el país

Censo 2022: van a censar especialmente a las personas en situación de calle

Será una experiencia inédita en Argentina: dos trabajadores, de noche y dos días antes del Censo Nacional –el 16 de mayo–, se encargarán especialmente de hacer el cuestionario a las personas que viven a la intemperie. Cómo era antes y por qué se supone que había un subregistro.

Sábado 26 de Marzo de 2022

"Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada". Así describió el escritor Eduardo Galeano en su célebre poema a las personas que apenas poseen su vida –o su superviviencia– y que suelen ser mirados con desprecio por una parte de la sociedad que tiene cosas, familia, techo y trabajo.

Este año se hace el Censo 2022 para que los argentinos sepamos cuántos somos, quiénes somos y cómo vivimos, según informó Télam.

La buena noticia es que por primera vez en la historia, el Estado pone sus recursos a disposición para que la gente en situación de calle sea censada en el marco un operativo especial.

Según aseguró a Télam, Pablo Ceballos, Director Nacional del Sistema Estadístico Nacional, en esta ocasión "se va a hacer un operativo especial en los 31 aglomerados donde hace la Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos para relevar a la gente en situación de calle".

Va ser de noche, dos días antes del Censo propiamente dicho (el 16 de mayo) y los trabajadores van a ir a de a dos: un censista y un operador social que se van a mover en un vehículo con un chofer para "barrer" las cuadras.

Cómo era antes

Hasta ahora, cada censo arrojaba una cifra de gente en situación de calle que se estima tenía un subregistro porque no estaba organizado específicamente el protocolo para abordar a esta población: el mismo censista que tenía que tocar timbres en una cantidad equis de manzanas, si veía a una persona viviendo en la calle solo tenía que anotarla.

El operativo especial

Ceballos contó que el 15 de mayo a partir de las 20, horario en el que la gente que vive en la calle deja de deambular para establecerse en el lugar en el que va a dormir, en todo el país y en grupos integrados por dos personas, los censistas van a "barrer" los 31 conglomerados del país que mide la EPH para buscar específicamente a quienes están viviendo a la intemperie.

Es gente que se mueve mucho y por eso se hace de noche y con un chofer. Cada conglomerado, en función de su población total, va a tener asignado un número determinado de equipos. La idea es cubrir cada barrio con dos equipos.

Las preguntas y el abordaje

El cuestionario va a ser el mismo que para la gente que vive bajo techo. El único bloque de preguntas que no se van a hacer, obviamente, son las relacionadas a vivienda.

Claro que no es lo mismo el acercamiento a una persona que vive en un barrio cerrado al que debe hacerse con una persona que hace años vive a la intemperie y tal vez no esté siquiera en condiciones de contestar, no precisamente por falta de voluntad, sino debido a la infinidad de problemas derivados de sobrevivir en esas condiciones.

El operador social dispuesto para el operativo será el encargado de establecer cómo acercarse a esta población sin que se sienta invadida o amenazada y preguntarle en primer término si quiere responder el cuestionario.

El censo en los paradores

Una cantidad de personas que no tienen dónde vivir encuentra refugio en los paradores. En ese caso, el Censo 2022 se hará digital. "Para nosotros un parador es una vivienda colectiva", explicó Ceballos.

Será en esos casos el responsable del parador quien esté a cargo de proveerle los datos al censista.

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario