Información General

¿Cómo medir nuestro nivel de estrés?

Una nueva columna del licenciado en Psicología, Bernardo Stamateas para Ser UN@.

Lunes 03 de Noviembre de 2014

Hay un estrés básico que es bueno, es cierta tensión que tenemos que tener, por ejemplo: imaginemos una guitarra, sus cuerdas tienen que tener una cierta tensión para dar sonido. ¿Pero qué sucede cuando a las cuerdas las ajustamos demasiado...? Esta metáfora nos sirve para entender las presiones que vamos teniendo a lo largo de la vida que, cuanta más flexibilidad tenemos, vamos a tener más capacidad de volver al estado original.

Tenemos que saber que el estrés afecta todas las áreas de la vida, es decir, una persona no puede decir que está estresada en un área determinada y en otra no; ya que toda nuestra vida está interrelacionada y el estrés nos afecta en todo.

Por eso a muchas personas les sucede que tienen problemas sexuales o agotamiento, etcétera y no se explican la conexión con el problema que lo aqueja, pero justamente sucede esto porque el estrés afecta todas las áreas.

¿El estrés y la adrenalina están relacionados?

Efectivamente, la adrenalina se va segregando en nuestro cuerpo y las dosis medidas de adrenalina son necesarias. Imaginemos que entra un león en nuestra casa, ahí funciona la adrenalina pura y salimos corriendo. Ahora, ¿qué sucede si ese león está en nuestra mente? ¿Si esa sensación de peligro está constantemente en nuestra mente...? Entonces ahí la adrenalina “gotea” y lesiona los órganos de nuestro cuerpo.

Hay dos tipos de estrés:

1- Cuando tenemos presión, deudas, dificultades, o similares y nos agotamos.

2- Cuando tenemos presiones, deudas, problemas de pareja, con los hijos, etcétera, y entramos en un estado de normalidad que puede extenderse hasta un año y después de este período, de pronto tenemos problemas de salud, por ejemplo: acidez estomacal, problemas sexuales, tristeza sin saber por qué, ideas de muerte, caída de cabello. Eso es lo que llamamos en psicología la moratoria psíquica, quiere decir que cuando estamos en situaciones de estrés nuestro cuerpo recurre a un fondo interno, para sacar energía y así sobreponerse, pero cuando este pasa a un estado de normalidad, nuestro cuerpo viene a pedirnos que le devolvamos todo ese gasto energético que estuvimos gastando.

En los años 60 se realizó una tabla que se utiliza a nivel mundial para ver si en el último año tuvimos determinadas situaciones que generaron el estrés. Cada una de estas situaciones tiene un puntaje y si en el último año sumamos un puntaje de más de 300, es un estrés importante (ver tabla con recuadro parte).

¿Cómo podemos prevenirlos?

Hay cuatro claves que son fundamentales de tener en cuenta frente a una situación de estrés o bien para no llegar a ese punto:

1- Tener amigos “pararrayos”, esos a los que les podemos contar lo que nos está sucediendo.

2- Caminar, correr, ir al gimnasio; la actividad física es fundamental para conservar la buena salud.

3- Cada dos horas descansar cinco minutos, la pausa es fundamental para cargar pilas.

4- Aprender a delegar.

Estamos en el tiempo de la velocidad, todo es ya, comemos parados, apurados, hablamos apurados, queremos respuestas ya, etcétera, pero lo que necesitamos hacer es relajarnos y disfrutar.

¿Te gustó la nota?