Ovación

Diego Hernández, un verdadero ícono del rugby santafesino

Diego Hernández fue un gran primera línea, un pilar duro, que no retrocedió nunca en el rugby, jugó más de 20 en primera y en los seleccionados de la USR

Viernes 25 de Diciembre de 2020

Diego Hernández es un referente indiscutido del rugby santafesino. Es un ícono de varias etapas de trayectoria deportiva, como jugador y entrenador, primero en La Salle Jobson, luego en Santa Fe Rugby Club, y lógicamente que en los seleccionados santafesinos. Hernández fue un gran jugador, se retiró a los 43 años, jugó algo más de 25 años en la primera división, en sus comienzos en la entidad colegial y luego el Tricolor de Sauce Viejo, y cerca de 20 en los seleccionados de la Unión Santafesina de Rugby.

A Diego Hernández se lo recuerda como un gran primera línea, un pilar completo, que todo lo hacía bien, un líder indiscutido dentro y fuera de la cancha, siempre disponible para transmitir y acompañar. Siempre tuvo una visión integral del juego, y supo aportar referencias para mejorar las estrategias. Hombre de rugby, integrante de un gran grupo de amigos que vienen desde el colegio Jobson, varios diseminados por diferentes puntos del país, constructor de una hermosa familia junto a su esposa, e hijo de una persona muy querida en el ambiente del rugby, tanto en el SFRC como en el seleccionado, como fue Cacho Hernández.

"La cuarentena la estoy pasando dentro de todo bien, un poco como todos, es algo raro que a ninguna generación le ha tocado vivir, digo a una pandemia de este tipo, entonces uno va aprendiendo en el día a día. El rugby se extraña mucho, el tema de los partidos, los entrenamientos, el no poder concurrir al club, pero hay otra prioridad más importante que es la cuestión de salud", arrancó expresando Diego Hernández a UNO Santa Fe.

El exprimera línea del plantel superior de Santa Fe Rugby Club, Diego Hernández, contó que "por el problema de salud que tuve, me tuve que guardar acá en mi casa todo el mes de abril, y mediados de mayo. A partir de ahí pude regresar a mi trabajo, yendo durante un tiempo a la mañana, tengo una oficina privada, por lo tanto, no tenía contacto con nadie, y a la tarde trabajando desde mi casa. Cuando se empezó a liberar el tema de los trabajos, iba seguro a la mañana y a veces de tarde, sino me quedaba a hacer home office".

Diego hernandez icono de santa fe rugby 2.JPG
Talentoso primera línea, Diego Hernández, jugó más de 20 años en primera división de Santa Fe Rugby Club.

Talentoso primera línea, Diego Hernández, jugó más de 20 años en primera división de Santa Fe Rugby Club.

"En el club estaba este año entrenando la M19, el grupo de entrenadores por segundo año con Pedrito Benet, Joaquín Galuccio y Lalo Herrera, con él ya venía trabajando hace unos años, con Pedro y Joaquín era el segundo. Para mantener los chicos activados nos propusimos hacer unos zoom, como han hecho todos los clubes, le buscamos la manera para los domingos a la tarde. En la parte física el profesor Carlitos Ávalos les pasaba las rutinas y los chicos las cumplieron mejor de lo que podíamos esperar", contó el exentrenador del plantel superior del Santa Fe Rugby Club, Diego Hernández.

Los comienzos con la ovalada

Una pregunta estuvo direccionada a conocer como fueron sus comienzos en el rugby, a lo que muy amablemente respondió que "en el primer año de secundaria del colegio La Salle, con Roberto Moreno que no sé qué vio pero me inicié a jugar allí, vio a varios y descubrió más de uno, y no se equivocó. En esa época era sexta división, de mi curso no eran muchos, los demás se dedicaban al fútbol y al básquet. Recuerdo que estaban Ricardo Melini, que está ahora en la comisión directiva del SFRC, y no muchos más. El entrenador cuando empiezo era el Toto Sala, que lo tengo de vecino. A partir de ahí empecé a tener de entrenadores a gente que sin saberlo iba a tener de compañeros en la primera".

En todo jugador de rugby es clave e inolvidable el momento en que se debuta en la primera, y sobre esto Diego Hernández, comentó que "debuté a los 17 años, con CRAI un partido en Cabaña Leiva, que llovía, y a la una de la tarde me pasó a buscar Raúl De Baiggio, y me pregunta, que tenés que hacer, y le respondo nada, bueno prepárate porque te va a tocar jugar en primera. De entrenadores ya estaban él y el Fino López, y el pilar rival fue Cayetano Massi. Tenía de compañeros al Bebe Yanotti, Aldo Pierotti, Patán, Coa Gallo, los Patrizzi, es decir ya una primera importante. Era el año 81 que hasta el año 84 salimos campeones en ese momento con La Salle. Después en el 85 compartido con CRAI y Liceo, y en el 86 campeones solos con La Salle, y ese mismo año nos vamos y se forma Santa Fe Rugby".

