Un cura de San Javier pidió un préstamo por Facebook

Pidió un préstamo por Facebook para poder solventar los gastos de la parroquia

Se trata de Sergio Capoccetti, párroco de la localidad santafesina de San Javier. "Fue un momento de necesidad muy grande, donde no podía cubrir los gastos parroquiales"

Sábado 30 de Marzo de 2019

Sergio Capoccetti es el párroco del hoy Santuario San Francisco Javier, de la localidad costera de San Javier, desde hace 10 años pero, en el cierre de esta semana fue noticia ya que a través de las redes sociales decidió hacer público un pedido: "Queridos amigos y amigas, ¿alguien puede prestar $5.000 para la parroquia? Devuelvo en 15 días. No llego con mis obligaciones". Así lo hizo en la mañana del viernes en su propio perfil de Facebook.

Embed

En diálogo con UNO, Copeccetti manifestó: "Mi pedido no fue algo desesperado, ya que tenía esperanzas, pero fue un momento de mover mucho el árbol de golpe, la necesidad era grande y en verdad no llegaba para cubrir los gastos comunes de la parroquia y más si tenés un albañil que te está haciendo un trabajo y los viernes quiere cobrar. Yo quiero cumplir con todo cuando pido un servicio: ya sea con quien limpia el templo todos los días o la persona que mantiene la casa parroquial y quiero pagarle lo que debo pagarle y en su justo momento".

Fueron muchos los mensajes que recibió y se pueden ver reflejados, pero además la solución no se hizo esperar. "El senador José Ramón Baucero prometió colaborar a través del Programa de Fortalecimiento Institucional. También una persona conocida de Santa Fe que me llamó y me sorprendió, además de un par de personas de nuestra comunidad que se comprometieron a prestar el dinero. “Movimos un poco el árbol y cayeron algunos frutos”.

El sacerdote manifestó que utiliza frecuentemente las redes sociales para informar de las actividades parroquiales, los horarios de misa pero también para hacer muchos pedidos como por ejemplo medicamentos.

"Hace tres años, cuando estábamos un poco mejor en San Javier, con el uso y los pedidos por redes pudimos darle soluciones habitacionales a la gente. Por ejemplo la historia de la mujer que tuvo a su bebé en el baño de la Terminal, era una familia de aquí y eran ocho personas viviendo en una sola pieza. Gracias al pedido pudimos hacer tres habitaciones más para que pudieran vivir mejor", manifestó al igual que aseguró "a través de las redes podés llegar un poco más lejos y por ejemplo vecinos que no son de aquí de San Javier se enteran y también nos brindan su ayuda".

¿Cómo se sostiene la Iglesia?

"Hay un mito con respecto al sostenimiento económico de las parroquias, –afirmó Capoccetti–, el lugar que es teológico para sostener a la iglesia es la colecta de la misa, no hay otro. Que hay parroquias que hacen bingos, venden pollos o realizan otro tipo de actividades para recolectar dinero, sí, es así, pero el lugar dentro de la Iglesia Católica es la colecta de la misa, así como el lugar teológico en la religión judía y evangélica, es el pago del diezmo".
"Hay gente que piensa que el Estado brinda ayuda económica por ser iglesia o el sueldo del cura, pero es lo más lejano posible, no existe. Cada parroquia debe de sostenerse sola, pero si hay una necesidad grave se puede recurrir al Arzobispado. En nuestra parroquia lo que hace mensualmente la entidad episcopal son los aportes que corresponden al pago de obra social y jubilación. Pero no lo hace en todas", sostuvo el párroco local.

Al mismo tiempo se refirió al sueldo de los sacerdotes: "En este momento el sueldo de un párroco es de $12.000 y lo tiene que sostener la comunidad parroquial y no se llega. Porque nosotros no trabajamos por un sueldo, sino por una vocación, aunque tenemos las necesidades materiales que tienen todas las personas".

La realidad de San Javier

Durante los 10 años en los que lleva adelante su trabajo parroquial en la comunidad, Sergio hizo referencia a que la realidad fue cambiando y mucho con el tiempo. "No quiero caer en que uno está haciendo política, pero en todos estos años de mi vida parroquial en la ciudad de San Javier hubo un tiempo de pobreza, otro en donde resurgió bastante económicamente cuando aparecieron las asignaciones y planes, ya que en San Javier hay un 76% de desocupación y subocupación y ahora está decayendo abruptamente, por los despidos y hay necesidades que ya no se cubren más".

"El reclamo antes era «padre, ¿no tiene algo?», hoy es «padre, ¿no tiene leche?», y cuando te lo piden es porque te dicen: «mi nene toma la leche». Porque generalmente un grande si no la tiene no la toma, pero cuando la vienen a pedir es porque el chico no la tiene", afirmó el religioso.

"Lo mismo pasó con los jubilado, el poder adquisitivo del jubilado cayó y el abuelo te sigue ayudando con los 10 pesos, porque él sigue recibiendo los 10 pesos, no es que le aumentaron mucho la jubilación para decir le doy 20 a la parroquia, no pasa. Entonces ese círculo que se va cerrando cuando uno tiene que pagar un servicio todo aumentó y entonces hay que achicar y ya no se pueden achicar, algo que pasa en cualquier casa hoy en día, la teoría de resignar cosas, cosas que en una parroquia o entidad pública no se pueden resignar porque se debe seguir brindando".

El aumento de los comedores escolares

"Nosotros tenemos tres comedores subsidiados por la provincia pero el servicio: gas, platos, lugar y demás lo lleva adelante la gente de Cáritas. El Estado provincial nos brinda la asignación por la copa de leche y el plato de comida y lo demás es voluntariado. Son tres los comedores que atendemos, entregamos alimentos en medida de lo que tenemos y el costurero o ropero de ropa para entregar a la gente", hizo referencia a los servicios que se brindan desde la parroquia.

"Lo que pasó es que solo había tres comedores en San Javier que eran los de Cáritas pero hoy en día ya son nueve, es decir se triplicaron los lugares en donde la gente busca esa ayuda".

¿Te gustó la nota?