investigación

Hallaron metanfetamina y éxtasis en el bolso y la ropa del excomisario Valdés

Ante esta novedad, la causa por el oscuro tiroteo en el que exjefe de la Policía de Federal de Santa Fe fue baleado pasará a la Justicia Federal, fuero donde se investigan los casos de narcotráfico.

Viernes 04 de Octubre de 2019

Las pericias realizadas en el bolso que fue secuestrado en poder del exjefe de la Policía Federal de Santa Fe Mariano Valdés, tras el oscuro tiroteo en la autopista a Buenos Aires, dieron positivo con metanfetaminas y éxtasis, indicó La Capital de Rosario.

El examen fue realizado por expertos de la Policía de Seguridad Aeroportuaria a pedido de los fiscales Matías Edery y Natalia Benvenuto.

• LEER MÁS: "Cuando Rosana llegó a mi casa no estaba así, el miedo apareció después"

Según indicaron fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA) para la realización de la pericia se utilizó la misma máquina que funciona en aeropuertos.

Ante esta novedad, desde el MPA indicaron que la causa será remitida a la Justicia Federal, que es el fuero que interviene en causas por narcotráfico.

El tiempo y la verdad

A medida que transcurren los días y avanza la investigación comienzan a conocerse detalles de lo que ocurrió el pasado 9 de septiembre por la noche a la vera de la autopista entre Rosario y Buenos Aires cuando Valdés terminó con dos disparos de arma de fuego en su cuerpo.

En su versión inicial, que luego ratificó ante fiscales rosarinos, el oficial de 51 años dijo que habían parado al costado del camino a cambiar la yerba del mate cuando frenó en el lugar una camioneta de la que bajaron encapuchados con intenciones de asaltarlos en un robo al voleo. Según ese relato, él repelió el atraco y eso originó el tiroteo en el que resultó herido.

Esa versión originó múltiples interrogantes que la tornaban cada vez menos creíble. Al punto que la ministra de Seguridad de la Nación Patricia Bullrich optó, al día siguiente del ataque, por encuadrarlo como un "claro mensaje mafioso" que atribuyó a la tarea que Valdés como jefe de la PFA desarrollaba contra el narcotráfico.

La oscuridad del episodio y la falta de evidencias alumbraron tres hipótesis para no descartar: la del robo alegada por la víctima, la del ataque vinculado con la función policial de Valdés y la de un problema personal entre los dos ocupantes del auto. Conforme avanzaba la investigación las tres iban ofreciendo algo en común: cada prueba que se cotejaba terminaba por demostrar algo en contra de cada teoría.

Finalmente se supo que sí hubo una camioneta en la escena, pero de ese vehículo no bajaron desconocidos encapuchados. Según pudieron reconstruir los investigadores, Valdés conocía a los ocupantes y el diálogo que mantuvo con ellos terminó en el tiroteo.

Ahora, los peritajes arrojaron nuevos elementos a la causa. El bolso tenía restos de metanfetamina y de éxtasis. Valdés había llegado en mayo a Santa Fe para hacerse cargo de la jefatura luego del desplazamiento de su antecesor y otros cinco efectivos de la delegación de Santa Fe por presuntos vínculos con bandas narco. Todo hace pensar que no es una casualidad ni una ironía del destino.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario