio de nivel de alerta (verde a amarillo, amarillo a naranja, naranja a rojo) está dominado por dos efectos fundamentales:

a) la persistencia de un evento

b) la probabilidad de exceder umbrales más extremos

¿Te gustó la nota?