Diego hernandez icono de santa fe rugby 3.JPG
Diego Hernández destacó el apoyo de su familia, ya que sin eso no podría haber jugado tanto tiempo en el club y en el seleccionado de rugby.

Diego Hernández destacó el apoyo de su familia, ya que sin eso no podría haber jugado tanto tiempo en el club y en el seleccionado de rugby.

Los inicios de una nueva institución

Diego Hernández contó sobre aquel momento clave para la vida de la entidad de Sauce Viejo que "había mucha gente de la que decidió irse laburando mucho, te puedo decir de mi parte, con 22 años, que me dediqué a jugar. Si hacía falta, íbamos a colaborar, éramos unos gitanos para tener el lugar de entrenamiento, desde la Fiat pasando por otros lugares, hasta llegar al actual emplazamiento, pero fue una linda etapa, y aprendimos que con todo ese sacrificio le das más valor a las cosas. Tratamos ahora bajarle el mensaje a los chicos nuevos y no tan nuevos, que el club no nació así. El club se hizo de abajo, y hay que mantenerlo, y eso buscamos transmitirlo".

El actual entrenador de la M19 del Tricolor recordó que "Desde el 87 hasta el 93 fuimos siete años campeones, me acuerdo que seguían Raúl y el Fino, vino el Coa, Patán, pero empezaron a llegar las camadas de los que nos pasamos. A partir de ahí comienzan José De Biaggio, Guillermo Botta, que venía de El Quillá, yo lo conocí a los 18 en el seleccionado juvenil con Juan Mateo de entrenador y me lo traje. En esas camadas también llegaron Gustavo Álvarez, el Mono Poletti, y otros tantos, como Tapón Lombardi, Ángel Gorla, todos próceres. A partir del 94 empieza Uni su etapa de tantos campeonatos".

Se viene otra etapa, otro deporte, de pasar a jugar el Torneo Oficial a hacerlo en el Regional del Litoral. "Era otro deporte, otro rugby, otra preparación, la presencia de los equipos de Rosario fue todo un tema. Se empezó a rotar el tema de los entrenadores, estuvieron el Fefe, Pancho Montes de Oca, José De Biaggio, mechado Raúl De Biaggio, y otra camada de jugadores. Me da cierto orgullo, porque he jugado con los padres y los hijos. Por ejemplo, jugué con Raúl y con sus hijos Nicolás y Francisco, los Patrizzi lo mismo, entonces es algo lindo que se dio. Empezaron a llegar camadas como Leandro Carrera, José Pizzi, Pepe Bonfantti, los dos Obeid, Gregorio Favre, Gregorio Sanz y Fernando Báez. Con la 74 fue una relación especial porque los entrené en M17, y se armó un muy buen grupo. Que también estaba José Portillo y Chucho Moziman. Jugué hasta el 2007, un año antes que salgamos campeones".

Diego hernandez icono de santa fe rugby 4.JPG
Diego Hernández fue entrenador del plantel superior de SFRC, el seleccionado mayor de la Unión Santafesina de Rugby.

Diego Hernández fue entrenador del plantel superior de SFRC, el seleccionado mayor de la Unión Santafesina de Rugby.

"A partir del año 2000, que es cuando empieza el TRL, fue cuando comenzamos a pagar el derecho de piso, e ir formando y buscando conocer a que se jugaba con Rosario y Entre Ríos. Fueron cuatro años de aprendizaje, ir y comerse goleadas, otra preparación, se necesitaba más gente porque había más contacto. En el 2005 cuando clasificamos para las primeras finales, comienza otra etapa, como jugar esas etapas decisivas. Fueron tres finales, y la de 2008, doble satisfacción. Me retiré en 2007, pero me sentí parte de un proceso", destacó Diego Hernández del proceso deportivo tan exitoso del Santa Fe Rugby Club.

