Santa Fe

La industria del calzado en alerta con despidos y reducción horaria

Los fabricantes de la provincia hablan de una elevada presión fiscal que aumenta el costo de los productos. La importación de zapatos aumentó 62% desde comienzo de año

Jueves 23 de Febrero de 2017

"Se aceleran las importaciones de calzado que perjudican a la industria en Santa Fe", tuiteó este jueves el ministro de la Producción, Luis Contigiani, adjuntando datos del Observatorio De Importaciones del mes de enero. Las cifras citadas por el funcionario marcan un incremento de 59%, respecto de primer mes del año pasado, con el ingreso de 779.771 pares más de zapatos desde el extranjero.

"Para los que dudan del #ObservatorioDeImportaciones. Apertura, reconversión y competitividad desde la matriz neoliberal", prosiguió Contigiani en la red social, citando algunas de las notas periodísticas que hablaban del tema.

Lo cierto es que desde el año pasado, donde se produjeron entre 15 y 20 millones de pares de calzado menos en el país, la industria atraviesa una situación delicada que impacta de lleno en los salarios de los trabajadores con reducción de la carga horaria, y con despidos que, según se denunció llegan a 4.000 en todo el país.

En dicho contexto, en diálogo con UNO, el gerente de la Cámara de la Industria del Calzado y Afines de Santa Fe, Alberto Serra sostuvo que la intención del sector es visibilizar una serie de inconvenientes entre los que está la importación, pero que ese no es el más grave. "El mayor problema que tienen las empresas de mano de obra intensiva y cuya producción está fundamentalmente apuntada al mercado interno, es la baja del consumo", dijo.

"Luego hay una serie de inconvenientes como la altísima presión fiscal, el incremento de los costos, y también el incremento de las importaciones", afirmó.

Si bien, por una cuestión netamente estacional, enero es un mes flojo para la industria, y recién por estos días se empieza a producir el calzado de invierno, hoy muchas empresas están trabajando al 50% y no por una cuestión de temporada.

Cabe consignar que, a mitad de semana, la Federación Argentina de la Industria del Calzado y Afines brindó en conferencia de prensa un panorama desalentador en cuanto al empleo y la actualidad de las fábricas.

"Hasta el momento han cerrado varias plantas y se perdieron 4.000 puestos de trabajo debido a la baja del consumo. A esto hay que sumarle las plantas que están con capacidad ociosa, adelanto de vacaciones , suspensiones y quita de horas extras a sus empleados", manifestó Alberto Sellaro al frente de dicha federación.

En esa línea, desde la Cámara de la Industria del Calzado de Santa Fe, dijeron que la cifra de despidos en la provincia es cercana los 100 trabajadores desde el año pasado, y que fundamentalmente el impacto se está dando con una disminución de las horas trabajadas.

"Como mucho serán 100 despidos. Lo que sí, al trabajar menos horas el salario es menor. Nosotros estamos por la recuperación del consumo interno, y todo esto va en contra. Es lo que nos tiene preocupado y que no vemos la salida para el tema del consumo", explicó Serra.

El representante de la industria del calzado santafesina apuntó además al "costo nacional", y equiparó la crisis del sector con lo sucedido en el sector de la tecnología, luego de que se anunciara la quita de aranceles para los productos informáticos.

"Lo que se debe tener en cuenta es el costo argentino. No es que los zapatos, las computadoras, o las remeras son caras. Hay un componente de costo nacional muy elevado", resaltó y sindicó a la presión fiscal argentina como uno de los motivos del encarecimiento de los productos.

"Hay una presión fiscal muy grande. Por ejemplo, el costo de los fletes, hace algunos años era irrelevante, y nadie lo tenía en cuenta para establecer el costo de un zapato, y hoy se han puesto muy elevados", graficó y agregó: "Los que estamos en el interior algunos de los insumos los compramos en Buenos Aires, y después mandamos zapatos a todo el país. Es decir, tienen un montón de horas de camión, que también paga impuestos por el combustible, y que hace al costo del producto".

Un plan para la industria

En enero muchas de las empresas de calzado no trabajan por una cuestión estacional. La producción comienza en esta fecha, y las fábricas que ya desde finales del año pasado aplicaron reducción horaria, ahora evalúan cómo comenzar la producción de este año.

En este sentido, desde la Federación Argentina de la Industria del Calzado y Afines se elevó al gobierno nacional un plan de desarrollo de la industria que más allá de haber sido bien recibido, aún no fue contestado, y desde Santa Fe advierten: "Los tiempos de los privados son por ahí más urgentes, y a medida que pasa el tiempo los problemas se empiezan a agravar".

Un plan que espera una respuesta

En virtud de la difícil realidad del sector, desde la Federación Argentina de la Industria del Calzado y Afines se presentó al gobierno nacional un Plan de mejora de la competitividad y especialización de la industria del calzado, consistente en incorporar a los productos, mayor valor agregado, especialización productiva, inserción internacional, fortalecimiento de la cadena de valor y mejores prácticas productivas.

El objetivo fundamental es incentivar el desarrollo industrial, mejorar la competitividad y la especialización e inserción internacional del calzado nacional, apuntando a la innovación y al diseño. Para ello, desde la federación se solicitó financiamiento y ayuda para avanzar en la formalización laboral.

"Hemos presentado un plan para mantener y aumentar la planta laboral, hacer inversiones, exportar, y con una serie de beneficios impositivos. Es una propuesta positiva, y una herramienta más para poder superar la coyuntura. Estamos a la espera de que el gobierno nacional dé una respuesta", indicaron desde la Cámara de la Industria del Calzado y Afines de Santa Fe.

¿Te gustó la nota?