Nota Comercial

Dos santafesinas que trabajan en la industria cervecera

Antonella Sotera y Adriana Paonessa, nos comparten su historia y pasión por trabajar en la industria cervecera.

Sábado 19 de Enero de 2019

Adriana es Bioquímica y Magister en Ingeniería de la Calidad y Antonella, Ingeniera en Alimentos. Ambas ocupan la importante y delicada tarea de supervisar una de las características más fundamentales que hacen que nuestra cerveza sea única: su calidad.

En el Día del Trabajador Cervecero se conmemora el 19 de enero de 1939 cuando se fundó la Federación Argentina de Trabajadores Cerveceros y Afines. Este año celebramos junto a nuestras cerveceras que,con oficio y pasión, logran el proceso de elaboración de la gran cerveza santafesina.

Embed

Una gran trayectoria, una gran responsabilidad

Todos los días afrontan el gran desafío de producir una cerveza santafesina que es reconocida por todo el país por su larga tradición en elaboración de cervezas lager. La suavidad y refrescancia son los rasgos que resultan de la combinación del lúpulo y la malta que le dan el cuerpo y el aroma a la cerveza, recién elaborada con agua santafesina.

Antonella tiene el cargo de Jefa de Aseguramiento de Calidad. Coordina el análisis sensorial de cervezas. Explica que “desde nuestra área buscamos asegurar la calidad en todas las fases de la elaboración, desde las materias primas, pasando por los proveedores, hasta la disposición en la góndola y el desarrollo de nuevos productos”, y asegura que “es un trabajo colaborativo”.

Si bien es de Paraná, estudió su carrera en Santa Fe y recuerda que mientras vivió en nuestra ciudad su primer acercamiento con la planta fue durante ese período: “Hice algunas visitas especiales con grupos de la facu y ahí comencé a entender el por qué del orgullo de los santafesinos por la cervecería, y así a querer acercarme a este mundo cervecero.”

Adriana en cambio, cuenta que su interés por la Cerveza Santa Fe surgió por “el hecho de incursionar en nuevos terrenos”. Ella además es bioquímica y docente de una cátedra de la Facultad de Ciencias Químicas y Biológicas. Luego, cuando hizo el posgrado en Ingeniería de la Calidad, su tesis fue sobre la cadena de valor en la industria cervecera.

En la planta, es Jefa de Control de Calidad. Dirige el proceso de Control de calidad en la planta de Santa Fe, desde las materias primas hasta el producto final, siempre cumpliendo metas como el cuidado del medioambiente, la seguridad, el aprendizaje, la mejora continua y la eficiencia: “Los estándares que tenemos en CCU son elevados y por eso el consumidor recibe en sus manos las mejores cervezas de la región”.

Pasión por lo mismo

“Lo mejor de Cervecería Santa Fe es, sin duda, la gente”, dice Antonella. “Interactúo con muchas personas ajenas a la compañía y la mayoría destaca nuestro buen ambiente laboral. Además, lo bueno de esto es que siempre tenemos nuevos desafíos; trabajamos con pasión en lo que hacemos”.

Al mirar a hacia atrás en cada una de sus trayectorias, las chicas coinciden en un punto fundamental que es aquello que las movilizó a interesarse por el mundo de la cerveza: “Me llamaba la atención el sentido de pertenencia y el orgullo que tienen muchos santafesinos por cervecería”, cuenta Antonella mientras que Adriana sintetiza que se trataba de: “Conocer la industria de la felicidad, como dicen algunos santafesinos: elaborar lo que hace feliz a la gente”.

¿Te gustó la nota?