Santa Fe

A 100 años del nacimiento del sacerdote santafesino Osvaldo Catena

Conocido por ser el creador de la letra de la Misa Criolla, que dejó parte de su obra en Santa Fe. El recuerdo de quienes trabajaron con él

Lunes 13 de Abril de 2020

Hace 100 años, un 13 de abril de 1920 nacía en la localidad santafesina de Mariano Saavedra, Osvaldo Catena. En su infancia ayudó a sus padres en la panadería propiedad de su padre hasta que este después de 30 años de trabajo decidió venderla. Se mudaron a San Vicente y se instalaron en una chacra a 5 km del pueblo por falta de viviendas en la ciudad. Una vez finalizado sus estudios primarios, y tras rechazar una propuesta de su maestro de enseñar en los grados inferiores en premio a su conducta intachable, ingresó en el Seminario, gracias al ofrecimiento del padre Rotta del establecimiento privado donde asistía Osvaldo de costear su carrera, con la edad de 13 años. Previamente se preparó con el maestro Pío Bautista Massera durante dos años.

Embed

Cuando tenía 23 años fue ordenado presbítero y fue elegido para colaborar en el Concilio Vaticano II como experto en Liturgia, además en ese entonces era capellán del colegio del Calvario donde se distinguía por regalar toda la ropa y el dinero que poseía. Su gusto por la música y la liturgia, que estudió con toda seriedad, lo llevaron a editar y publicar dos ediciones musicalizadas del libro de los salmos, de las cuales la última –72 Salmos para cantar– sigue en uso en distintas parroquias y diócesis de habla hispana.

Además de su labor pastoral, ocupó un lugar destacado para la música en la ciudad, donde ejerció el cargo de director del Instituto Superior de Música, dependiente de la Universidad Nacional del Litoral. En 1967 publicó bajo el sello Ricordi de Buenos Aires sus "60 Cánones para grandes y chicos."

Embed

En consonancia con su compromiso con los más pobres y con su pertenencia al Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo, fue destinado a vivir en lo que posteriormente sería Villa del Parque, Santa Fe, donde hay una calle que lo recuerda con su nombre. Más precisamente el 4 de mayo de 1968, llegó con una sotana y una valija en la mano y se instaló en un rancho de barro y techo de cartón.

Padre catena Villa del parque escuela.jpg

Luego del golpe de Estado de 1976 se trasladó a Benito Juárez, provincia de Buenos Aires, donde fue párroco hasta su muerte, en 1986. Durante esos años siguió alentando la renovación litúrgica que se seguía produciendo como efecto del Concilio Vaticano II. Fundó, para tal fin, el Grupo Pueblo de Dios, con el que editó y grabó numerosas piezas musicales para la liturgia cristiana.

Villa del Parque

El barrio, que antiguamente se llamaba El Triángulo recibió al padre Catena que en 1956 era capellán del colegio del Calvario. Con sotana, su acordeón y la bendición del padre Trucco, el 4 de mayo de 1968 decidió quedarse a vivir entre su gente, en un ranchito de barro con techo de cartón. Hoy en su agradecimiento, por todo lo realizado, la calle principal del barrio lleva su nombre. Allí mismo hizo su misión y dejó la escuela primaria y la escuela media, la guardería y el jardín de infantes del barrio. Además dejó el centro de salud y un coro que hoy también tiene su nombre.

padre osvaldo catena 2.jpg
El padre Osvaldo Catena

El padre Osvaldo Catena

La Misa Criolla

El músico Ariel Ramírez estaba componiendo la Misa Criolla en los primeros años de la década de 1960 y le solicitó ayuda a Catena quien se había encargado de traducir textos del latín al castellano junto a los también sacerdotes Alejandro Mayol y Jesús Segade, posteriormente dirigió la grabación original junto a Ariel Ramírez en piano, Jaime Torres en charango y Domingo Cura en percusión, la participación del grupo coral de la Parroquia de Nuestra Señora del Socorro con las voces de Los Fronterizos, en ese momento compuesto por Gerardo López, César Isella, Eduardo Madeo y Juan Carlos Moreno.

Qué es el Grupo Pueblo de Dios (GPD)

El grupo quedó constituido en julio de 1977, en la ciudad de Azul, provincia de Buenos Aires, Argentina. Estaban presentes, además del obispo auxiliar de Azul, Emilio Bianchi, Mario Bazán, P. José Bevilacqua, Oscar Caamaño, Enrique Heugerot, Juan Carlos Maddío, P. Mamerto Menapace, Hilda Vazzano y Osvaldo Catena, el coordinador.

El Pueblo de Dios pasó a ser sujeto activo de la celebración litúrgica por gracia del Concilio Vaticano II (1965). Esto hizo que los artistas se inspiraran para la creación de nuevos cantos que dieran al pueblo una "participación consciente, plena y fructuosa", como lo exige el Concilio.

Desde entonces, el Grupo Pueblo de Dios ha editado gran cantidad de obras que asisten a los músicos de la Iglesia y a todos los cristianos que participan activamente en la animación litúrgica.

Embed

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario