Santa Fe

Santa Fe también se suma al debate sobre el proyecto de despenalización del aborto

En la ciudad y la provincia el tema está instalado, desde hace meses, por la militancia de organizaciones a favor y en contra del proyecto que está en disputa.

Miércoles 02 de Noviembre de 2011

Mientras a nivel nacional el debate sobre la legalización o no de la interrupción voluntaria del embarazo se disparó tras la obtención de un dictamen de mayoría en la comisión de legislación penal de la Cámara baja del Congreso, en Santa Fe el tema se ha ido instalando de manera paulatina desde hace meses. Ya sea desde las actividades que realizan distintas organizaciones por los derechos de las mujeres, como por mensajes enviados desde el Arzobispado, la población hace tiempo que siente el tema como un murmullo que atraviesa los medios y las conversaciones cotidianas.

A nivel local, Diario UNO difundió varias voces de las organizaciones pro vida –que se oponen a la despenalización o legalización del aborto en el país–y de las organizaciones que defienden el derecho a decidir de las mujeres.

En ese sentido, Paula Condrac –de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito– explicó: “Trabajamos con una consigna integral: «Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir». Entendemos que el Estado debe tomar la responsabilidad de la educación sexual integral (ESI) para que varones y mujeres conozcan sus cuerpos y su fertilidad, y también sus derechos sexuales y reproductivos. Deben existir métodos anticonceptivos al alcance de todos y todas, para que la maternidad sea una feliz elección y no un destino impuesto e inexorable”.

También manifestó que la propuesta concreta es despenalizar y legalizar el aborto para que las mujeres que decidan interrumpir su gestación hasta las 12 semanas tengan atención segura y gratuita en todos los hospitales y obras sociales, sin arriesgar su vida y su salud. Y que ese plazo puede ampliarse si hay riesgo para la vida o salud de la mujer, por malformaciones fetales graves incompatibles con la vida, o en caso de una violación. También hizo hincapié en la necesidad de dar cumplimiento efectivo a la educación sexual y al acceso a métodos anticonceptivos.

Del otro lado, laicos y católicos

El arzobispo José María Arancedo había manifestado también cuál era su postura y la de la Iglesia Católica santafesina. “El aborto no es negociable”, dijo el máximo representante local del clero hace unos años y agregó: “Yo creo que al aborto hay que verlo como lo que es, no hay que darle muchas vueltas. El acto del aborto se impone a la libertad de una persona (porque), donde hay vida ya existe derecho. El chico que se está engendrando en el vientre de su madre tenga 20 días, tenga un mes, ya es un ser vivo y sujeto de derecho y por lo tanto la ley debe tutelar esos derechos”.

La postura del referente católico, obviamente, no cambió y hace unos meses en Reconquista también expresó: “No es coherente hablar de la vida y apoyar el aborto. La opción por la vida tiene que llevar a buscar otra salida, no el aborto. Eso nunca es una solución. Acá hay un límite y a uno le cuesta entender cómo, con tanta ligereza, se habla del aborto como un derecho de la mujer”.

Por otro lado, pero en la misma línea, Eduardo Armas –referente de la ONG PorVenir, que se opone a la despenalización de la interrupción del embarazo– había expresado a Diario UNO: “La cuestión de la vida, antes de ser religiosa, es una cuestión natural, que hace a nuestro humanismo, a nuestro ser humano. No es necesario ser religioso para constatar que desde el momento mismo de la concepción, está creciendo un nuevo ser humano, totalmente distinto y único, y que como Estado debemos garantizar la plena titularidad y ejercicio de sus derechos, sobre todo, el derecho fundamental y primero a la vida, sin el cual no se puede gozar de ningún otro. Eso es lo que garantizan y amparan los Tratados Internacionales de Derechos Humanos con fuerza constitucional que Argentina suscribió”.

¿Te gustó la nota?