pandemia

Los enfermeros santafesinos están "agotados" ante el aumento de casos

La segunda ola de contagios de coronavirus llegó con más internaciones y trabajo. Los enfermeros luchan por ser reconocidos como profesionales de alto riesgo

Miércoles 21 de Abril de 2021

Los enfermeros realizan un trabajo excepcional dentro de los centros de salud y durante la pandemia demostraron ser más que irremplazables. Siempre al pie del cañón, todo el personal de salud denuncia cansancio, síndrome de burnout, y falta de un reconocimiento económico de sus esfuerzos. Ante la segunda ola de contagios de coronavirus, ¿cómo es la situación de los enfermeros?

El presidente del Colegio de Profesionales de Enfermería de Santa Fe (CPE) Carlos Azogue confirmó que hace una semana y media empezaron a aumentar las internaciones en los efectores de salud y aseguró que se nota una diferencia con la primera ola: “Los casos están aumentando de manera muy brusca y hay ingresos muy importantes en el sistema de salud; nos está pegando un poco más de cerca a todos”.

En diálogo con UNO Santa Fe Carlos Azogue adelantó que, como ya pasó en 2020, “a medida que aumentan los contagios se sobrecarga el sistema de salud y, teniendo en cuenta que entre un 40 y 60 por ciento de los enfermeros tiene doble jornada laboral, eso impacta directamente en un cansancio físico, mental y emocional”.

Consultado sobre el rol que jugó la cuarentena del año pasado en la progresión más paulatina de contagios, Azogue aclaró que hay una conjunción de distintos factores: “Uno es la cuarentena, otro que la cepa que está circulando es otra”.

enfermeros santa fe.jpg
El presidente del Colegio de Profesionales de Enfermería de Santa Fe indicó que la mayoría de los enfermeros está vacunada y expresó que personalmente siente una gran tranquilidad.

El presidente del Colegio de Profesionales de Enfermería de Santa Fe indicó que la mayoría de los enfermeros está vacunada y expresó que personalmente siente una gran tranquilidad.

El personal de salud, irremplazable

“A medida que aumenten los casos y las instituciones sanitarias se organicen para incorporar más camas se van a necesitar más enfermeros”, explicó el representante de los enfermeros santafesinos. “La mayoría de los que se recibieron están trabajando, hay un pequeño remanente para cubrir la necesidad pero no solamente se van a necesitar enfermeros, se van a necesitar médicos terapistas”.

Azogue fue claro: “No alcanza con poner camas y poner respiradores”. Recalcó que ante esta nueva ola de contagios hay que tener el recurso humano suficiente para sostener esa reorganización que se da en las instituciones para atender más pacientes: “Es muy importante el recurso material pero más importante el recurso humano”.

En este sentido, explicó que la pandemia impacta de forma diferente en el personal de salud, aunque claramente el cansancio es compartido. “La saturación del sistema de salud nos agarra siempre trabajando en dos lugares, con lo cual impacta considerablemente en la situación de los enfermeros. Ya venimos con un cansancio extra, aumenta la demanda, el cansancio se agudiza. Esa es la situación de los enfermeros: el doble empleo nos juega desfavorablemente en esta situación de pandemia”, destacó Azogue.

Al límite

Desde el Colegio de Profesionales de Enfermería de Santa Fe el año pasado hicieron una investigación sobre síndrome de Burnout y se pudo medir ese nivel de cansancio. Azogue expresó: “El personal de salud siempre estuvo al pie del cañón para dar respuesta y lo preocupante en el caso de enfermería es que ingresamos a esta situación de estrés a los efectores de salud con una situación muy distinta que es la doble jornada laboral”.

Según el representante, los enfermeros deben trabajar en dos lugares diferentes para subsistir con los sueldos que reciben y además la carga horaria es muy alta. Sin embargo, consultado sobre las posibles restricciones que se implementarían para bajar los casos, Azogue reconoció que “la mayoría de los enfermeros se encuentran en una disyuntiva entre salud y economía”.

“Si nos preguntás como personal de salud indudablemente las restricciones cabrían. Pero si lo analizás desde la necesidad que tenemos todos los laburantes de salir buscar el mango todos los días y de tener gente allegada que está en esa situación, la verdad es que tales restricciones causarían un perjuicio”, explicó.

“Hace falta que en este momento de pandemia se reconozca a la enfermería como una profesión de alto riesgo. Nosotros lo tenemos estipulado en el artículo 25 de la Ley provincial Nº 12.501 de regulación del ejercicio de la enfermería pero todavía no se dio a pesar de que tenemos una sentencia judicial firme”, explicó Azogue.

enfermeros santa fe reunión.jpeg
Durante abril se reunieron los representantes de los enfermeros en Santa Fe con el Ministerio de Gobierno para avanzar en la reglamentación de alto riesgo prevista en el artículo 25 de la Ley del Ejercicio de Enfermería Nº12.501.

Durante abril se reunieron los representantes de los enfermeros en Santa Fe con el Ministerio de Gobierno para avanzar en la reglamentación de alto riesgo prevista en el artículo 25 de la Ley del Ejercicio de Enfermería Nº12.501.

El camino legal

El representante de los profesionales de enfermería contó que las claves para mejorar las condiciones laborales de los enfermeros son: la Ley 13.968, que indica que los enfermeros con título de grado pasen a escalafón provincial; y la reglamentación de la Ley 12.501 que reconoce a los enfermeros como una profesión de alto riesgo.

“Más tarde o más temprano se va a dar porque tenemos la ley sancionada y promulgada. Lo que falta es la voluntad política para caminar los dos caminos: el reconocimiento profesional y la reglamentación de las tareas de alto riesgo”, dijo Carlos Azogue.

“Las dos leyes tienen un impacto en las condiciones de vida de los enfermeros: reconocer a los enfermeros como una profesión de alto riesgo permitiría que el enfermero cuente con licencia profiláctica terapéutica, que tengan una jornada laboral reducida, que puedan tener un régimen jubilatorio diferencial”, informó.

Y agregó: “Reconocer a los enfermeros como profesional de salud generaría un incentivo para que los enfermeros que no tienen su título de grado lo puedan obtener. Eso impactaría económicamente pero más en mejorar el nivel de formación de los enfermeros que están en atención directa al paciente”.

En este sentido afirmó: "No hay un incentivo para que los enfermeros que terminan la tecnicatura de enfermería vayan a los claustros universitarios a hacer la licenciatura los posgrados y tenemos enfermeros que hoy son gasistas, peluqueros, reparadores de aire acondicionado” porque no hay incentivo económico.

Por último aseguró que “en Santa Fe la ley está sancionada pero las distintas organizaciones de enfermería del país están reclamando por el reconocimiento profesional de los enfermeros”. También recalcó que nuestra provincia es la más adelantada en este reclamo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario