En debate

Una diputada llevó una planta de marihuana a la sesión y hubo polémica

Fue en el marco de la media sanción de un proyecto que dispone la autorización y legitimidad de autoabastecimiento de cannabis con fines terapeuticos en la provincia

Jueves 02 de Julio de 2020

La diputada Agustina Donnet puso el tema del cannabis en el centro de la escena de una forma pragmática. Llevó una plantita de marihuana a la sesión de Diputados para fundamentar el proyecto de ley que dispone la autorización y legitimidad de autoabastecimiento de cannabis con fines terapéuticos en la provincia. La iniciativa recibió media sanción y pasó al Senado.

"Voy a empezar mostrando algo que algunos tal vez no conocen", dijo Donnet y sacó de una bolsa una planta de marihuana. "Me parece importante decir esto, que es una planta. Por momentos parece que estamos hablando de una cosa extraordinaria y, en realidad, es una planta", enfatizó.

Embed

Los cuestionamientos a la inciativa llegaron desde los bloques Somos Vida y Somos Vida y Familia quienes expusieron diferentes argumentos. El diputado Walter Ghione se quejó porque llevaron una planta de marihuana al recinto y calificó ese hecho como una provocación y un delito. Incluso les sacó fotos a las diputadas que hablaron a favor del proyecto con la planta sobre la banca y realizó una publicación en redes sociales, algo que despertó el enojo de la diputada Mónica Peralta, que dijo que "resulta bastante ofensiva la publicación que realizó en sus redes" y lo acusó de hacerlo "desde la profunda ignorancia e intolerancia".

Por su lado, Amalia Granata adelantó su voto en contra y el rechazo a la ley. "Conocemos la planta, diputada Donnet, y el daño que hace la planta y la adicción que genera en ciertos jóvenes. A veces lleva a iniciarse en otras drogas más duras", advirtió y planteó la duda de cómo se controla "que ese autocultivo vaya al aceite de cannabis y no al consumo adictivo".

Ghione cuestionó a diputadas planta marihuana.png

Por su parte, Nicolás Mayoraz sostuvo que lo que habría que hacer es adherir a la ley nacional ya que en la Argentina "no se permite el autocultivo y mucho menos para terceros, tal como lo plantea este proyecto". Además, se mostró a favor de modificar el estatuto del LIF (Laboratorio Industrial Farmacéutico) de Santa Fe para que esa institución estatal se encargue de la producción del aceite terapéutico. "Si el problema es el Estado ausente, exijámosle que se haga presente", concluyó.

Pero diputadas y diputados del socialismo le recordaron que desde 2016 lo intentaron infructuosamente debido a la falta de voluntad política del entonces presidente Mauricio Macri.

Lucila De Ponti, diputada justicialista, se mostró a favor de la iniciativa y admitió que si el proyecto termina siendo ley "entiendo que va a haber un problema de fondo que no se va a resolver, que es el problema con la ley nacional de drogas".

Que una plantita no tape el bosque

Donnet consideró que con esta iniciativa se viene a saldar una deuda con la larga lucha que vienen manteniendo distintas asociaciones que pelean por acceder al aceite de cannabis para su uso terapéutico y que "Santa Fe vuelve a ser pionera, como lo fue con la ley de cannabis medicinal en 2016".

El proyecto originalmente de la exdiputada Silvia Augsburger y Rubén Giustiniani, regula la autorización para sembrar, cultivar y conservar cannabis y sus derivados con recomendación médica para su uso terapéutico. Eso le permite a las personas físicas, el Estado provincial y las asociaciones civiles sin fines de lucro llevar adelante esas actividades.

Además, crea un registro provincial de personas autorizadas al autoabastecimiento que el Estado provincial pueda producir cannabis con fines terapéuticos a través del Ministerio de Salud y que se brinde asesoramiento al personal de salud y a todas las personas autorizadas.

Donnet remarcó que hay provincias como Chubut, Salta y Jujuy que aprueban el cultivo, pero aclaró que ninguna tiene regulado el autocultivo, que "es una demanda histórica de las organizaciones cannábicas y de las mamás del cannabis medicinal".

"Lo cierto es que las mamás siguen sin tener una solución. Estamos convencidos de que el dolor no puede esperar más. El cannabis fue utilizado por diversas culturas a lo largo de la historia. La prohibición se impuso en la década de 1970 por la guerra contra las drogas que impulsó (el expresidente de los Estados Unidos, Richard) Nixon", agregó.

Por último, Donnet expresó: "El Estado tiene que dar una respuesta a esto, no puede estar ausente. Las mamás se están arriesgando a 15 años de prisión".

Ahora el proyecto quedará en manos de los senadores que, si bien son un cuerpo tradicionalmente más conservador que la Cámara de Diputados, también cuentan con el antecedente de 2016 cuando avalaron el proyecto de ley de cannabis medicinal. Ahora empezará otro debate.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario