Policiales

El registro de cámaras: la clave en el crimen del suboficial Foresto

La justicia busca establecer como fue la mecánica del violento suceso que se cobró la vida de un policía el domingo . Ayer, el fiscal Nessier imputó al principal sospechoso.

Lunes 27 de Febrero de 2017

Mientras la investigación del crimen de Alejandro Martín Foresto avanza en el peritaje de las cámaras de seguridad de la autopista y la esquina de avenida Perón e Iturraspe del B° Barranquitas, la justicia imputó este lunes por la mañana, un día después del violento suceso, al principal sospechoso. Se trata de Juan Carlos G. de 38 años, oriundo del barrio Piquete Las Flores y quien oficia como chofer de recolección de residuos en la empresa Cliba de la capital provincial. El mismo está acusado de haber sido el autor de la puñalada que le costó la vida a Foresto en la violenta madrugada del domingo, en momentos en que las dos personas regresaban a la ciudad, en autos separados, de los carnavales de la comuna de San Agustín.

La imputación estuvo a cargo del fiscal de homicidios, Jorge Nessier, el cual le atribuyó el delito de homicidio en carácter de autor luego de considerar que el acusado fue quien sacó del baúl de su auto, un Fiat Siena, un elemento cortante que le causó la muerte al policía de 25 años.

Relatos más que salvajes

Para atribuirle la culpabilidad de los hechos, el fiscal Nessier, indicó que existen una serie de evidencias que determinarían que Juan Carlos G., fue quien utilizó un "elemento incisivo y cortante" para ponerle punto final a la vida del joven. Estas evidencias se amparan en el relato de siete personas que narraron como fueron los hechos.

Las declaraciones fueron tanto de las personas que iban en el auto, un Fiat Siena, junto al imputado y las que acompañaban al fallecido en el Honda Civic. En este sentido, el funcionario aclaró que no hay ningún personal policial que haya declarado en Fiscalía por lo sucedido. "Son simplemente los allegados a la victima, incluso hemos tomado declaración a algunas personas allegadas al imputado que dieron su versión de lo acontecido y otras ajenas de los ambos grupos", señaló el funcionario del MPA.

La grabación y el cuchillo

La pesquisa, que hasta ayer había tenido solo 24 horas de estudio y recolección de pruebas, busca establecer si las cámaras de seguridad instaladas en la esquina de Perón e Iturraspe lograron captar como fue el sangriento suceso. "Son cámaras que registran algunos fragmentos del suceso y están siendo procesadas. Hemos hecho una observación superficial y preliminar. Están analizándose si se puede percibir el desarrollo del conflicto desde su inicio", explicó Nessier. Dichos registros serán fundamentales para demostrar como fue el la escena del crimen y además establecer si se condicen con las declaraciones.

Desde Fiscalía también se informó que hay dos elementos que fueron secuestrados y serían los que presuntamente se utilizaron para apuñalar en la zona del toráx a Forastelo. "Están secuestrados algunos elementos. Hay numerosas pericias en curso, tanto de los vehículos como las mismas pericias medicas realizadas tanto de la victima como de las personas que participaron del hecho y que también registraban distintas lesiones", detalló el fiscal de la Unidad Especial de Homicidios.

Por último, Nessier indicó que la investigación tiene un "deber de actuación bajo principio de objetividad". En consecuencia, destacó: "reunimos tanto lo que es la prueba de cargo como así también lo que propone la defensa como descargo y en ese sentido es lo que se va a ir desarrollando en estas tres jornadas que quedan hasta el análisis de la situación del imputado en cuanto a la privación de la libertad".

Carnaval violento

La muerte del suboficial Foresto se dio en su regreso de los carnavales de San Agustín. Alrededor de las cinco de la madrugada del domingo, el muchacho de 25 circulaba en un Honda Civic y al llegar al peaje de la autovía 19 y la autopista Rosario-Santa Fe inició una discusión con otro automovilista, Juan Carlos G., quien manejaba un Fiat Siena. Los dos iban con familiares a bordo.

Por un lado, Foresto llevaba a su pareja -con la cual esperaba un hijo-, la hermana de la misma y un amigo. Mientras que el imputado circulaba con su esposa, un amigo y tres hijos.

La principal hipótesis se centra en que tras la áspera discusión en el peaje, hubo una serie de imprudencias al volante y eso causó la bronca de los dos conductores. Cuando llegaron a la esquina de Perón e Iturraspe el desenlace fue el que nadie imaginó. Una presunta gresca logró que el suboficial -que prestaba servicios en la Brigada de Orden Urbano (BOU) de la UR 2 Rosario- termine muerto a raíz de un fuerte herida cortupunzante.

Con la idea de la nulidad

La defensa del imputado, a cargo del abogado particular, Gabriel Luna, planteó la nulidad del procedimiento policial. El pedido se amparó en que "faltan elementos trascendentes de pruebas" como testigos que se acercaron a la Comisaría para realizar una declaración y solo se les tomó nota y no se dejaron registros por ningún lado.

No obstante ello, cuestionó y solicitó al juez Héctor Candioti que incorpore a la próxima audiencia la divulgación de imágenes del imputado que trascendieron por las redes sociales. En tanto, pidió que su defendido permanezca alojado en una dependencia policial del índole federal. "Es por un espíritu de cuerpo. Por ello, los familiares entienden que no existen garantías", destacó.

En torno a como fue el hecho, Luna hizo referencia a que la persona fallecida, Foresto, tuvo una "actitud de ataque" hacia las personas en el lugar. "Se produjo una gresca generalizada", concluyó.

¿Te gustó la nota?