Pandemia

A dos años de las restricciones, Martorano aseguró que se está "en una transición" a la pospandemia

Este domingo se cumplen dos años del inicio de las medidas restrictivas por la pandemia. En diálogo con UNO Santa Fe, la ministra de Salud hizo un balance de lo vivido

Domingo 20 de Marzo de 2022

Este domingo se cumplen dos años del comienzo de las restricciones a la circulación en el país por la pandemia. En un diálogo exclusivo con UNO Santa Fe la ministra de Salud de la provincia, Sonia Martorano, hizo un balance de lo que vivieron los santafesinos a partir de la llegada del Covid.

Embed

"En principio, cuando nos ponemos a mirar en retrospectiva, pasaron muchas cosas y muy rápido. No llegamos a asimilar lo que ocurrió. Si volvemos tres años atrás y vemos una foto de hoy nos veríamos con barbijo y no lo entenderíamos. Esto nos interpeló mundialmente. Es una catástrofe sanitaria mundial. Nos hizo cambiar la manera de ver la vida a cada uno de nosotros. Teníamos una determinada vida y hubo un cambio absoluto de paradigma en las relaciones, en la educación, en la socialización. Eso es muy fuerte", sostuvo.

· LEER MÁS: Sonia Martorano: "El Covid no se acabó, hay que pasar el invierno"

—¿Y en la cuestión sanitaria?

—Como ministra de Salud digo que nos tocó transcurrir esto y pudimos estar a la altura de las circunstancias. La provincia de Santa Fe tiene más de 735.000 casos y cuando esto comenzó se hablaba de 250.000 casos en el país y 20.000 en Santa Fe. Creo que si nos decían estos números salíamos corriendo. Sin embargo, se atendieron todos en tiempo, en forma y en calidad. La calidad la evaluamos en la letalidad. Santa Fe tiene el 1,23, lo que nos muestra que estamos parejos con Caba. Pero me gusta más el número final porque cuando esto pase no vamos a decir cuántos casos tuvo Santa Fe, sino cuántos muertos. Tuvimos 2.590 por millón y otros lugares, donde se dice que se gestionó bien, tienen el doble.

—Martorano, ¿qué rescata como positivo?

—Lo positivo es que se pudo articular lo público con lo privado, lo provincial con lo municipal. Santa Fe es una de las pocas provincias donde se pudo protocolizar sobre algo que era todo nuevo. Tuvimos que protocolizar la atención, sobre cómo los recibíamos, cómo nos vestíamos, cómo nos cuidábamos, cómo ventilábamos al paciente. Comenzamos a trabajar en mesas de consenso donde estaban las universidades, los hospitales, donde estaban el sector público y el privado. Se armaban los protocolos, los revisábamos y un sanatorio y un hospital trabajaban de la misma manera. Esa articulación nos permitió tener predicción y mensurar. Pudimos monitorizar y medir porque para poder comparar teníamos que tener más o menos los mismos tratamientos. Eso se hizo. Nos tocó convivir en una época muy compleja donde tuvimos un gran apoyo del gobernador Omar Perotti porque había que afrontar un montón de compras; y todos los agentes de salud trabajaron mancomunadamente y amorosamente porque había que consensuar medidas, trabajos, procesos, horarios y lo pudimos lograr. Pero fue un gran consenso donde también estuvieron los colegios, las asociaciones.

—¿Cuál fue el momento más crítico?

—Hubo varios. El primero fue el inicio porque había una gran incertidumbre. No sabíamos lo que venía y no teníamos vacunas. La primera ola se la atendió sin vacunas. El personal no tenía vacunas, no sabíamos a lo que nos enfrentábamos y había que llevar tranquilidad al personal que volvía a su casa y no sabía si estaba llevando un virus mortal, algo que no fue menor, y a la gente. Todos los días dábamos información en un micro que hacíamos a las 19 horas. Las noticias no son ni buenas ni malas, son noticias y teníamos que darlas. Intentamos que la gente pudiera superar el miedo con información. No queríamos llevar miedo ni pánico, lo que hicimos fue comunicar lo que estaba pasando y qué teníamos que hacer.

El otro momento complejo fue la segunda ola. El primer pico lo tuvimos el 20 de octubre de 2020 y el pico de la segunda ola fue el 2 de junio de 2021. En ese caso no tuvimos tantos casos como con Omicron que fueron 14.000 casos en un día. Pero de los 3.950 de la segunda ola muchos eran graves. Ahí no tuvimos tantos problemas con los mayores de 60 porque estaban vacunados, pero sí con los jóvenes de 30 años en terapia intensiva muy comprometidos de salud o fallecidos. Ahí estuvimos muy comprometidos con las camas. La segunda ola fue muy dura.

