Información General

Ghosting, la moda de irse como un fantasma y cortar el amor por redes sociales

La tendencia se denomina Ghosting y sucede en relaciones con poco contacto físico y mucho chat. Al requerir escaso compromiso, hay uno de los dos que puede bloquear o anular al otro.  

Martes 18 de Noviembre de 2014

"Me voy a comprar cigarrillos", decía la vieja frase para describir la situación de un hombre que sale de su casa y no vuelve más con su pareja. Viejo como el mundo hay miles de relaciones que culminan sin una charla final, sin dar explicaciones, algo que hoy se ve potenciado por las nuevas tecnologías que permiten anular, bloquear al otro.

“Lento desvanecimiento” o “ghosting”, algo que podría ser “fantasmear”, así se le conoce en Estados Unidos la forma de romper relaciones –largas e incipientes- y que según algunos medios, se ha transformado en el gran problema de las relaciones del siglo XXI, y que nadie sabe cómo enfrentar.

Según el Huffington Post esta nueva tendencia afecta las relaciones interpersonales, sobre todo las que vienen con poco compromiso, casi nulo contacto físico y muchas horas de chat que culminan de un momento a otro sin explicaciones ni dejar rastros.

Es definido como un comportamiento muy vinculado a las redes sociales, las personas se conocen a través las aplicaciones para buscar pareja o mantienen una relación a través de las redes y en algún punto una de esas personas deja de responder o simplemente desaparece sin dejar rastro, sin dar señales, ni una explicación.

Según un estudio realizado por YouGov y el Huffington Post, quienes se ven más afectados son aquellos que tienen entre 18 y 29 años ya que la tecnología genera que las relaciones que se generen sean menos humanas, haciendo que sea más fácil el desapego.

Como en todas las parejas, terminar las relaciones no es sencillo, por eso es que el ghosting se ha transformado en una conducta normal para no tener que decirle a las personas que ya no nos gustan o no nos interesan y no queremos saber más de ellas.

Según los expertos, romper está bien, la cuestión pasa por otros lados. En primer lugar, simplemente desaparecer deja una puerta abierta, vinculada con que quizás se retome el contacto más adelante. Por otro lado, hay una cuestión de respeto, ya que desaparecer sin dar una explicación y dejando a la otra persona sin entender qué sucedió parece un acto de profunda falta de consideración.

¿Te gustó la nota?