Opinión

Patagonia y rebeldes: el viento amontonó mujeres en Trelew

Durante el fin de semana largo se realizó el Encuentro Nacional de Mujeres en Chubut. Más de 60 mil mujeres participaron del evento en una ciudad de 100 mil habitantes

Martes 16 de Octubre de 2018

Tetas, muchas tetas. Qué escándalo. Pezones puntiagudos indignaron más que los 28 femicidios que se produjeron este año en la provincia de Santa Fe –según los datos de la concejala rosarina Norma López. Y el glitter, ¡qué manera de resaltar los contornos y ribetes en las mamas más gordas! De esas suculentas que de tanto moverse al ritmo de los tambores provocaron estelas de brillantina por más de cinco kilómetros de marcha. Una imagen casi tan asquerosa como la indiferencia ante los gritos de las mujeres trans sobre su expectativa de vida, que no supera los 35 años en Argentina. "La teta que molesta es la de la mujer que protesta", dejaron escrito en una pared.

Prender fuego cuatro palos en el centro de la ciudad de Trelew está mal. Que cinco encapuchados o encapuchadas hayan roto a palazos los vidrios del Banco de Chubut ante el canto en alerta "¡infiltrados, infiltrados!" de las decenas de miles de manifestantes, es lamentable. Dos periodistas heridas identificadas como prensa, una de ellas con ocho balazos de goma ejecutados por la policía requiere un sinfín de explicaciones de parte del Estado de Chubut y el castigo a los responsables. Es no solo un atentado a la libertad de expresión, sino un claro adoctrinamiento a las comunicadoras que cubren cada año los Encuentro Nacionales de Mujeres (ENM). Además hubo diez detenidas que fueron liberadas horas más tarde.

Al mismo tiempo, la Comisión Organizadora del 33º ENM expresó en un comunicado: “Hacemos responsable al gobierno provincial de Mariano Arcioni, y al ministro de Seguridad, Federico Massoni por los hechos represivos que se sucedieron en el centro de la ciudad. Se dispusieron fuerzas represivas de Infantería, Policía Montada y Gendarmería, para reprimir al cierre de una marcha que había recorrido la ciudad, en tranquilidad y alegría. Una vez más, las fuerzas de seguridad y el aparato represivo estatal se entrometen para empañar los encuentros del movimiento de mujeres”.

Que haya sido el ENM más austral de la historia significó un año de sacrificio para las más de 60 mil mujeres de múltiples partidos políticos, organizaciones sociales y autoconvocadas que se trasladaron durante horas y miles de kilómetros a la cordial Trelew. Ventas de pastas, empanadas, ahorro de peso por peso, organizacion de bailes o porrón bingo, fueron algunas de las estrategias de las santafesinas. Llegar ahí, solo significó alegría.

El calor fue pan comido para las oriundas del Litoral, lo complicado fue el incontrolable viento seco que dejó revueltos los pelos y las pieles. Los ciudadanos locales fueron más que hospitalarios a la hora del recibimiento. Entre tortas galesas, choripanes y mates, recargaron termos a toda hora, otros habilitaron sus baños, sus parrillas y algunos, hasta un cuarto, quincho o patio para que las visitantes desplieguen carpas y bolsas de dormir.

El momento más emotivo se extendió por tres horas y media el domingo por la tarde con la marcha de más de 50 cuadras. Se trata de una contundente demostración de unidad y fuerza política que une a ciento de partidos y organizaciones sociales. La encabezó la comisión organizadora local, seguida de la Campaña por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito y detrás se podía encontrar desde las más diversas ramificaciones del movimiento peronista, hasta la Franja Morada, la izquierda, las anarquistas, las socialistas, las villeras, entre muchas otras. Para los sectores políticos más conservadores e históricos del país, esa es la foto que les mueve las estructuras sobre las que se durmieron tranquilos. "Nos tienen miedo porque no tenemos miedo", "no nos callamos más", recitaban algunos carteles.

No faltaron tampoco las mujeres que de manera tímida miraban por las ventanas y balcones la interminable columna que atravesó por tres horas y media la ciudad. Muchas se animaron a incorporarse o recibir una avalancha de abrazos verdes y violetas.

"Ni la tierra, ni las mujeres somos territorios de conquista", pronunciaron las organizadoras del evento el sábado por la mañana en el autódromo Mar y Valle. La agenda política para luchar contra el patriarcado y el neoliberalismo fue amplia. La propuesta más resonante fue la de denominar el próximo Encuentro como plurinacional, en nombre de todas las comunidades originarias que conviven de manera autónoma en el territorio argentino pero que no se sienten representados por el Estado nacional.

Además, lamentaron que hubo encuentreras que no pudieron asistir: “Sabemos que participar en este encuentro ha sido difícil. Ha sido duro juntar peso a peso para pagar un colectivo con precios que cambian todas las semanas. La inflación, los despidos, el hambre, crecen a la par de las luchas para enfrentarlos y las mujeres organizadas estamos a la cabeza de esas luchas. Porque la mayoría de las trabajadoras precarizadas, las jefas de los hogares más pobres y quienes cobramos un 36% menos somos las mujeres”, expresaron en la apertura del encuentro.

Desde la gestión del gobierno nacional, hasta el G20, la organización del ENM realizó varias críticas a las políticas o ausencia de ellas que afectan las vidas de las mujeres. En este sentido se exigió la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo y “la ley de emergencia en violencia de género a nivel nacional”. A nivel local, reclamaron: “Un nuevo espacio para el albergue y la asistencia de mujeres sobrevivientes de violencia, ya que el único lugar con el que contaba la ciudad de Trelew fue totalmente destruido, bajo circunstancias confusas, sin tener a la fecha una solución concreta y cierta por parte de las autoridades”.

En los 73 talleres se debatió de manera abierta y plural todo tipo de temática que afecta a las mujeres. Deuda externa, cultura de la violación, pobreza, universidad o adultas mayores, por nombrar algunos de los espacios con tintes de asamblea donde se discute y comparten herramientas. Se desarrollaron en escuelas y clubes. Asimismo, hubo una feria de artesanas que ocupó una plaza y varias cuadras de la Avenida Lewis Jones. Un par de cuadras más arriba, la feria gastronómica se ocupó de ofrecer un variado menú entre las actividades. No faltaron tampoco las peñas, y otras actividades culturales.

El sábado por la tarde se realizó una masiva marcha contra los travesticidios, la primera que se realiza en la historia de los ENM. Miles de mujeres, lesbianas, bisexuales, identidades no binarias, travestis y trans marcharon por las calles de Trelew a lo largo de más de quince cuadras. Se pidió por la ley de cupo laboral trans y se recordó a la militante Diana Sacayán quien fue asesinada durante al ENM realizado en Mar del Plata en 2011 al que nunca llegó.

Por último, durante las primeras horas del lunes se eligió a través de aplausos a la ciudad de La Plata como sede del ENM para el 2019. Por tres días, el evento se repetirá por 34ª vez a una semana de las elecciones presidenciales.

¿Te gustó la nota?