Santa Fe

Walter Agosto dijo que la provincia no entró en default gracias a su ahorro fiscal

El ministro de Economía brindó detalles del pago del primer vencimiento de la deuda por 500 millones de dólares que se tomó en 2017. Cuestionó el retraso en la aprobación del presupuesto y el desequilibrio fiscal de Lifschitz

Lunes 28 de Marzo de 2022

El ministro de Economía, Walter Agosto, aseguró que la provincia de Santa Fe no entró en default porque acudió a recursos de su ahorro fiscal para pagar el primer vencimiento de la deuda de 500 millones de dólares que tomó la provincia en 2017, cuando Miguel Lifschitz era gobernador.

Agosto aprovechó la oportunidad para cuestionar el retraso en la aprobación del presupuesto 2022 (que se dio el 17 de marzo pasado), donde estaba prevista la habilitación al Ejecutivo para tomar deuda por 17.000 millones de pesos para afrontar este primer pago, y para defender su política de ahorro fiscal, que fue muy cuestionada por la oposición.

En la conferencia de prensa el ministro estuvo acompañado por el gobernador Omar Perotti, quien destacó que se cumplió en tiempo y forma con el pago de la primera cuota por un total de 133.8750.000 dólares (125 millones del servicio de deuda y 8.750.000 dólares en intereses). El desembolso se realizó el 23 de marzo pasado.

Agosto explicó que el total abonado corresponde al primer servicio de deuda del bono denominado SF23, que equivale al 50 por ciento del capital de dicho bono que significan 250 millones de dólares. "Ese bono fue emitido en marzo de 2017. Mientras que también se emitió otro bono por los otros 250 millones cuyo vencimiento opera más adelante", aclaró Agosto.

Luego el ministro cuestionó las condiciones que se aceptaron en ese endeudamiento al compararlo con el que consiguió la gestión de Omar Perotti para el programa de Conectividad. El funcionario dijo que el bono SF23 fue emitido a un plazo de seis años con una tasa de interés del 7 por ciento anual en dólares. "Me interesa destacar que el préstamo del gobierno de la provincia suscribió con la Corporación Andina de Fomento para el programa de Conectividad tiene una tasa de interés del 2 por ciento anual y un plazo de amortización de 15 años con cinco años de gracia", comparó.

Luego destacó el "esfuerzo de magnitud" que significó para el gobierno de la provincia hacer frente a este pago "en un contexto condicionado por la escasez de dólares". También marcó desde una perspectiva numérica cómo fue la evolución del servicio de la deuda en dólares en los últimos años. Agosto dijo que en 2018 y 2019 este vencimiento significaban 2.300 millones de pesos promedio. Mientras que a 2022 esa cuenta asciende a más de 23.000 millones de pesos.

El ministro también mostró lo que significa el pago en términos presupuestarios. Respecto al gasto público total, en 2018 y 2019, el servicio de la deuda en dólares era en promedio menos del 1 por ciento del gasto público de la provincia. "Ahora estamos en torno al 3 por ciento. Cuando nosotros nos referimos al esfuerzo fiscal está vinculado con estos números", afirmó.

"No llegamos aquí de un día para el otro. El gobernador siempre nos plantea que un adecuado manejo de las cuentas públicas nos requiere planificación financiera, más aún en contextos adversos", dijo y cuestionó a la gestión anterior: "El punto de partida de esta planificación fue revertir la situación de desequilibrio fiscal que la provincia tenía en 2019. Eso fue esencial para lograr estabilidad en la ejecución de las políticas de gobierno y, además, generar estos recursos adicionales al presupuesto para tratar de hacer frente en tiempo y forma a los compromisos de deuda que tenía la provincia".

Por otra parte, Agosto enmarcó que "este esfuerzo fiscal" se logró en el marco de una situación económica compleja que fue aún más pronunciada como consecuencia de la pandemia. Eso se reflejó en "un estrés permanente sobre las reservas del Banco Central y sobre la cotización del tipo de cambio". Además, marcó que de forma paralela el país estaba en un proceso de renegociación de deuda y de un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Por eso dijo que parte del esfuerzo estuvo vinculado a una estrategia para que la provincia pueda conseguir los dólares y que lo haga al tipo de cambio oficial.

El mecanismo que empleó la provincia para hacerse de los dólares fue requerir al Banco Central la compra de dólares, lo que se produjo en la última semana previa al pago en cuotas diarias.

Asimismo señaló que en el proyecto de presupuesto que el gobierno remitió a la Legislatura provincial el 30 de septiembre del año pasado estaba previsto un financiamiento del orden de los 17.000 millones de pesos que tenía como objetivo principal hacer frente a esta amortización de deuda y de intereses. "Pero el presupuesto tuvo aprobación el 17 de marzo, unos días antes de que este vencimiento operara. Por ende resultaba imposible que la provincia haya tomado ese vencimiento", señaló.

"Para no entrar en default –indicó– el gobierno de la provincia concretó el pago con parte de su ahorro fiscal que no tenía como fin afrontar el pago de esta deuda. Aquí hay un ejemplo muy concreto de la importancia que tiene contar con ahorro fiscal para tener márgenes de maniobra cuando algunas situaciones imprevistas se pueden producir. No obstante queremos decir que la provincia va a procurar a partir de la semana próxima hacer efectivas esas autorizaciones de endeudamiento que están previstas en el presupuesto para recomponer la liquidez y para no subestimar o no utilizar recursos previstos que están en el presupuesto que ahora tiene la provincia".

"Es una suma importante que habrá que conseguir en el mercado local. La provincia lo irá haciendo de manera gradual y tratando siempre de buscar las mejores ventanas de oportunidades para que las condiciones de ese financiamiento sean las mejores posibles", aclaró.

En ese marco, Agosto refirió que hay 14 provincias que tuvieron que afrontar desde 2020 financiamiento en dólares. "Casi todas tuvieron que reestructurar sus deudas y algunas de ellas entraron previamente en default. Afortunadamente, de esta manera, Santa Fe es una de las dos provincias que termina esta primera etapa de vencimiento en deuda en dólares sin necesidad ni de reestructurar su deuda ni de entrar en default. Eso es importante porque de algún modo contribuye a preservar el crédito que tiene la provincia, que es algo que históricamente la provincia fue logrando a partir de honrar sus deudas", concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario