Santoral

Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás

Corresponde al miércoles 25 de septiembre.

Miércoles 25 de Septiembre de 2019

Desde los orígenes de la parroquia de la ciudad de San Nicolás de los Arroyos, Prov. de Buenos Aires, República Argentina, existió una profunda devoción a la Santísima Virgen, honrada bajo la advocación de Nuestra Señora del Rosario, siendo ella la Primera Patrona del Curato de los Arroyos.

En el año 1884, se inauguró el actual templo parroquial de San Nicolás de Bari, y para dicha oportunidad fue donada una hermosa imagen de la Virgen del Rosario, que fue traída desde Roma donde el Papa León XIII la bendijo con una especial bendición para la feligresía de San Nicolás, En esos años se había creado en la Parroquia la Cofradía del Rosario, y se celebraba anualmente esta fiesta de la Virgen con su correspondiente novena preparatoria.

Ya en nuestros días, el 25 de Setiembre de 1983, en la ciudad de San Nicolás se comienza a asistir a un hecho de características particulares: Una sencilla mujer llamada Gladys Quiroga de Motta, esposa y madre de dos hijas, que solamente había podido cursar el cuarto grado y sin conocimientos teológicos ni bíblicos, manifiesta ver y oír a la Santísima Virgen. Más tarde descubre que la Virgen se le aparece como la Virgen del Rosario, cuya imagen estaba relegada al campanario por su deterioro.

La Santísima Virgen, según la vidente, le había pedido la construcción de un templo en su honor, en el lugar de las apariciones. La Virgen comienza a darle una serie de mensajes, mayormente exhortativos, juntamente con citas bíblicas, llamando a la oración, a la conversión y a la consagración.

Oración

Santa María, Madre nuestra que en cada misterio del Santo Rosario

nos brindas al Salvador, acudimos a Tí necesitados,

nos alegramos que desde la cruz del Señor te haya encomendado

la misión de acercarnos a Él y a su Iglesia por al conversión y la penitencia.

Alentados por la confianza que nos inspiras ponemos en tus manos maternales

nuestras preocupaciones y temores, pero deseamos imitar tu fidelidad a Dios

aceptando con amor y humildad todas las pruebas.

¡Madre nuestra del Rosario de San Nicolás!,

que tu presencia renueve nuestra vida, alivie nuestro ser agobiado

por el sufrimiento y la enfermedad, sostenga nuestra docilidad a la gracia

y fortalezca nuestro amor a los demás, convirtiéndolos así en testigos del amor del Padre

que no vaciló por tu intermedio, en darnos a Jesús. Amén

ACI PRensa

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario