Negocios de Santa Fe

Analizan el horario corrido en el comercio santafesino

En el Centro Comercial de la ciudad de Santa Fe se está debatiendo la apertura de negocios en horario corrido durante la temporada otoño invierno

Miércoles 14 de Abril de 2021

Históricamente en Santa Fe la hora de la siesta es sagrada. Los negocios, con alguna variante según el rubro o la zona, abren a la mañana, cierran cerca de las 13, y vuelven a abrir a la tarde, entre las 16 y las 17. El horario corrido era cosa de la administración pública y los bancos.

Durante la cuarentena y luego con la paulatina flexibilización de las restricciones, el año pasado los comercios sí tuvieron que abrir sus puertas en horario corrido, de 9 a 18, por un decreto nacional. Hasta que comenzaron los calores más intensos y la siesta se hizo insoportable, cerca de 400 negocios santafesinos trabajaron con esta modalidad.

A partir de una encuesta realizada por el Centro Comercial de Santa Fe antes de implementar el cambio se descubrió que un 75% de los comerciantes apoyaba la decisión. Si bien esta modalidad de trabajo estuvo vigente de agosto a octubre, desde el centro comercial aseguran que el nivel de aceptación sigue siendo el mismo.

"Desde el centro comercial siempre tuvimos la mirada de poder trabajar en horario corrido porque fundamentalmente hay que entender que somos una ciudad capital, lo cual es una fortaleza", dijo Jorge Baremberg, integrante del centro comercial. "Consideramos que es un cambio de hábito nada más".

¿Se termina el horario partido?

El Centro Comercial de Santa Fe, la Municipalidad y los sindicatos están debatiendo esta nueva modalidad de trabajo. De todas formas el horario corrido para los negocios santafesinos sería una opción, no una imposición. “Un 80% de la clase trabajadora ve con muy buenos ojos el cambio”, dijo Edgardo Coria, subsecretario general del Cuec.

Consultado sobre el otro 20%, el representante sindical aclaró que “con el cambio de horario el trabajador se puede sentir injuriado. Hay trabajadores que por ahí tienen que hacer otras cosas fuera del horario de trabajo y lo puede llegar a perjudicar”.

“El tema del horario corrido se viene hablando hace muchos años. Lo que pasa es que, como todos bien saben, es insoportable andar en verano en el horario de la siesta”, dijo Edgardo Coria. “No hay nada seguro todavía pero ese es el período que se está charlando en la ciudad de Santa Fe. Sería muy bueno poder charlarlo con la gente de Provincia”.

El decreto nacional indica que los comercios pueden trabajar de 9 a 20, lo que permite e invita a trabajar de corrido. "Ya hay muchos locales comerciales en las zonas de peatonal y transversales que lo están haciendo", dijo Jorge Baremberg.

Según el representante del Cuec los beneficios para los empleados del horario corrido son el ahorro de dinero y tiempo en el viaje al trabajo y al hogar. Además terminarían mucho más temprano su jornada laboral, especialmente quienes trabajan en supermercados. Por el frío y por seguridad, sería una gran ventaja.

En este sentido Baremberg, comerciante de la peatonal, agregó que como el empleado público corta a las 14 cuando llega a su casa o en el camino podría hacer las compras. Sobre los empleados de comercio remarcó que al empezar más tarde pueden estar con los hijos antes de sus actividades matinales y al terminar la jornada todavía hay tiempo de ir al gimnasio o hacer actividades educativas o hobbies.

Además opinó: "En enero y febrero tenemos un verano muy tórrido y se podría trabajar cortado, pero de marzo a diciembre creo que perfectamente se puede trabajar de corrido porque el aire acondicionado nos ayuda".

comercio negocio peatonal.jpg
El horario corrido podría ser una realidad que trascienda la pandemia y quede en los comercios santafesinos desde mayo hasta octubre, inclusive.

El horario corrido podría ser una realidad que trascienda la pandemia y quede en los comercios santafesinos desde mayo hasta octubre, inclusive.

Hay recuperación económica

Ante la posibilidad de nuevas restricciones por la suba de casos, el Centro Comercial se adelantó y publicó el 6 de abril una nota asegurando que la "actividad comercial no soportaría medidas restrictivas".

“La experiencia del pasado año nos revela que ambas, salud y economía, deben ser asumidas como prioritarias, es por ello que adoptar medidas restrictivas para el sector productivo no fue, ni es actualmente, la solución de fondo”, dice el texto.

Por su parte Coria coincide en que “cerrar todo hoy sería un desastre para todos”. El 2020 fue una situación bastante difícil para todos los comercios. Y agregó que “hoy en día las ventas se han normalizado” pero “el poder adquisitivo del trabajador ha quedado bajo” y por eso ya han hecho el pedido formal de un aumento salarial.

Baremberg coincide en que las ventas son mejores pero que los costos fijos son demasiado altos. "Todas las actividades productivas la estamos pasando muy mal por los costos fijos de la actividad. Podemos vender bien en los números pero cuando empezás a pagar alquileres, impuestos, servicios, realmente se va una tonelada de plata. Nos están asfixiando mucho con la presión impositiva", recalcó.

Y finalizó con que "los alimentos y las cosas del supermercado aumentaron tanto que a veces el consumo cotidiano de vestirse u otros rubros comerciales se ven más afectados".

“Nos hemos relajado mucho”

Esto opinó el vocero del Cuec. “La pandemia sigue y hoy en día ha empeorado. Nosotros tenemos que tratar de cuidar tanto a la población como a nuestros trabajadores”. “La población se ha relajado mucho y es sumamente preocupante”.

“Hay que tratar de concientizar de nuevo a la población sobre el cuidado y los protocolos que tienen que existir a la entrada de un negocio o supermercado. Nosotros no queremos que haya pérdida de fuentes de trabajo”, concluyó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario