fue atendida en el Alassia

Una nena terminó internada por tres picaduras de alacrán

El alacrán la picó mientras dormía en su cama en Santo Tomé. Ya fue dada de alta después de recibir tratamiento en el Hospital de Niños

Martes 28 de Diciembre de 2021

Este lunes a última hora, una familia llegó en alerta al Hospital de Niños desde el centro de la ciudad de Santo Tomé por las picaduras de alacrán a una nena de diez años. De acuerdo a información policial, la niña estaba durmiendo en la cama de su pieza cuando recibió tres ataques del insecto en la rodilla, la mano y el hombro derecho.

Los padres de la nena llamaron en primera instancia a la policía y se les sugirió que se dirijan a un nosocomio al cual fueron acompañados por los uniformados. Pablo Ledesma, médico pediatra del Hospital de Niños Dr. Orlando Alassia confirmó a UNO que la paciente fue dada de alta esa misma noche, horas más tarde. "Fue catalogada como leve y por protocolo quedó en observación en la guardia para ver la evolución de los síntomas. Como no presentó ninguno después de las horas indicadas para observación se le dio el alta", comentó el profesional.

Al ser consultado por los síntomas que pueden presentar al ser afectados por un alacrán, dijo que en primer lugar es el dolor en el lugar de la picadura muy intenso. En este caso, explicó que pueden llegar a necesitar un tratamiento analgésico. En cuanto a los síntomas generales, Ledesma detalló que pueden ser vómitos, alteraciones de la conciencia, taquicardia y a veces hasta pérdida de la conciencia. "Esos síntomas van marcando la gravedad del cuadro", agregó.

Embed

Alacrán

Estos invertebrados pueden encontrarse en cualquier época del año pero registran un aumento en el verano, sobre todo en noches de mucho calor. El peligro proviene de picaduras y el veneno que el animal deja cuando toma contacto con una persona. En los casos más extremos puede ser de suma gravedad.

Para evitar accidentes se recomienda extremar cuidados para no entrar en contacto con un alacrán; mantener el hogar y alrededores libres de escombros, ladrillos, tejas, leña, maderas; tapar las grietas u orificios de los revoques de las paredes, sobre todo si éstas son de ladrillo hueco; y sellar las cámaras de las cloacas.

También, se sugiere colocar malla metálica en las rejillas de las casas y utilizar insecticidas que sean inocuos para los humanos, animales y plantas. Si encontró uno en la casa, revisar la cama antes de acostarse, no dejar ropa en el suelo y si ello sucede, sacudirla antes de utilizarla, al igual que a los zapatos: se deben revisar antes de ser colocados.

¿Cómo reconocer un alacrán?

El Tityus trivittatus es la especie que con más frecuencia se encuentra en la región y la más peligrosa. Presenta una cola con aguijón y púa, pinzas alargadas y el dorso con tres rayas longitudinales oscuras.

La longitud total en un ejemplar adulto de alacrán es entre 40 y 65 milímetros, generalmente de color amarillento o amarillo rojizo, con tres bandas oscuras longitudinales en su dorso, mientras que los ejemplares más jóvenes son de coloración más clara. Tienen cuatro pares de patas, un par de pinzas, y un par de quelíceros (apéndice prensor).

Dónde se los encuentra

Este es un animal de hábitos nocturnos, que permanece oculto durante el día en el suelo o entre las cortezas de los árboles, aunque también es frecuente encontrarlo en lugares habitados, en sitios con maderas caídas, escombros, tejas, ladrillos (ámbito peridomiciliario); pero además, dentro de las casas, en grietas de paredes, pisos, zócalos, huecos de revestimiento de maderas; en desagües que conectan con cloacas; habitaciones y depósitos sin aireación; o detrás de cuadros, bajo los muebles o entre la ropas y los zapatos.

alacran unl.jpeg
Tityus trivittatus, una especie de alacrán venenosa. Se caracteriza por ser de coloración marrón claro.

Tityus trivittatus, una especie de alacrán venenosa. Se caracteriza por ser de coloración marrón claro.

Síntomas

Se manifiestan con dolor en el sitio de la picadura, que en general es intenso, y una variedad de signos y síntomas locales y generales que se expresan con diferentes grados de severidad, entre ellos: palidez, náuseas, vómitos, salivación excesiva, piel de gallina y palpitaciones.

Por lo general, la picadura sucede de noche, la población más afectada son los niños pequeños y la localización es en miembros inferiores.

Hay factores que determinan la evolución, que dependen de la persona afectada: el peso, el estado nutricional, la presencia de enfermedades como asma, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, diabetes y de la especie del alacrán: el número y lugar de picadura, la cantidad de veneno inyectado y la época del año.

¿Cómo actuar ante una picadura?

Es fundamental actuar con rapidez y concurrir rápidamente al centro más cercano para su atención y tratamiento y, como se produce dolor intenso, se puede colocar hielo en el sitio afectado para aliviar las molestias mientras se transporta a la persona.

Si en la consulta hay síntomas de gravedad, el paciente recibirá suero antiescorpiónico para neutralizar la toxina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario