Santa Fe

Abuso sexual: la cámara Gesell demostró que sí existió

Se realizaron dos peritajes: uno con la víctima y con otra menor. De acuerdo Farías Demaldé, abogado de la familia, "quedó demostrado el abuso sexual"

Miércoles 04 de Agosto de 2021

El martes se llevaron a cabo dos entrevistas en cámara Gesell por el caso del presunto abuso sexual en el Colegio San José, en la ciudad de Rafaela. Luego de confirmarse de que no hay registros fílmicos, ni técnicos de la gente que se encontraba en la institución (el registro biométrico estaba roto), se vuelve clave para resolver qué es lo que pasó el miércoles de la semana pasada con una alumna de 2º grado, una niña de solo siete años, que ahora se encuentra bajo tratamiento psicológico.

En una entrevista brindada a Somos Rafaela, el abogado Carlos Farías Demaldé, quien representa a la familia de la menor quienes se presentaron como querellante en la causa, indicó que el peritaje fue “altamente positivo” y que “quedó demostrado que el abuso sexual ocurrió en el colegio”.

El abogado había pedido con anterioridad que la cámara Gesell se lleve adelante con prontitud, debido a la gravedad del hecho y que se trataba de una menor de edad y evitar una revictimización.

Farías Demaldé dijo que se hicieron dos entrevistas, a cargo de la licenciada en Psicología, Alexia Fontanetto: una a las 10 y otra a las 11. La primera de ellas fue con la víctima, la segunda fue para otra menor, que es alumna del San José, que “habría tenido conocimiento y habría aportado datos del hecho en sí”. Estuvieron presentes los abogados querellantes, el abogado Sebastián Barello, la fiscal Ángela Capitanio, la jueza Cristina Fortunato y la defensa pública, ante la posibilidad de que se identificara el autor del hecho.

LEER MÁS: Abuso sexual a una nena en el baño de una escuela en Rafaela

“Tengo que ser reservado de acuerdo al contenido en sí de lo vertido. En una investigación, puede resultar contraproducente si hago público el relato. Pero sí puedo decir que fue altamente positivo y que quedó demostrado fehacientemente la existencia de un delito de un abuso sexual en cuanto a la menor que habría resultado víctima en un baño del colegio”, sentenció.

“Dependerá de los padres si la niña continuará o no en el establecimiento educativo. Ellos argumentan que no hay seguridad. Si bien desde la propia escuela le garantizan todo lo atinente a ello, sabemos que han ocurrido algunas falencias por múltiples situaciones. Dependerá de cada padre si sus hijos concurran a la institución educativa. Hay una situación amarga respecto de que no le brindaron seguridad ni protección al sector”, agregó Farías Demaldé.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario