Policiales

En solo 59 días quemaron 27 autos en barrios de la ciudad de Santa Fe

En el departamento La Capital incendiaron 30 desde el 7 de marzo. No hubo detenidos en los ataques. El 66 por ciento de los casos sucedió a la madrugada

Martes 05 de Mayo de 2015

Este martes, en el segmento de una hora y 50 minutos que va entre la 1.10 y las 3.30, fueron quemados otros tres automóviles en distintos barrios del oeste de la ciudad de Santa Fe, y el número de vehículos incendiados a partir del 7 de marzo ascendió a 30. Nota relacionada: Quemaron otros tres automóviles durante la madrugada en la ciudad de Santa Fe

En 59 días transcurridos desde que se inició la zaga pirómana, el promedio de todo tipo de vehículos quemados arroja un saldo de un atentado incendiario consumado cada dos días, y en solo tres casos fueron en una jurisdicción distinta al ejido urbano de la ciudad de Santa Fe.

Análisis del universo de casos

La investigación, ejecutada por agentes de la UR I La Capital, Región 3ª y por cada uno de los fiscales en turno del Ministerio Público de la Acusación, obtuvo denominadores comunes que son la columna vertebral que arrojó cada uno de los casos analizados en el universo de los 30 atentados. 

Surge con claridad que de los 30 coches quemados, 26 de los atentados fueron consumados en horas de la madrugada, entre la medianoche y el amanecer a partir del 7 de marzo, siendo 13 pertenecientes a los distintos modelos de la marca Fiat, cinco Ford, tres Peugeot, tres Dodge, dos Chevrolet, dos Volkswagen, uno Renault y el restante un colectivo sin marca, y dos tercios de los ataques –20 autos quemados– fueron en barrios ubicados en la zona oeste de la ciudad de Santa Fe.

La modalidad y el combustible

En cada uno de los 30 coches que fueron quemados, 27 en la ciudad de Santa Fe, uno en Santo Tomé, uno en Recreo y otro en Sauce Viejo, los peritos de la agrupación Cuerpo de Bomberos Zapadores de la UR I La Capital, Región 3ª, determinaron la secuencia en la que se produjo el ataque incendiario. 

Entre las cenizas y esqueletos metálicos de los vehículos siniestrados sometidos a peritajes fueron hallados en los asientos y en el piso, los cristales rotos de las ventanas y los parabrisas, algunos con la evidencia de haber sido rotos desde afuera hacia adentro con un elemento contundente. Posteriormente, y según este análisis, por las ventanillas rotas arrojaron algún líquido combustible que puede ser una mezcla de nafta con una medida de gasoil para, finalmente, prender el fuego con un encendedor y desatar el incendio. 

También hubo cristales que fueron secuestrados fuera de los vehículos quemados, pero los peritos habrían determinado en sus informes que son los que desaloja la explosión del habitáculo por exceso de temperatura, explotan y quedan tirados en el perímetro exterior inmediato. Otro elemento valorado en el plano investigativo de los peritajes, es la cantidad de combustible que tenían en sus tanques cada uno de los vehículos quemados, porque a mayor cantidad de nafta, el incendio produce un aumento de temperatura en cuestión de minutos que lo hace explotar y esta situación acelera todo el proceso. 

                             

Hipótesis sobre la autoría

Como quedó expresado, la modalidad en la rotura de los vidrios seguido del arrojamiento de líquido combustible en el interior de los vehículos que fueron incendiados y que se quemaron por completo, se reitera en todos los casos que fueron analizados. 

Pero los pesquisas que estudiaron y analizaron cada una de las variables de este tema, –aún hay personas aprehendidas con presunta responsabilidad en los ataques–, dedujeron que existe la posibilidad de que los atacantes no sea un grupo definido de personas, sino que la noticia sobre el incendio a los autos estacionados en la vía pública durante la madrugada reprodujo imitadores del primer pirómano de principios de marzo. 

Con relación a la última conjetura, los horarios en los que se produjeron los ataques incendiarios, y sobre las madrugadas en las que se produjeron varios, fueron materia de análisis, ya que reloj en mano los investigadores desandaron el derrotero que debería haber hecho un solo pirómano para llevar adelante su temeraria tarea, o bien inspiró conductas de seguimiento en otras personas que decidieron por su cuenta quemar autos estacionados en la vía pública. 

Operativos de prevención activa

Como fue anticipado en la edición digital y escrita de Diario UNO de Santa Fe, la jefatura de la UR I La Capital, Región 3ª, ordenó que agentes de unidades especiales se aboquen a procedimientos en todo el ejido urbano de la ciudad de Santa Fe, Santo Tomé y Recreo, adonde se registraron los ataques de los quemacoches.

Además, fueron sumadas dotaciones de las comisarías del departamento La Capital a la tarea de patrullajes intensivos en el marco de operativos de prevención activa con chequeos selectivos de personas y de vehículos, para evitar que se produzcan nuevos ataques. 

Por Juan Trento / jtrento@uno.com.ar

¿Te gustó la nota?