Santa Fe

Solo 36 inspectores controlan micros en 14.000 km de rutas santafesinas

Tragedia de monticas. El choque de dos colectivos de esa empresa en la ruta 33 que dejó 13 muertos reavivó el debate por el sistema de transporte interurbano. La ley tiene 82 años e innumerables parches. Legisladores quieren una nueva norma que fije una estructura de control provincial, que se adecue a la actualidad y que incorpore la voz de los usuarios

Sábado 04 de Marzo de 2017

El choque de frente de dos micros de la empresa Monticas el viernes 24 de febrero en la ruta 33 fue uno de los siniestros viales más trágicos en territorio santafesino. El mismo día de la colisión fallecieron 12 personas, mientras que a mediados de la semana pasada murió otra pasajera como consecuencias de las heridas sufridas en el accidente. La respuesta política fue que el gobierno provincial cesó las concesiones a la empresa para las líneas dentro de la provincia. Mientras que Nación hizo lo propio el viernes pasado para todos los servicios que Monticas tenía en el país.

La provincia de Santa Fe tiene prácticamente 14.000 kilómetros de rutas provinciales y 365 localidades que el transporte interurbano debe unir todos los días. Pero la Secretaría de Transporte de la provincia cuenta con solo 36 inspectores para realizar las tareas de control. A cada agente le corresponderían vigilar casi 390 kilómetros por día sin descanso o controlar los micros que llegan y parten de diez localidades todos los días. Una tarea que a simple vista parece imposible.

De todas formas, los diputados provinciales esperan que algunas de esas ecuaciones y otras preguntas sobre cómo y cuándo se hacen los controles, si las empresas reciben subsidios, entre otras, tengan una respuesta. Para eso invitaron -aún con fecha a determinar- al secretario de Transporte de la provincia, Pablo Jukic, a concurrir a la Cámara. Los legisladores quieren, por un lado, conocer en detalle el accionar de la provincia en el control a la empresa Monticas. Por otro, interiorizarse de la cantidad de empresas radicadas y las unidades que posee cada una, estructura de control con la que cuenta Santa Fe y cómo funciona.

Si bien los problemas que sufren los usuarios del transporte interurbano en todo el territorio provincial ya estaba en la agenda legislativa, el hecho que enlutó a la provincia y, en especial, al pueblo de Zavalla -de donde era la mayoría de las víctimas- aceleró el debate parlamentario. Entre los antecedentes, el año pasado el senador Lisandro Enrico presentó un proyecto para que se declare la emergencia en el sistema de transporte y apuntaba puntualmente a las dificultades que presentaban las firmas Monticas y Arito.

Pero además, hay otros legisladores que vienen trabajando distintos proyectos para reemplazar la actual norma. Entre ellos hay diputados del PJ y del Frente Social y Popular (FSP). Mientras que en el Senado es el representante del departamento La Capital el que está elaborando un proyecto.

La Ley N° 2.499 está vigente desde el 1 de octubre de 1935 y tiene varios decretos que la fueron emparchando en los últimos 82 años. Está claro que el parque automotor, las rutas y el contexto no son los mismos hoy que en la década del 30 del siglo pasado.

El diputado Julio Eggimann (Juntos por Santa Fe-PJ), quien además preside la Comisión de Transporte de esa cámara, presentó en agosto del año pasado un proyecto que pretende reemplazar a la actual. "Si bien se fue corrigiendo y en esa actualización tuvo algunas innovaciones pero sigue teniendo algunos baches", señaló Eggimann en diálogo con UNO y acotó que el debate de la nueva ley implica pensar en un modelo que sea trascendente en el tiempo".

Al ser consultado sobre si cambiar la ley implica barajar y dar de nuevo, Eggimann respondió: "No hay que tener una visión sesgada de la realidad y decir que todo está mal. Hay que plantear un modelo superador. Lo que sí hay que dejar atrás es una actitud del Estado que es permisiva frente a los controles que hay que hacer. No puede haber una estructura para enfrentar esta tarea de control de 36 inspectores para los 14.000 kilómetros de toda la provincia. Eso no puede ser. Fueron innumerables las quejas de los usuarios y hay que preguntarse dónde estaba la respuesta del Estado. A eso sí hay que decirle basta. Es evidente que hubo abusos de situaciones y si bien hubo intentos de mejorar la situación fueron muy pobres. Ahí sí hay que cambiar todo lo que se estaba haciendo. Acá no solo Monticas incumplía, nosotros en la comisión de Transporte recibimos denuncias de empresas que operan en el centro norte de la provincia. Esta fue una desgracia, pero ahora hay que evitar que se vuelva a producir".

