Santa Fe

Genera discusiones y conflictos: ¿se pueden usar los espacios comunes de los edificios en Santa Fe?

Desinformación y cruce de opiniones entre vecinos, algunas elevadas de tono. Quienes administran consorcios advierten "incongruencias" en las normas.

Viernes 20 de Noviembre de 2020

Las discusiones se dan en cualquier pasillo de edificio, encuentro de ascensor o grupo de WhatsApp. El uso de los espacios comunes genera cruces entre vecinos, algunos elevadas de tono, y disparan reclamos a los consorcios, administrador responsable de comunicar las normas de convivencia de la nueva normalidad que exige la pandemia.

Pasaron 247 (más de ocho meses) del inicio de la cuarentena en el país y del aislamiento. El cansancio de las personas, el relajamiento natural en los cuidados por tanto meses de medidas restrictivas, sumado a la necesidad de sociabilizar y a la nacionalización de noticias porteñas, genera desinformación.

Poco cambio desde aquel 20 marzo a la fecha. "Desde ese momento, nadie se acuerdo de los edificios, están abandonados", le dijo un administrador de consorcios a UNO Santa Fe.

Y sentenció: "Los salones de usos múltiples (SUM), patios, terrazas y piletas no se pueden utilizar; ni siquiera por quienes viven en el edificio".

A mediados de octubre, referentes consorcistas se reunieron con funcionarios municipales con la idea de planificar la reapertura de estos espacios, decisión que en primer lugar debe llegar de provincia.

Cabe recordar que, al menos hasta este domingo, las reuniones sociales no están permitidas en Santa Fe y por lo tanto, el edificio no puede recibir visitas. Según supo este medio, el municipio tiene listo un protocolo para ser presentado al gobierno provincial.

"Se está evaluando el tema. Hemos tenido reuniones con los Administradores de Consorcios" le dijo un alto funcionario municipal a UNO, aunque avisó: "Todavía no está autorizado".

Los administradores de los edificios todavía esperan una respuesta municipal y plantean, como ocurrió en otras actividades, algunas "incongruencias". Un empresario comentó: "Pueden ingresar al edificio cinco personas, obreros de la construcción, a realizar una refacción en un departamento pero no puedo invitar a un familiar a tomar un café a ese mismo departamento".

Lo cierto es que las relaciones entre vecinos en algunos edificios de la ciudad comienzan a tensarse. La primavera, temperaturas mas agradables y el inicio del verano genera presión a los consorcios, quienes insisten en que ellos "no pueden hacer nada" y hacen responsable a los vecinos, que utilizan esos espacios, de las consecuencias que podría acarrear su uso.

El protocolo de Buenos Aires

el 12 de octubre, el Gobierno porteño habilitó desde hoy el uso con turnos de algunos de los espacios comunes de edificios de propiedad horizontal que se encontraban cerrados desde que se decretó la emergencia sanitaria y el aislamiento obligatorio por el coronavirus.

Lo hizo mediante un protocolo que alcanza a los sectores de parrillas, terrazas, canchas de tenis, parques, terrazas y lavaderos, y para administrar su uso se deberá implementar un sistema de turnos que habilite la reserva de los espacios por un tiempo determinado.

El nuevo protocolo dispone que sólo las familias que viven en el lugar podrán utilizar estos espacios. No pueden acceder a esos sitios las personas que son ajenas al edificio, y aquellos consorcistas que integran el grupo llamado "de riesgo", es decir mayores de 60 años, pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, con enfermedades cardíacas o inmunosuprimidos.

Las medidas básicas y obligatorias de cuidado dispuestas para evitar los contagios siguen siendo el uso del tapabocas, el mantenimiento de la distancia social de 1,5 metros dentro de las instalaciones y la limpieza y desinfección de las superficies entre cada uso.

Asimismo, se establece que sólo podrán utilizarse los sectores definidos siempre y cuando permitan la ventilación. Los espacios habilitados se usarán los días y horarios que se hayan establecido en el reglamento de copropiedad.

En el caso de las parrillas, se recomienda la presencia de una sola persona que cocine y luego lleve los alimentos al departamento.

Si el lugar cuenta con un quincho, podrán hacer uso de las instalaciones los cohabitantes de una misma unidad funcional y luego de las actividades se deberá desinfectar las superficies.

Respecto del uso de parques, correderas y terrazas, se establece el ingreso de una persona cada 15m2, debiendo cada consorcio establecer la cantidad máxima que pueden acceder en simultáneo a cada uno de estos espacios.

Se recomienda un tiempo máximo de ocupación de 45 minutos y turno previo.

Se deberá utilizar tapabocas como elemento de protección individual durante todo el tiempo que la persona permanezca o transite dentro de los mismos.

El protocolo también establece medidas de higiene respiratoria aplicables a todos los espacios para minimizar riesgos: a las ya conocidas como no salivar, toser o estornudar sobre el pliegue del codo, se agrega que, en caso de contar con pañuelos de papel, se deberán desechar inmediatamente en el cesto más cercano para evitar la diseminación de secreciones.

Destaca también que "ambas partes, consorcistas y administradores, deberán coordinar el uso de un sistema de turnos que sea transparente para todos".

edificios ciudad santa fe.jpg
Genera discusiones y conflictos: ¿Se pueden usar los espacios comunes de los edificios en Santa Fe?

Genera discusiones y conflictos: ¿Se pueden usar los espacios comunes de los edificios en Santa Fe?

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario