Santa Fe

Durante tres horas, no se venderán combustibles en la ciudad

Es por un reclamo de los trabajadores de las estaciones de servicio en defensa de las fuentes de empleo, el pleno abastecimiento y una mayor rentabilidad. La protesta será de 15 a 18 en todo el país.  

Lunes 05 de Diciembre de 2011

Con seguridad, desde las primeras horas de este martes las filas de vehículos ante los surtidores se extenderán más de lo habitual. El paro anunciado para todas las estaciones de servicio del país, al cual adhirió la ciudad de Santa Fe, desde las 15 y hasta las 18, genera cierta incertidumbre en la ciudadanía.

Éste es el primer paso definido por la Federación de Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio (Foesgra), cuyo epicentro será una protesta frente al edificio central de YPF en la ciudad de Buenos Aires. El plan de lucha continuará hasta vísperas de las Fiestas.

También la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos de la Argentina (Cecha), que agrupa a las estaciones en manos de pequeñas empresas pyme, apoyará con la suspensión del despacho de combustible.

Ante la falta de respuestas a los reclamos del sector, el gremio y la Confederación de Expendedores dieron por concluidas las reuniones con las compañías petroleras.

Alberto Boz, presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Santa Fe, explicó que las medidas de fuerza surgieron como propuesta de los sindicatos del rubro que integran las diferentes confederaciones en el país.

“La Confederación que nuclea a los empresarios de las estaciones de servicio se adhiere a este reclamo. Por lo tanto, entre las 15 y las 18 no se venderá combustible. Se hace en este horario porque será el momento de la marcha que realizarán los trabajadores en Buenos Aires”, manifestó.

En declaraciones a LT10, Boz agregó que “los trabajadores van a reclamar que mejore la rentabilidad en el sector para evitar más cierre de estaciones de servicio, que genera pérdidas de fuentes de puestos de trabajo”.

En este sentido, se puede señalar que en la última década cerraron en todo el país más de dos mil estaciones de servicio, con lo cual se perdieron 40 mil puestos de trabajo.

También, el titular de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Santa Fe se refirió a esta situación y consideró que “generó muchos cierres de estaciones en el país” y finalizó: “Todas las estaciones estamos cuotificadas y se nos impone el precio al que debemos vender. De la salida de la convertibilidad a esta fecha ya llevamos 2.000 estaciones cerradas en todo el país. Por este motivo, es difícil que el sector funcione”.

Abastecimiento

El último fin de semana largo profundizó aún más las dudas sobre la capacidad de respuesta que tienen las petroleras para enfrentar las necesidades del mercado en momentos de alto consumo.

Según surtidores.com.ar en gran parte del país hubo colas en las bocas de expendio y en la mayoría de los comercios se agotaban los productos al poco tiempo de la llegada de los camiones con combustible.

Para aliviar las expectativas, fuentes de la petrolera Esso informaron a este medio que reforzarán los cupos de abastecimiento durante las vacaciones de verano y garantizaron que el crecimiento será a igual ritmo que durante todo el 2011, especialmente en diciembre cuando la demanda es mayor.

Si bien ésta y otras compañías mostraron compromiso y prometieron garantías respecto del aprovisionamiento, desde el sector temen que aparezcan problemas al igual que en años anteriores. El gerente de la Cámara de Expendedores de Neuquén y Río Negro, Carlos Pinto se mostró poco optimista de que se pueda abastecer correctamente durante el trimestre venidero.

Como prueba de ello, el empresario tomó como referencia el último fin de semana largo. Según informó el dirigente, en el interior de Neuquén pasaron varios días sin stock y las colas en los comercios alcanzaban varias cuadras. “Es una situación generalizada”, explicó.

Los faltantes de naftas y gasoil afectaron principalmente al norte y oeste del país y en menor medida a la zona metropolitana de Buenos Aires y la Costa Atlántica debido a los privilegios en la distribución para las zonas más visibles afectadas al turismo interno. La logística de estos meses apunta a que gran parte de los productos que salen de las refinerías tengan como destino los puntos vacacionales más importantes debido a la gran circulación de vehículos, pero también para evitar un efecto mediático negativo que estimule el consumo.

Si bien Pinto confirmó que las banderas se comprometieron a reforzar el abastecimiento aclaró que “todos los años dicen lo mismo y siempre hay inconvenientes”.

¿Te gustó la nota?