Santa Fe

Violencia de género en el trabajo: "la sororidad como herramienta política"

La periodista Ingrid Beck y la futbolista Maca Sánchez participaron del panel: “En el trabajo también: violencias cotidianas que sufrimos las mujeres”, que organizó la concejala Laura Mondino (PS-FPCyS) en el marco del 8M

Lunes 18 de Marzo de 2019

Ingrid Beck y Maca Sánchez fueron protagonistas del panel: “En el trabajo también: violencias cotidianas que sufrimos las mujeres”, que tuvo lugar este viernes en Festram. Un auditorio colmado formó parte de la actividad, organizada por la concejala Laura Mondino (PS-FPCyS) en el marco del 8M. Previamente, ambas fueron reconocidas por su labor y por su lucha en el Concejo Municipal.

Desde el periodismo y desde el deporte, las dos tejen alianzas, construyen mecanismos, piensan estrategias. El fin: correrse del lugar de sometimiento que el patriarcado tiene destinado a las mujeres y poder caminar hacia un esquema de igualdad, con las mismas condiciones para todos.

“¿Quién no sufrió alguna vez un chiste misógino en la oficina? ¿Quién no fue víctima de un jefe acosador? ¿Cuántas de nosotras hemos soportado burlas, comentarios desubicados y todo tipo de violencias en nuestros espacios laborales? ¿Quién no supo lo que es ver cómo un varón ascendía en la escalera de las categorías mientras una mujer con las mismas capacidades permanecía planchada por años?”, expresó Mondino en la introducción.

La concejala presentó recientemente un proyecto de ordenanza que prevé un Protocolo para la Atención y Prevención de la Violencia de Género en el ámbito laboral. Esto va a alcanzar a todas las dependencias de la Municipalidad de Santa Fe, el Concejo Municipal y sus áreas correspondientes. “Queremos que cada mujer que atraviese por una situación de violencia en su trabajo sepa cómo defenderse. Pero también apuntamos a prevenir, por eso creemos que todos los agentes de la administración pública deben capacitarse en estos temas”, sostuvo.

Perspectiva de género ya

Ingrid Beck es directora de la revista Barcelona y de la escuela de periodismo TEA Arte. Su exposición se basó en un estudio de Fopea (Foro de Periodismo Argentino) que advierte como una constante la ausencia de paridad entre mujeres y hombres en la distribución de beneficios y oportunidades.

“Se trata de una brecha objetiva que se consolida en la cadena de mando: el 71% tiene

un jefe varón. Solo el 12% de las encuestadas ocupa un cargo de decisión dentro de las organizaciones periodísticas. Respecto a la configuración simbólica del rol de mujeres y varones en la profesión, sólo el 16% menciona a una mujer cuando son consultadas por ‘periodistas prestigiosos’. El 76% de los integrantes de la mesa directiva del medio donde trabajan las periodistas son varones”, son algunos de los datos estadísticos que compartió la periodista.

Además dio ejemplos de tratamientos misóginos de noticias en los medios tradicionales de comunicación, insistió en la necesidad de que las carreras de comunicación incorporen la perspectiva de género en sus programas y habló de “la sororidad como herramienta política” para pensar en modos diferentes de construcción social.

Igualdad de condiciones

Maca Sánchez abordó la problemática desde el campo del fútbol, deporte que practica desde chica y en el cual se destaca como impulsora de la igualdad entre varones y mujeres. Jugadora del Club UAI Urquiza, fue desvinculada a mitad del torneo de Primera División 2018-2019 luego de reclamar la profesionalización del fútbol femenino en Argentina.

Desde entonces, inició una fuerte jugada para cambiar los paradigmas de un deporte que excluye a la mujer como eventual protagonista. “Peleo simplemente por tener los mismos derechos que un varón. Porque el fútbol es un trabajo como cualquiera, que demanda de obra social, aportes jubilatorios y todos los elementos que conforman el mapa laboral. No me importa si ahora tengo que resignar cosas yo; me importa que las pibas de las próximas generaciones puedan estar en igualdad de condiciones con los jugadores varones”, sostuvo, ante un público que la ovacionó.

¿Te gustó la nota?