Más expresiones de Diego Hernández, un referente del rugby local

Para que una persona pueda llevar adelante una actividad deportiva siempre requiere del apoyo familiar. En este caso su señora Mariela, pero también su padre, Enzo Alfredo Hernández, conocido por todos como Cacho, quien falleció en septiembre de 2002, y sobre el cual todos guardan, incluido este redactor, un grato recuerdo. El exrugbier lasallano comentó que "fue clave en haberle podido dedicar mucho al rugby el apoyo de mi familia. Sin ello no podés jugar, y mi viejo me acompañó siempre. Un tipo sacado del fútbol, se fue metiendo y se ganó el aprecio de todos los chicos. El día que falleció jugábamos con Lince por el Torneo del Interior, un domingo del 2002, y después pusieron el nombre al vestuario, algo que se ganó. Tuve mucho apoyo de mi mujer, sino imposible jugar hasta los 43 años, porque para uno estar entrenado le tenés que sacar tiempo a la familia".

En cuanto a su presencia en el seleccionado santafesino, Diego Hernández destacó que "en el seleccionado también jugué muchos años, en el 81-82 con 17 años estuve en el Juvenil con Copete Burgos, ahí anduvimos en esos Argentinos de aquellas épocas. Al mayor me llaman en el 85, después del partido con Francia en cancha de Colón, para jugar el Argentino en San Juan, y estaba de entrenador Juan Manuel Mateo. Lo tuve muchos años, y en el seleccionado jugué, con algunas interrupciones, desde el 85 hasta el 2005, veinte años, que ascendimos en Alto Valle. Estaban Raúl De Biaggio, el Yanki Martin, creo que también Kiko, y de ese equipo recuerdo al Fede Merlo, Germán Córdoba, el Colo Moleón, Martín Gallo, Pica o Goli estaban, Mariano Taverna, un muy buen equipo, y un lindo grupo. De Rolando me llevé una muy buena impresión, un tipo muy terrenal, que le daba para chapear, pero era muy práctico y muy claro en los conceptos".

Diego hernandez icono de santa fe rugby 5.jpg
Diego Hernández, en una de las tantas alineaciones en su larga trayectoria en la prestigiosa institución de Sauce Viejo.

Diego Hernández, en una de las tantas alineaciones en su larga trayectoria en la prestigiosa institución de Sauce Viejo.

Más sensaciones

También comentó Diego Hernández, un ejecutivo de una importante empresa local, que "yo dejo de jugar en el 2007, y enseguida, en el 2008 y 2009, me puse a entrenar una M en el club, y a partir del 2010 hasta el 2015, estuve en el plantel superior, y muchos años también en el seleccionado. Una de las veces me llamó el Yanki para que vaya a dar una mano, también pasó Kiko Salva, el Mono Poletti, con el Colo Nacho Irigoyen, con Guille Aguilera, Pica Fernández y con Diego Acosta de Rafaela. Todos buenos grupos, igual yo nunca le dije que no al seleccionado, ni como entrenador ni como jugador".

"Santa Fe Rugby Club es mi familia, si yo te digo que no tengo amigos fuera del ambiente del club, no te estoy mintiendo. Mi familia está muy ligada al rugby. Mis dos cuñados, me dio un hermano como Guillermo Botta, mi hija jugó al hockey hasta que se dedicó al estudio, mi hijo llegó a jugar en primera, y mi viejo está enterrado ahí en el club, entonces más que eso no se puede decir", comentó Diego Hernández acerca de la importancia que tiene en su vida la prestigiosa entidad de Sauce Viejo.

Ante la consulta de como observa el presente del rugby santafesino, Diego Hernández sostuvo que "el rugby de Santa Fe, el año pasado, que es lo que tenés que tener como referencia, pero que ya viene desde hace dos años, la gente de Rosario se volvió a despegar, y es sencillo. Cuando vos tenés entrenadores rentados, esas diferencias se van notando. Jugadores rentados y el entrenador rentado, caso Duendes, Jockey, GER, Old Resian, y esas cosas marcan diferencias. Necesitas jugadores y gente que se dedique a eso. En un deporte en donde el contacto físico es primordial, cuando encontrás un grupo de jugadores preparados físicamente distinto a otro, las diferencias quedan marcadas, entonces ahí se nota mucho más".

Finalmente, con la cuestión de contar con un Puma santafesino, en relación a Mayco Vivas, Diego Hernández opinó que "me sorprendió Mayco, no lo tenía visto, porque en esa época que estuvo en el seleccionado juvenil yo estaba involucrado en el club. Me sorprendió esa facilidad para adaptarse a ese nivel, físicamente lo veo muy bien, y en el juego sensacional. Si vos tenés un pilar que por partido te mete diez tackles, no resiste el menor análisis. Está bien físicamente, su tarea básica la cumple perfecto, y aparte mete diez tackles por partido, más no se puede pedir".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario