Judiciales

Juzgan un hombre que abusó durante años de su hijastra

El acusado es un hombre de 38 años. La Fiscalía pide una pena de 15 años de prisión

Martes 12 de Febrero de 2019

Un hombre de 38 años identificado son F. J. G. comenzó a ser juzgado este martes como autor de delitos contra la integridad sexual de una niña menor de edad –hija de la mujer que era su pareja– cometidos en la ciudad de Santo Tomé.

Según informó la Oficina de Prensa del Ministerio Público de la Acusación, la investigación de los hechos estuvo a cargo de la fiscal Alejandra Del Río Ayala, quien estará acompañada en el debate por el fiscal Matías Broggi Forclaz. Los funcionarios del MPA solicitarán una pena de 15 años de prisión para el acusado por la autoría de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante calificado, en concurso ideal con corrupción de menores agravada.

El tribunal que tendrá a su cargo el debate estará compuesto por los jueces Gustavo Urdiales (presidente), Rosana Carrara y Sergio Carraro.

Confianza

Los hechos investigados por la fiscal Del Río Ayala fueron cometidos en la vivienda en la que convivían el acusado, la mujer que era su pareja y la niña (que es hija de la mujer). “El acusado formaba parte del círculo más íntimo de confianza de la víctima y había asumido un deber de cuidado que implica abstenerse de ciertas conductas como deber de evitar –en forma activa– que queden expuestas a ciertos riesgos. Esto se puso de manifiesto desde el momento en que la niña pasaba tiempo al cuidado exclusivo del acusado”, expuso la fiscal.

Del Río Ayala agregó que “los abusos fueron cometidos en fechas indeterminadas durante aproximadamente seis años”. En tal sentido, manifestó que “se trata de un hecho gravísimo con el que el acusado generó un real sometimiento y humillación en la niña que, al momento de los abusos, transitaba la escuela primaria”.

“Por otra parte, la diferencia de edad entre el acusado y la víctima, la convivencia que los unía, la modalidad, la duración en el tiempo de los delitos y el estado de total indefensión en el que estaba la víctima, resultan perfectamente idóneos para adelantar el desarrollo normal, libre y progresivo de su sexualidad”, afirmó la fiscal. 

Aberrante

“El delito endilgado es de los más aberrantes que se pueden cometer contra una persona, en especial cuando se trata de niños y niñas. No solo por los derechos que vulnera, sino también por lo traumáticas que resultan estas acciones y las consecuencias que producen o podrían producir a lo largo de la vida de una persona”, argumentó Del Río Ayala.

Además, la fiscal del MPA se refirió a la investigación del caso y sostuvo que “la evidencia que logramos recolectar y con la que sustentamos la acusación, nos permite considerar que está suficientemente acreditada la materialidad del hecho delictivo, como así también la responsabilidad del acusado”.

¿Te gustó la nota?