—Hoy todavía no se puede hablar de post pandemia, pero tampoco estamos igual que al principio de la pandemia. ¿Cómo definiría el momento actual?

—Es cierto, todavía no podemos hablar de post pandemia. Hoy estamos en un momento de transición. Cuando esto comenzó nos enfrentábamos a algo desconocido, pero además, nuestros cuerpos eran vírgenes ante este virus. Con el tiempo, este virus tal vez pasa a ser uno más. Eso es lo que creemos. Pero en ese momento teníamos cero defensa y cero reconocimiento. Esa etapa la estamos superando porque gran parte de la población tuvo contacto con el virus y, además, tenemos 87 por ciento de la población con esquema completo; y, aclaro, que nunca puede ser 100 por ciento porque el grupo de 0 a 3 años no se vacuna.

—¿Dentro de la población que se puede vacunar, cuántos quedaron sin inocularse?

—Somos 3,5 millones y hay 300.000 personas que no se pueden vacunar. Si todos se vacunaran serían 3,2 millones de personas y hoy tenemos 3,1 millones vacunados. Hay entre 100.000 y 130.000 personas que no se vacunaron en Santa Fe. Es menos del 5 por ciento.

vacunacion santa fe.jpg
La ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, aseguró que en la provincia hay entre 100.000 y 130.000 personas que no se vacunaron y que eso es menos del 5 por ciento.

La ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, aseguró que en la provincia hay entre 100.000 y 130.000 personas que no se vacunaron y que eso es menos del 5 por ciento.

—¿Eso puede generar un problema sanitario?

—Es muy bajo el nivel. De hecho, con Omicron los internados tenían que ver con los no vacunados o con alguna comorbilidad severa u obesidad, que fue un factor muy importante en esto.

—Con el 87 por ciento de la población vacunada, ¿cómo sigue la lucha contra la pandemia? ¿Va a haber una cuarta dosis? ¿La población se tendrá que vacunar todos los años contra el Covid?—Ya estamos con memoria celular por estar en contacto con el virus o porque ya tienen una o dos dosis. La tercera dosis está en el 45 por ciento porque la gran cantidad de turnos que dimos para enero y febrero hubo gente que no se la pudo colocar porque se enfermó. Por eso esperamos una gran cantidad de vacunados en abril. Tenemos una gran inmunidad en estos momentos en la población. No sabemos exactamente cómo sigue. Para la tercera dosis se dijeron que eran necesarios cuatro meses y dura unos seis meses. Todavía no se está hablando de la cuarta porque estamos midiendo los niveles de anticuerpos y son buenos. Segundo, se está viendo cómo evoluciona el virus, si va cambiando, si tiene mutaciones. Los equipos científicos del mundo están trabajando en las vacunas para ver si seguimos con estas o hay alguna variación. Si tenemos que hacer algo de futurología, algo que no me gusta, tendría que decir que lo más probable es que nos vamos a seguir vacunando, lo que no sabemos es si va a ser anual o cada seis meses. Por ahora podríamos pensar en períodos de seis meses.

· LEER MÁS: Martorano: "Podemos tener un rebrote de Covid en abril o mayo"

—Teniendo en cuenta eso, ¿le preocupa la situación internacional donde uno de los principales países productores de vacunas, como Rusia, haya iniciado un conflicto bélico?

—No hay ningún problema. Rusia fue el primero que nos proveyó de vacunas con lo que pudimos avanzar rápidamente. Hoy Argentina, pese a lo que se decía en un principio, está muy bien posicionada en vacunación. Pudimos comenzar con la Sputnik, que es una excelente vacuna y lo digo porque hacemos los controles de anticuerpos. Pero por cuestiones geopolíticos sabemos que aún no tiene la aprobación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y creo que por los últimos acontecimientos de la FDA ( Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos) no los va a tener. Pero ahora es muy poco lo que entra de Sputnik. Hoy nuestro mayor proveedor es Pfizer. También está entrando algo de Astrazeneca, Sinopharm y Moderna. Son vacunas estadounidenses o inglesas.

—¿En caso que Estados Unidos ingrese en el conflicto bélico o se vea afectado por el mismo?

—Ahí ya estaríamos hablando de la tercera guerra mundial y la pandemia ya va a ser un detalle. Pero supongamos que eso suceda, hay cuatro trabajos de científicos que están muy avanzados con desarrollo de vacunas locales.

—¿Cuándo podría tener su vacuna la Argentina?

—No lo sé decir, pero la semana pasada estuvimos en el Ministerio de Salud, con la ministra Carla Vizzotti y las mujeres científicas de estos grupos y están avanzando mucho. No creo que a futuro sea un problema la provisión de vacunas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario