Educación

"Es imposible una escuela sin internet"

"Los docentes estuvimos trabajando solos en pandemia, y fue ahí donde nos encontramos con las desigualdades", reflexiona el consultor Pablo Bellafronte

Miércoles 21 de Julio de 2021

La educación en pandemia tiene tantas respuestas como miradas puede haber sobre el tema. La reflexión es de Pablo Bellafronte, consultor de la Organización de Estados Iberoamericanos que hizo un análisis en profundidad sobre las dificultades que enfrentaron las escuelas en la provincia de Santa Fe en el programa La Mañana del UNO (de 7 a 9 por FM 106.3 La Radio de UNO). Entre otros problemas, se refirió al acceso a internet.

"Acá tenemos que partir de un diagnóstico que sea claro y preciso. El primer diagnóstico es que la educación es una sola. No hay una educación con pandemia o sin pandemia. Por lo cual nos tenemos que retrotraer a marzo de 2020 cuando se decretó esto de la cuarentena y ya no ir más a la escuela. Los docentes de Santa Fe y todo el país tuvimos la experiencia de no poder sacarnos el chip de la escuela presencial y ponernos el chip de la escuela virtual o de la escuela a distancia. Porque en realidad nunca habíamos tenido esa experiencia, entonces fue un cimbronazo muy grande al sistema educativo que hizo emerger un montón de realidades que se cruzaron con lo social, se puso sobre el tapete la realidad del sistema educativo. Tenemos que decir claramente que no estábamos preparados para esto como nada estaba preparado en la sociedad", apunta Bellafronte.

presencialidad escuela clases.jpg
La presencialidad en las escuelas de Santa Fe se vio afectada por la pandemia y puso a las claras los desequilibrios en los accesos a internet.

La presencialidad en las escuelas de Santa Fe se vio afectada por la pandemia y puso a las claras los desequilibrios en los accesos a internet.

Y recuerda que en marzo del 2020, que por 15 días suspendieron las clases en las escuelas, fueron los docentes los que salieron a la realidad, cualquiera fuera la herramienta virtual desde plataformas educativas a sitios personales, WhatsApp, correos de electrónicos, a tratar de solucionar la situación. "Estuvimos trabajando casi solos durante más de un mes y medio, hasta casi mitad de año. Y ahí es donde nos encontramos con las desigualdades", lamentó el especialista.

Leer más: Santa Fe: la vuelta al aula total todavía deberá esperar

Asimismo, destacó: "Pero más allá de las desigualdades, lo que sí me gustaría recalcar es que a veces estas desigualdades tienen que estudiarse desde distintos lugares. Con la participación de todos los actores del sistema educativo porque tenemos que tener en cuenta algo que es realmente importante y que por ahí notamos que no se da en nuestra sociedad. La educación no es para cualquiera. No cualquiera puede afrontar este tipo de procesos. Hay gente especializada, los docentes estamos especializados en esto, y la falta de algún tipo de recursos nos vio en la imposibilidad de llevar adelante cuestiones que de alguna manera podrían haber sido mejoradas si se hubiera trabajado en consenso con todos los actores del sistema".

"Se viene una nueva escuela. Hablar de escuela es hablar de alumnos, de familias, de docentes, de personal administrativo, de personal auxiliar, y un montón de cosas", alertó.

Clases.jpg
Las escuelas de Santa Fe debieron incorporar protocolos por la pandemia.

Las escuelas de Santa Fe debieron incorporar protocolos por la pandemia.

En esta línea apuntó a que en Santa Fe y todo el país es necesario tener en cuenta las comunicaciones. "Es imposible una escuela sin internet. Hoy todos estamos de acuerdo que todas y cada una de las escuelas sea el lugar en donde esté necesita de ese medio de comunicación. Pero a partir de ahí empiezan a decantar otras cosas, ¿cuál es el recurso con el que voy a acceder a internet en la escuela? Lo mismo desde mi casa. ¿Es lo mismo un celular que una tablet o una netbook? ¿La internet que hay en la escuela la tengo en mi casa? Son cuestiones que nos plantea una nueva sociedad que incluye evidentemente una nueva escuela", reflexionó.

Recordó que en 2010 apareció el programa Conectar Igualdad, aunque también destacó que había otros programas previos que empezaron a de alguna manera fundar algunos cimientos de implantación de tecnologías en las escuelas. "Esto se empezó a hacer cada vez un poco más grande buscando un universo casi total de los alumnos con tecnología en las escuelas, así se repartieron millones de netbooks en las escuelas. Cuál fue el el problema que se se se detectó por aquellos años: que las escuelas estaban sin internet, es decir, teníamos el recurso pero no el medio. Y si la escuela no tenían internet en las casas los chicos también les pasaba un poco lo mismo. No es lo mismo una conectividad de internet en un hogar, que en un establecimiento educativo. No es la misma cantidad de megas y hasta los dispositivos que se necesitan en una casa, que en las escuelas", describió.

escuelas 1.jpg
Una escuela de Santa Fe, sin alumnos, durante el inicio de la pandemia.

Una escuela de Santa Fe, sin alumnos, durante el inicio de la pandemia.

"En el 2015 en la provincia de Santa Fe se empezó a trabajar con la conectividad. Específicamente en las escuelas. Podemos hablar de dos tipos de conectividad. El internet administrativo con el cual se manejan las escuelas estaba en un 100% casi un 97%, en realidad todos los administrativos de todas las escuelas se manejaban a nivel de internet, mientras que el internet educativo solamente alcanzaba a un 50% de las escuelas. Ahí vemos el primer desfase de la importancia de la utilización de un medio ya sea a nivel administrativo como a nivel educativo. No obstante trabajando se tuvo que montar una estructura en cada una de las escuelas con lo que se denominan pisos tecnológicos , repetidores, de internet de puntos de acceso en cada una de las aulas y alcanzando un 65% de las escuelas de la provincia", sostuvo Bellafronte.

Y agregó: "Cualquiera puede decir «mirá, no tengo buena conectividad de internet», y es cierto. No hay buena conectividad de internet, pero ahí tenemos que empezar a pensar qué pasó con lo que se denomina eso de la última milla. Es decir, el internet desde la puerta de la escuela hacia adentro. ¿Hubo mantenimiento o no? ¿Está el personal adecuado en las escuelas para realizar ese mantenimiento? ¿Las condiciones eléctricas de los establecimientos soportan ese tipo de estructuras? Y así un montón de preguntas, que me parece, hay que ponerlas sobre la mesa pensando en esta nueva escuela que se viene porque esto de la tecnología y de los medios ha llegado para quedarse. Y creo que va a brindar también una ayuda, un camino más para tratar de recuperar aquello que se perdió en el 2020".

Sobre el debate pendiente en cuanto a los contenidos en este contexto de pandemia y de la necesidad de conectividad permanente, dijo: "No tenemos un camino cierto. Esto es subjetivo, personal. Doy clases a nivel secundario y primario. He tenido experiencia a nivel terciario. Y pocas veces por ahí nos hemos encontrado en esta situación de que vemos casi una política de bomberos. Estamos apagando incendios. Hace unos meses se hablaba de que solamente el 10% de los chicos tenía conectividad cuando en realidad los estudios marcan otro porcentaje. Se hablaba de 10.000 alumnos en la provincia de alguna manera fragilizados. Desde ayer el Consejo Federal de Educación habla en la provincia de Santa Fe de unos 100.000 alumnos".

Internet Hogar 3.jpg
Toda la situación puso en el ojo de la tormenta la posibilidad de acceder o no a internet tanto del personal docente como de los alumnos en Santa Fe y el resto del país.

Toda la situación puso en el ojo de la tormenta la posibilidad de acceder o no a internet tanto del personal docente como de los alumnos en Santa Fe y el resto del país.

"No hay un norte. Si lo comparamos con alguna cuestión arquitectónica, se comenzó a construir mal. No hubo un consenso. Esto desde el principio de tener todas las miradas, con distintos análisis sobre la mesa para poder llegar a un diagnóstico serio. A un diagnóstico cierto que permita acompañar. Entonces hoy estamos ante si son 10.000 alumnos los fragilizados o si son 100.000. Se hablaba mucho de los horarios de los docentes y muchas veces los chicos esperaban hasta las once y media, o doce de la noche, porque mamá o papá traían el teléfono celular y era el momento en el cual podrían enviar un PDF", lamentó Bellafronte.

Vale recordar que las clases presenciales en todo el territorio de la provincia de Santa Fe retornarán este lunes con la modalidad de burbujas, con alternancias, aunque la ministra de Educación provincial, Adriana Cantero, anticipó: "Cuando las autoridades de Salud digan que es posible habitar los espacios áulicos sin el distanciamiento social impuesto seguramente vamos a recuperar el aula como siempre".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario