Santa Fe

Un estudiante necesitará más de 2.200 pesos para vivir en Santa Fe

El costo de instalarse en la capital provincial para estudiar una carrera en 2012 será un 26% mayor al de este año. La suba la impulsan los alquileres y el costo del transporte urbano e interurbano.

Domingo 13 de Noviembre de 2011

Los jóvenes que quieran venir a estudiar el año próximo a la capital provincial deberán considerar una serie de gastos importantes y sus respectivos aumentos. En promedio, necesitarán un 26 por ciento más de lo que se requirió este año. Las subas son impulsadas por los alquileres y el transporte urbano e interurbano. En definitiva, para vivir y estudiar –con ciertas comodidades– en Santa Fe un joven necesitará unos 2.211 pesos.

Muchos adolescentes ya han comenzado los cursos preparatorios para el ingreso a la universidad en 2012 o bien están considerando todavía qué opción es la más conveniente. En esa balanza, obviamente, un factor que es importante es el económico. Todos los años, Diario UNO realiza un breve relevamiento de la variación que tienen los costos básicos que debe cubrir un estudiantes para instalarse en la ciudad. El reciente anuncio de un incremento en el boleto de colectivo –que llevó el pasaje estudiantil a 1,65 pesos– y el próximo incremento que sufrirán los viajes interurbanos son dos de los aspectos que más repercutirán en el bolsillo del estudiantado.

Además, hay que calcular otros gastos esenciales como el alojamiento, servicios, comida, apuntes y recreación; y tener en cuenta la inflación acumulada.

Un techo y un plato

Al momento de realizar el cálculo de los gastos que el estudiante tendrá hay algunos rubros básicos a tener en cuenta. En primer lugar se debe alquilar una vivienda. En la ciudad existen pocas pensiones, que son la opción más económica, por eso la mayoría de los jóvenes opta por alquilar su propio departamento. De todas maneras, cada vez son más los que buscan casas o departamentos con dos o tres dormitorios para poder dividir los gastos y seguir teniendo un poco de intimidad.

Un departamento de un dormitorio ubicado en las zonas universitarias o entre bulevares está alrededor de 1.300 pesos. Éste es uno de los rubros que más se incrementó, ya que en 2009 el mismo inmueble se alquilaba por 800 pesos y en 2006, 450 pesos. La cifra no incluye los impuestos y las expensas, que varían según las características del edificio. En ese sentido, hay que calcular, en promedio, un gasto de más de 120 pesos si se cuenta con ascensor. Es importante preguntar, en la inmobiliaria, cuál es el precio estimado y sumarlo al gasto mensual.

Muchas veces la diferencia entre un departamento de un dormitorio y otro de dos habitaciones es muy poca y por eso se elige para dividir los gastos manteniendo la comodidad. Algunos incluso alquilan una vivienda de dos dormitorios y viven cuatro o cinco personas, en especial hermanos que llegan a estudiar o trabajar.

En cuanto a la comida, el cálculo indica que una persona (en diciembre del año pasado) debía gastar 405 pesos en alimentos para no caer en la línea de pobreza. Sin embargo, los jóvenes que llegan a la capital provincial están acostumbrados a gastar más que ese mínimo y hay que considerar que la inflación acumulada del año ya alcanza casi el 10 por ciento. Por lo tanto, se estima que el año próximo gastará, al menos, 630 pesos en comida, aunque la cifra puede variar según los hábitos alimenticios de cada persona.

El precio del saber

Un estudiante llega a la ciudad, valga la redundancia, para estudiar por lo que un gasto importante que se debe considerar es el de los apuntes. Por 500 copias doble faz se calcula que el año próximo se pagará un poco más de 100 pesos, aunque puede haber diferencias respecto al precio de las facultades. Hace dos años se debían pagar 39,50 pesos y hace cinco años, 30 pesos. Por lo que acá también se registra uno de los incrementos más importantes de los últimos años.

En ese sentido, también es necesario considerar que la ciudad dispone de un importante número de bibliotecas generales y específicas que están a disposición de la comunidad en general por lo que ahí se presenta una alternativa interesante para reducir gastos.

Los pasajes, más caros

Otro de los rubros importantes es el del transporte. En los últimos días fue motivo de quejas y debate la suba que se aplicó sobre la tarifa del colectivo urbano. El incremento llevó la tarifa estudiantil –que tramitan tanto los estudiantes universitarios como los terciarios– a 1,65 pesos.

Cabe destacar que las casas de altos estudios están ubicadas en zonas alejadas entre sí. La Universidad Nacional del Litoral cuenta con tres de sus facultades en la zona céntrica y la ciudad universitaria se encuentra en el barrio El Pozo por lo que muchos estudiantes deben tomar el colectivo para llegar. Por otro lado, la Universidad Católica de Santa Fe y la Universidad Tecnológica Nacional están ubicadas en zonas alejadas del centro por lo que también requieren considerar el gasto en colectivo.

Si se calcula que el estudiante va y vuelve de la facultad de lunes a viernes, aproximadamente, el gasto mensual será de 56 pesos.

También hay que considerar que los estudiantes regresan, al menos, una vez al mes a su ciudad o pueblo de origen. Hoy el pasaje a Rafaela está en 29 pesos y a Esperanza 14 pesos, aunque los alumnos terciarios y universitarios tienen descuento. Sin embargo, se estima que en los próximos días se aplicarán incrementos de entre el nueve y el 18 por ciento.

El gasto en diversión

Por último, hay que considerar que los jóvenes necesitan actividades y tiempo de disfrute y recreación, ya que es una etapa de la vida en la que cobra gran importancia el contacto con los compañeros. Para realizar un cálculo estimado, un joven puede gastar en una salida al cine, a un boliche o a un partido de fútbol. La entrada al cine los días y horarios más económicos está 24 pesos, aunque los fines de semana llega a los 31 pesos y en caso de las películas en 3D está entre 30 y 38 pesos.

Por otro lado, el alquiler de una cancha de fútbol 5 ronda los 10 pesos y puede llegar a los 15 pesos si es de noche. Y la entrada a los boliches hoy está alrededor de los 20 pesos, sin consumición. Por todo eso, el gasto mensual en entretenimiento está en unos 60 pesos. Cabe reiterar que se no incluyen consumiciones.

¿Te gustó la nota?