Información General

Tom, el perro artillero que combatió en Malvinas

Tom fue un perro héroe de guerra, el único perro civil que estuvo en Malvinas, llevado en secreto por el cabo Omar Liborio. Su historia

Martes 02 de Abril de 2019

Tom fue un perro héroe de guerra, el único perro civil que estuvo en Malvinas, llevado en secreto por el cabo Omar Liborio.

Aquí el relato de su Historia por el Cabo 1º VGM Omar Liborio del GA 101 EA:

El camión me esperaba afuera, junto a mis soldados y los equipos. Tomé un gran manojo de camperas y me dirigí a la carrera, pero se me cruzó un perro de la base que habíamos criado desde cachorro y me hizo caer. Me levanté maldiciendo, tomé otra vez las camperas y retomé mi camino, pero a los pocos metros otra vez el perro me hizo caer. De la bronca, lo tomé y le dije "Estás jodiendo, entonces venís con nosotros a Malvinas" y lo subí al camión.

Al ver el perro, el soldado Cepeda me preguntó asombrado - "¿Y eso mi Cabo Primero? ¿Como se llama el perro?"

Entre risas le contesté - "Desde hoy se llama Tom, porque vamos al Teatro de Operaciones Malvinas"

En Malvinas Tom se comportó como un bravo artillero. Cuando tirábamos con la máxima cadencia de fuego hacia los británicos, él se paraba delante del cañón como el mejor de los combatientes; siempre ladraba y jugaba con aquél que estaba bajoneado en los momentos de calma para darle ánimo; cuando había "alerta roja de bombardeo naval" era el primero en salir del refugio para buscar a los más alejados y el último en entrar a cubrirse; y muchas veces su instinto canino presintió los bombardeos aéreos antes que se gritara la alarma, lo cual manifestaba con ladridos que ya conocíamos. Compartía con nosotros la comida y los soldados le fabricaron un abrigo con los gorros de lana y bufandas.

Tom siempre daba el alerta ladrando antes que se pudieran ver a los aviones ingleses, dando la oportunidad a los artilleros de preparase y esperar a los aviones enemigos.

El 11 de Junio a las 11.15 Tom murió alcanzado por las esquirlas de un Sea Harrier durante un ataque a las posiciones argentinas cuando seguía dando la alerta sin cesar parado sobre una roca. Tratamos de salvarlo pero fue demasiado tarde, Tom se despidió aquel día con los ojos bien grandes mirándonos.

Tom en Malvinas fue mi mejor amigo. ¡Y yo… jamás olvido a mis amigos!

Tom cuenta con un monumento en la localidad de Ascensión - Buenos Aires.

Texto: Facebook Halcones de Malvinas.

¿Te gustó la nota?