Santa Fe

Alberdi: sube la tensión entre la Municipalidad y los acampantes

Ayer estuvo el fiscal regional Ricardo Fessia por supuestas agresiones, aunque dijo que no las pudo constatar. El Ejecutivo advierte que hay nueve jacarandáes en peligro porque no dejan trasplantarlos

Jueves 19 de Junio de 2014

Los vecinos autoconvocados bajo la consigna “El Parque Alberdi no se toca” continúan acampando en el espacio verde que se encuentra en obra. Los manifestantes se oponen a la continuidad del proyecto contemplado en la ordenanza Nº 11.970 que indica la construcción de cocheras semisubterráneas y puesta en valor del parque, el cual fue aprobado por el Concejo Municipal el 20 de diciembre de 2012.

Ayer, se hicieron presentes en el lugar autoridades del municipio con personal de la Guardia de Seguridad Institucional y trabajadores tanto municipales como de las empresas privadas involucradas en el proyecto. Los obreros tenían la orden de continuar con las tareas de limpieza y cercado del parque. Pero los manifestantes, en forma pacífica, comenzaron a abrazar los postes donde se fijan los carteles publicitarios que cubren el perímetro del lugar para evitar el avance de obra.

“Quieren invisibilizar el estado y la destrucción que hay hoy en el parque. Por otro lado tampoco queremos quedar encerrados. Nosotros nos encontramos con carpas en el lugar, tememos por nuestra seguridad”, indicó una de las participantes del acampe.

Tanto el miércoles, como ayer, los manifestantes organizados en asamblea denunciaron disturbios y agresiones, hecho que motivó la presencia del fiscal regional de Santa Fe, Ricardo Fessia. “Estoy hoy (por ayer) en el parque para tratar de garantizar, en la medida de mi competencia, los derechos de todos los ciudadanos”, indicó Fessia a Diario UNO.

“Nosotros somos el ministerio público de la acusación y nuestra función legal es intervenir cuando hay hechos delictivos, pero tratamos también que no ocurran los delitos. Acá estamos y vinimos también ayer (por el miércoles) porque supuestamente había una persona lesionada y supuestamente habían personas amenazadas”, explicó y agregó: “Les pedí que por favor me acompañen ahí en frente, que está la Seccional Primera, para constatar las heridas y hacer la denuncia correspondiente; o ir al Ministerio Público de la Acusación”.

“Vine a pedirles esto –aclaró–, porque hay un par de abogados acá y el miércoles sobre el filo del mediodía se hizo presente un joven por una denuncia de supuestas amenazas”.

Tras la presencia de autoridades municipales y trabajadores en el acampe, Fessia aseguró no ver “ningún hecho de violencia en el lugar” durante el tiempo en el que permaneció en contacto con los manifestantes. Finalmente dijo que “todo tiene una vía legal” y recordó: “Nosotros debemos resolver sobre las cuestiones cuando hay delito. Esta es una situación en la que originariamente, según tengo entendido, por una resolución del Concejo Deliberante está autorizada la construcción y hay un grupo de representantes que se opone”.

Por parte de las autoridades municipales afirmaron que la postura es seguir con los trabajos, pero sin conflicto. Mientras que los participantes del acampe indicaron que respetan el trabajo de los obreros y que mantienen su postura pacífica.

Crece el conflicto

A medida que pasan las horas, lejos de aplacarse, la disputa suma nuevos ingredientes. Ayer por la tarde, la Municipalidad comenzó a advertir que los nueve jacarandás que fueron extraídos de la Plaza Alberdi para ser trasplantados sobre calle Alem, entre Juan de Garay y Salta, corren peligro de sobrevivir debido a la presencia de manifestantes en el parque que impiden su traslado.

Incluso desde el Ejecutivo local aseguraron que ayer por la mañana el propio fiscal regional de Santa Fe, ordenó que se realice el trasplante. Sin embargo, eso no se pudo concretar.

“El trasplante de estas especies se inició el pasado viernes, en el marco del plan de obra, oportunidad también en que se prepararon los pozos previstos para alojarlos en avenida Alem”, sostuvo el municipio en un parte de prensa y agrega: “El proceso forma parte de las tareas encaradas para la realización de las obras para la nueva plaza Alberdi, que incluye la construcción de cocheras subterráneas y que se financia con fondos privados. En ese contexto, la nueva plaza pública contará con una mejor iluminación, mobiliario urbano nuevo y juegos infantiles contemporáneos”.

Según el municipio, de 135 árboles con que contaba el parque, el 50% va a mantenerse en su lugar; el 33% será trasplantado, y sólo un 17% deberá ser extraído, decisión que debió tomarse debido a que por su estado sanitario no se encuentran en condiciones de ser reubicados.

En cuanto a los árboles a extraer, se detalló que por cada uno de ellos se repondrán 10 ejemplares, que se plantarán en lugares determinados por el Plan de Forestación 2014. El valor de 10 árboles a plantar por cada uno que se extrae, surge de una ecuación polinómica que se denomina Valor de Reposición, y hace una estimación de los árboles a reponer en función de las características (tamaño, edad, especie y ubicación) de los ejemplares que se extraen.

El acampe

Los ciudadanos autoconvocados en defensa del parque Alberdi pidieron la interrupción de las obras que comenzaron la semana pasada y reclaman “la presentación insuficiente a la ciudadanía de la información del proyecto, el uso del espacio público para negocios privados, el impacto ambiental y urbano”, como así también “el descuido del patrimonio histórico y cultural”.

Desde el sábado 14 de junio decidieron ingresar al parque que se encontraba cercado y comenzaron un acampe permanente y por tiempo indeterminado. Entre otras medidas, anunciaron que hoy a las 15 se realizará un nuevo abrazo al parque y un festival.

¿Te gustó la nota?