Policiales

Jésica había recibido amenazas de muerte de parte de su expareja

Hoy se realizará la tercera audiencia en el juicio oral y público contra Exequiel Figueroa, acusado por homicidio calificado por ensañamiento contra su exnovia, Jésica Caparrós, ocurrido en 2012.

Miércoles 06 de Mayo de 2015

Jésica Caparrós había sido amenazada de muerte por su expareja, Exequiel Figueroa, quien hoy está siendo juzgado por el homicidio calificado por el ensañamiento. La familia de la joven contó –apenas ocurrió el crimen, en octubre del 2012– que Figueroa tenía un trato muy violento y que más de una vez la había agredido. Fue por eso que cuando se escuchó el disparo y vecinos les contaron que habían visto un Fiat Uno blanco (como el que tenía Figueroa) en la puerta del negocio de Jésica, ni siquiera pensaron en la posibilidad de que el crimen hubiera sido en ocasión de robo. Probar las amenazas verbales no es una tarea fácil para la fiscala Elena Perticará ni para el abogado querellante, Gustavo Durando, que representa a Norma Flores y Rubén Caparrós, los padres de Jésica. Sin embargo, hay un registro que podría ser clave en esa tarea: las conversaciones que la expareja mantuvo por la red social Facebook en las semanas previas al crimen. 

Fuentes del caso informaron que las conversaciones que hoy son parte del plexo probatorio de la causa evidenciaron violentas y reiteradas amenazas de Figueroa hacia Jésica. La última fue la más violenta y vaticinaba el destino fatal que el imputado tenía pensado para Jésica. 

“Hay que analizar las frases en detalle. Pero ese amedrentamiento podría demostrar incluso que hubo una planificación de parte de Figueroa para cometer el crimen”, detalló una fuente de la causa. 

Los testigos que van a respaldar esa prueba, son los propios familiares y amigas de la joven. Hoy les toca prestar declaración a la mamá y al hermano de la víctima y se espera que sean relatos claves ya que a ambos Jésica les había contado sobre los malos tratos de Figueroa. Incluso trascendió que en una de las oportunidades, la mamá de Jésica intervino en una situación de violencia y echó a Figueroa de la casa. 

Además, se espera que hoy pueda prestar declaración la vecina que vio el auto de Figueroa en la escena del crimen y el vecino que pasó por la puerta del comercio y vio,a través del blíndex, a la joven ensangrentada y desmayada en el piso del local. 

En el negocio

Jésica fue asesinada el sábado 27 de octubre del 2012, a la tardecita, cuando estaba a punto de cerrar las puertas de su negocio de ropa en Guadalupe Oeste. Le dispararon a quemarropa, en la cara. Más de dos años y medio después, ayer arrancó en los tribunales provinciales el juicio contra su expareja y padre de su hija, Exequiel Figueroa (29), quien llegó a la audiencia esposado y con una acusación por homicidio calificado.

El debate oral se extenderá hasta el viernes, cuando se produzcan los alegatos. La acusación, a cargo de la fiscala Elena Perticará ya adelantó que solicitará la pena de prisión perpetua, mientras que el abogado defensor de Figueroa dijo que solicitará la absolución de su cliente. Se estima que si se logra cumplir con el cronograma de testimoniales, la sentencia podría conocerse el próximo lunes.

La reconstrucción del crimen de Jésica indica que el feroz ataque ocurrió entre las 19.30 y las 19.45, cuando un joven armado ingresó al local comercial ubicado en calle Javier de la Rosa al 2000 en el barrio Guadalupe Oeste. La bala que mató a Jésica la impactó en el rostro y en ese mismo instante perdió la vida.

¿Te gustó la nota?