Los puntos a cambiar en la ley

Entre los temas a tener en cuenta al momento de elaborar la nueva norma, Eggimann señaló, por ejemplo, que en la Ley 2.499 no están contemplados los nuevos modelos prestacionales como el puerta a puerta, el esquema de autotransporte de algunas empresas para su personal, el turismo, las combis. "Además hay que avanzar en un registro provincial de prestadores y en los derechos de los usuarios. Todo eso tiene que ser incluido en una nueva normativa. Por eso entendemos que se hace necesario encarar el debate", aseguró.

Para el legislador, en el debate de fondo también tiene que aparecer la cuestión de las concesiones porque "en la ley se define claramente que hay que plantear un esquema de procesos licitatorios de los tramos de las rutas pero en esos procesos se deben contemplar exigencias hacia todos aquellos que conformen el registro de prestadores que participen de los mismos".

También indicó que la ley debe fijar una autoridad de aplicación fuerte para que haga los controles pertinentes de las exigencias y establecer las sanciones punitivas cuando eso no ocurra. "Se debe controlar la calidad, la frecuencia horaria, la seguridad, la higiene y todo lo que hoy tiene que garantizar un medio de transporte interurbano. Nosotros planteamos que se abra la discusión sobre las concesiones, incluso dándole una prioridad a las empresas que estén en el registro público de comercio santafesino. También queremos plantear un límite a los monopolios, queremos evitar que haya concentraciones que sean excesivas porque eso significaría caer en otro problema".

Por su parte, la diputada del FSP, Mercedes Meier, dijo que "es urgente terminar con algunas concesiones de empresas que están denunciadas por usuarios y por trabajadores" y que una de las propuestas de su bloque es que a una línea como "Monticas se la pueda estatizar porque tanto el gobierno nacional como el provincial venían poniendo aportes millonarios a este tipo de empresas".

La legisladora espera que la pronta visita de Jukic les permita contar con información más precisa al respecto. "Queremos saber qué aportes se le daban, qué condiciones tenían que cumplir las empresas. Si el Estado santafesino estaba poniendo aportes millonarios en empresas que despreciaban a sus usuarios, entendemos que hay que dar un paso y hacer que el Estado se haga cargo de esas líneas del transporte público de pasajeros", aseguró.

Además, Meier plantea la necesidad de ver al sistema de transporte de pasajeros como un derecho de los usuarios y no como un negocio para las empresas. "Por lo tanto también queremos que haya un control de los usuarios y consumidores. Uno de los puntos que no puede faltar en una nueva ley es que se considere el derecho a transportarnos. De hecho necesitamos subirnos a un colectivo, a un taxi o a algún tipo de transporte para ir a trabajar o a estudiar. Por lo tanto es un derecho que tenemos a pesar de que la mayoría de las empresas lo vea como un negocio", sostuvo.

Abrir el debate

El miércoles pasado se reunió la comisión de Transporte de la Cámara de Diputados y decidió generar un espacio de debate que será lanzado en los próximos días. El objetivo es convocar a todos los actores que participan del sistema de transporte para debatir los puntos que debe tener una nueva ley.

Aún no está definida la metodología con la que se llevará a cabo este debate provincial sobre el transporte, pero Eggimann ya adelantó que la comisión quiere reunirse con las cámaras del sector, con especialistas en transporte, hacer consultas con los distintos sectores que hacen a este tejido que se vincula con la actividad. "También queremos receptar proyectos de otros legisladores y del Ejecutivo que seguramente podrá hacer algún aporte al respecto. Además queremos escuchar la voz de los usuarios, que son los protagonistas de este tema", concluyó.

Otro de los puntos que quiere sumar al debate el FSP es que se contemple el regreso del tren de pasajeros. "Hoy los trenes están pensados para la mercadería y, entendemos nosotros, para el saqueo de la Argentina. Ese es el debate que tenemos que dar. Estamos convencidos de que el tren para pasajeros es posible y los compañeros del movimiento Tren para todos tienen muchos estudios y trabajos técnicos y políticos que redundan en esta idea, dan muchísimos argumentos sobre cómo debería ser un tren que sirva tanto a la producción como a los pasajeros y los usuarios de transporte público. La idea del Tren para todos tiene que estar contemplada en la nueva ley", afirmó.

¿Te gustó la nota?