Santa Fe

“A mi vieja le arrebataron a su amor y compañero de toda la vida, y nadie nos dio una respuesta”

Así se manifestó Andrés, el hijo de Gerardo Testi, un vecino del barrio Siete Jefes que este fin de semana fue asesinado en la puerta de su casa tras un intento de robo. Este mediodía, cientos de vecinos expresaron su repudio al lamentable hecho y pidieron justicia, y más seguridad para el barrio y la ciudad.

Lunes 22 de Diciembre de 2014

Andrés Testi, es el hijo de Gerardo, el ciudadano que falleció este viernes en la puerta de su casa cuando tres delincuentes intentaron ingresar a su hogar bajo la modalidad de “entradera” en el momento en el que su mujer regresaba a la vivienda que comparten ambos en el corazón de barrio Siete Jefes. Tras anteponer su vida a la de su esposa, y defender a Manuela, uno de los asaltantes le disparó en el pecho, terminó con su vida y escaparon.

Y esta muerte, fue lo que hizo que nuevamente los vecinos del barrio y de barrios vecinos, junto a familiares y amigos de la víctima de este hecho, se manifestaran en la esquina de Boulevard y Vélez Sarsfield pidiendo justicia por Gerardo y mayor seguridad para la zona y la ciudad, para que episodios como este no vuelvan a ocurrir. La acción fue acompañada por bocinazos y gritos de aliento y conformidad con los carteles y el reclamo, de la mayoría de los vehículos que por allí circulaban.

En diálogo con Diario UNO, Andrés expresó que está agradecido con el apoyo de los vecinos del barrio, y de parientes y amigos, que le brindan aliento y lo acompañan en estos momentos tan difíciles para él y su familia. Pero más que nada agradecía la presencia de la gente con aplausos y pancartas, porque “somos muchos los que nos sentimos vulnerables y que tuvimos algún problema de inseguridad”.

—Tuvo mucha repercusión las palabras que dejaste en tu Facebook personal, con respecto a este lamentable hecho. ¿Te lo esperabas?

—Realmente no. L escribí el domingo por la mañana, cuando ya había pasado el sepelio de mi papá y tuve un poco de tiempo para pensar en lo que sentía y en como pasarlo a palabras para expresar bien lo que quería dedicarle a él, por lo que fue. Creo que ningún mensaje alcanza o le hace mérito a todo lo que fue mi papá, pero al menos algo quería decir para él y me salió eso. Se ve que a la gente le gustó el mensaje y nunca esperé tanta repercusión.

—Tras lo que pasó, ¿tuvieron alguna comunicación con algún dirigente, algún legislador, autoridad o funcionario?

—No. Solo tuve un comunicado de Fiscalía para reunirnos más adelante, esclarecer un poco lo que pasó y para que mi mamá pueda declarar. Pero hasta ahora esto es lo único. Yo estaba esperando que se haga eco alguna autoridad, principalmente provincial porque entiendo que están a cargo de la seguridad, pero también me gustaría una respuesta de autoridades municipales. Hoy estamos reclamando que se aclare este hecho y se haga justicia, pero también que se aclaren todos los hechos de inseguridad y que no sigan pasando más estas cosas. Queremos vivir tranquilos. Buscamos que no haya medidas de efecto publicitario, como el despliegue policial que hubo en los últimos meses en el barrio a raíz de hechos similares que ocurrieron con anterioridad, que al final no dieron ningún resultado. Robos y entraderas siguieron habiendo, y ahora hay una nueva muerte, la de un padre de familia y una persona honesta y trabajadora.

—¿Por  qué no habrá funcionado?

—Aparentemente no hubo una estrategia de seguridad o no hubo un plan adecuado. Acá hay algo que no es eficaz, y yo lamentablemente tengo que pedirle al gobernador que es la cabeza del ejecutivo de la provincia, que por favor me de una explicación. Sin ánimos de nada, yo quiero que me explique, que haya una respuesta, que alguien se haga responsable, que alguien me diga ‘de ahora en más, vamos a establecer tal plan de seguridad para el barrio, para la ciudad, para la provincia’… Uno tiene su casa en tal barrio pero se mueve por toda la ciudad y no puede ser que sigan matando gente en la calle. Y queremos que la justicia trabaje, que aparezcan los delincuentes, que se identifique a estos asesinos, porque no hay detenidos ni noticias, y queremos que vayan presos y no salgan. Que no haya una puerta giratoria con entrada y salda de la cárcel.

—¿Cómo está tu familia y tu mamá específicamente a partir de lo que pasó?

—Mi mamá físicamente está con la cara destrozada, tiene un golpe y un corte enorme en la frente. Hoy la llevé a realizarse una tomografía y otros estudios que veremos los resultados. Y anímicamente la gente le está brindando mucho apoyo, mucho más de lo que nosotros hubiéramos imaginado. Tenemos un núcleo familiar de tíos, primos y también amigos y vecinos, que son como parientes que nos están dando mucha fuerza para seguir adelante. Y afortunadamente mi mamá se ve un poco reconfortada con esto, pero la realidad es que ella perdió a su amor y compañero de toda la vida, y nadie nos da una respuesta. Perdió a quién ella eligió para vivir y a la persona que nunca imaginó ver que se vaya de esta manera.

“Pido justicia”

“Estamos en una sociedad en crisis, con valores totalmente cambiados. Reemplazamos el amor por el odio, la humildad por la soberbia, la solidaridad por el individualismo. ¿Qué estamos haciendo? ¿Qué le estamos enseñando a nuestros niños?”, se preguntaba Manuela, mamá de Andrés y esposa del fallecido Gerardo. Ella fue la primera víctima del intento de robo y luego testigo del fatídico hecho. Pero tras la tragedia que sufrió, tiene tiempo para la reflexión y el análisis. “Es terrible lo que nos espera si seguimos así. Mi marido es un mártir en esta sociedad en crisis, cuya gente está gritando que se cambie. Terminemos con esto”, continuaba.

Tras la gran repercusión que tuvo el acontecimiento del viernes, Manuela estaba muy agradecida con la convocatoria que tuvo la manifestación y con el apoyo que está recibiendo por parte de vecinos y familiares. “Yo soy cristiana y siento que mi marido vive, que murió su cuerpo, pero vive su espíritu. Y acá lo estamos viendo con toda esta gente que hoy está acá. Su espíritu está pidiendo justicia, está pidiendo un cambio”.  

“Estoy muy acompañada por le gente que lo conoció a mi marido. Él era un ejemplo de esposo, de padre, de vecino, de deportista... él era un ser humano excepcional. La gente lo conocía porque era servicial con todos, tenía una voluntad de hierro, era el ‘Forrest Gump de la costanera’ tras 40 años corriendo, de atleta. Era una persona que no le hacía mal a nadie, un tipo que se conmovía por cualquier cosa y lo mataron. Lo mataron así, sin piedad. Es horrible. Pido justicia”, expresaba consternada.

—Hubo mucha presencia policial en estos últimos meses en el barrio. Pero, ¿no alcanzó?

—La presencia policial un viernes a las 22, estaba desaparecida. No había nadie. Así que no sé como se manejan, pero 15 días antes, salía y siempre me topaba con la policía en el barrio, pero últimamente han desaparecido. Y esa noche, no estaban. No sé qué pasó, pero en ese momento no había nadie.

—La idea de esta marcha, además de pedir justicia, es que cosas como esta no vuelvan a pasar, ¿verdad?

—Sí. Yo lo que quiero saber es ¿quién me custodia en este momento? ¿Quién cuida mi casa? Tenemos el antecedente de que al gobernador le tiraron un tiro en la pared externa de la casa y tuvo y tiene, una fuerte custodia. ¿Yo que soy? ¿Una ciudadana de segunda, que matan a mi marido en mi casa y quedamos en el olvido? En todo este tiempo, desde que murió mi marido, no se hizo presente o nos dio un llamado nadie del gobierno municipal, ni provincial ni de la policía. Y esto salió en todos los medios. Si a la cúpula de la seguridad no se le informó, si lo difundieron los medios. Y nadie se comunicó ni con mi hijo ni conmigo. Parece que están preocupados en sus candidaturas, pero el pueblo… que se embrome.

—¿No hay detenidos o avances en la investigación?

—No, detenidos no. Yo tengo que declarar este martes, pero la verdad es que no se mucho de estas cosas de investigación y de los canales de las causas. Lamentablemente ahora tengo que aprender sobre estas cosas, pero la verdad es que no quiero tener que aprender sobre esto y no me queda otra.

¿Te gustó la nota?