Colón

Comesaña, ¿tiene espaldas o le caben las generales de la ley?

Colón sufrió un duro cachetazo de Banfield, que lo alejó de la pelea por ingresar a la Sudamericana. ¿Se juega el puesto el uruguayo en las últimas fechas?

Lunes 25 de Febrero de 2019

Luego del empate que sumó Colón en el José Amalfitani, con un hombre más casi una hora luego de comenzar en desventaja por el tanto al minuto de juego de Hernán De La Fuente, Julio Comesaña manifestó: "Son más que nosotros, no descubro nada, nos llevamos un punto valioso en el momento que estamos y lo que queremos armar como equipo".

Pero no se quedó ahí, y sentenció: "Muchos jugadores se van acostumbrando al juego que intentamos plantear, falta mucho, estamos en otro momento que Vélez, hay que trabajar y manejar las cosas de acuerdo a lo que tenemos".

Más allá de lo futbolístico, en la semana sorprendió a todos con sus declaraciones al expresar que "acá está lleno de alcahuetes", en clara referencia a los encargados de filtrar informaciones desde el seno del plantel. Pero sus explosivas declaraciones no terminaron allí, ya que luego del partido ante Banfield, al indicar que "hace rato que no veía un espectáculo tan vergonzoso", en clara referencia al tiempo que a su entender hicieron los jugadores del equipo rival.

Pero está claro que una cosa es lo futbolístico, lo que pueda opinar de la evolución de su equipo, y sobre todo lo que rinda en cancha, y otra muy distinta son sus declaraciones, de las cuales deberá hacerse responsable si influyen en lo deportivo.

Otra cuestión también es muy evidente y es que los dirigentes armaron un equipo para pelear mucho más arriba de la ubicación que actualmente ocupa en la tabla de posiciones. Es que hoy el equipo sabalero se encuentra, con un partido pendiente, en la posición 19, con 20 puntos, a nueve de la zona de copas (puede quedar a 10 si hoy gana Aldosivi).

A la luz de los resultados el equipo no tuvo una notoria mejoría en los cuatro partidos que dirigió Comesaña, incluso algunas formaciones y planteos fueron similares a los de su antecesor Eduardo Domínguez.

La mano del DT se vio en los marcadores de punta, en la inclusión de Andrés Cadavid como referente del fondo, y en la apuesta por Emanuel Olivera antes que Guillermo Ortiz. En tanto que en la mitad de la cancha en algunas situaciones buscó más frescura y velocidad con Tomás Hernández y Gabriel Esparza, y en otras más pausa y juego con Fernando Zuqui y Marcelo Estigarribia.

Arriba la decisión es por Luis Rodríguez, la gran apuesta de los dirigentes en el mercado de pases, y por Wilson Morelo, el colombiano goleador de la Copa Libertadores 2018, que hasta ahora está muy lejos de reflejar en las redes contrarias los pergaminos con los que llegó.

Más allá de tener la mira en la Sudamericana 2019, y que luego de la Superliga llegará la Copa de la Superliga, quedó en claro que hasta ahora la mano de Comesaña no se vio, que solo trascendió más por sus dichos que por la puesta en escena de su equipo.

Sin dudas que al igual que cualquier jugador necesitará un tiempo de adaptación y conocimiento al fútbol argentino, pero mientras tanto las fechas pasan, las posibilidades se van desvaneciendo y en caso de no poder dar vuelta rápidamente la historia, le cabrán las generales de la ley, como a los 21 técnicos que se devoró la Superliga en las 20 fechas que se llevan disputadas.

¿Te gustó la nota?