Santa Fe

El arte de la madera en manos de vecinas de Centenario

Desde mayo el taller de carpintería Grandes Mujeres funciona en ese barrio . El mismo está conformado por diez jóvenes de entre 14 y 30 años que trabajan reciclando palets. Es apoyado por el gobierno de la provincia.

Domingo 31 de Agosto de 2014

María Sol, Yamila, Leonela, Gloria, Lucrecia, Marcela, Gilda, Mauricia, Luciana y María José conforman Grandes Mujeres, un taller de carpintería que desde mayo funciona en el barrio Centenario y se basa en el reciclado de palets. Dicho emprendimiento se conformó gracias a un aporte que las chicas recibieron desde el Programa Ingenia, que impulsa el gobierno de la provincia a través del Gabinete Joven; y es coordinado por el Programa Juventudes Incluidas que depende de la Secretaría de Seguridad Comunitaria del Gabinete Social.

Con música de fondo y equipadas con los elementos básicos que se encuentran en cualquier emprendimiento del rubro que está dando los primeros pasos, todas las tardes las chicas ponen manos a la obra para aprender el oficio y vender sus producciones, algunas que confeccionan por diseño propio y otras que ya les encargaron a medida, todo bajo la estricta vigilancia de Carlos Ayala (49), un carpintero del barrio que las chicas con mucho cariño llaman “el profe”.

Abierto de lunes a sábado, el espacio está en constante movimiento. “Después del mediodía, de acuerdo a la disponibilidad horaria de cada una, vamos llegando para poner manos a la obra”, comenzó a relatar a Ser UN@ una de las jóvenes y siguió: “Si bien todas hacemos todo, generalmente nos dividimos las tareas de acuerdo a lo que a cada una le sale mejor y le gusta. Para nosotras todo es nuevo acá porque en la mayoría de los casos se trata de la primera experiencia laboral”.

“El entusiasmo y las ganas que le ponen es fundamental. Muchas nunca ni siquiera habían usado un martillo y ahora se animan hasta a usar la cortadora”, explicó Carlos Ayala y agregó: “Si bien todas las máquinas que tenemos por ahora son de mano, ya hicimos muebles muy buenos y resistentes, y todos los clientes se fueron muy contentos”.

Cabe destacar que el objetivo de Grandes Mujeres es recaudar fondos para comprar algunas máquinas de pie que le permitan hacer productos de mayor porte, principalmente una cepilladora combinada que les permitiría seguir creciendo. “Nos ponemos metas porque es una forma de buscar el crecimiento”, contó Mauricia y siguió: “Por el momento estamos trabajando con los palets que nos donan algunos empresarios de la ciudad, pero nos gustaría también probar con otras maderas. De hecho ya hicimos algo y nos gustó el resultado”.

Algunos detalles

El taller Grandes Mujeres, cuyo nombre fue elegido con el objetivo de simbolizar lo que quieren lograr las chicas del barrio, funciona en la que fue la casa del hermano de una de las integrantes. “Mi hermano falleció hace poco y este lugar estaba vacío, entonces con mi familia pensamos que lo mejor sería darle vida poniendo en funcionamiento este espacio”, contó Mauricia, que se transformó en la vocera del grupo, y completó: “Para nosotros es un desafío el taller y nos lo imponemos todas las tardes. Este emprendimiento para nosotras significa mucho, porque es algo nuestro que nos reconforta y nos hace sentir útiles y que también demuestra que desde nuestro barrio salen cosas buenas”.

“Muchas veces, cuando estábamos esperando que se concrete el pedido de presupuesto, o cuando armábamos el taller mismo, nos mirábamos con las chicas y decíamos «quién iba a creer que íbamos a hacer esto»”, dijo (risas).

En cuanto a cómo regulan los costos de ventas, las chicas afirmaron que lo hacen evaluando el tiempo de producción, ya que la materia prima como se dijo es donada. “Igualmente todo es muy accesible, incluso si es muy caro para algún vecino se lo dejamos en dos veces”, aclararon. Asimismo, ya haciendo foco en la distribución de las ganancias por su trabajo, las jóvenes aclararon que por el momento solo piensan en recaudar para la compra de nuevos materiales para seguir creciendo.

En ese sentido las chicas pidieron a la comunidad que se contacten con ellas si tienen algunos palets para donar o si quieren hacerles encargues de muebles. “Donde nos digan que tienen material para darnos vamos, no nos importa dónde sea, somos muy decididas y enseguida nos organizamos”, afirmaron.

Para comunicarse con las chicas los interesados pueden visitar el espacio que tienen en la red social Facebook, donde también hay fotos de sus producciones: www.facebook.com/grandesmujeres.

Contexto oficial

Como ya se aclaró, el trabajo del taller de carpintería Grandes Mujeres está coordinado por la Secretaría de Seguridad Comunitaria a través del programa Juventudes Incluidas, un abordaje que el gobierno de la provincia viene impulsando desde hace algunos años como estrategia de trabajo territorial con el fin de la inclusión y la prevención del delito; y fue sustentado por el programa Ingenia, un fondo de iniciativas juveniles cuyo eje de trabajo es sobre todo en los barrios más vulnerables de la capital provincial.

El programa Juventudes Incluidas está orientado a jóvenes de entre 16 y 30 años expuestos a situaciones de vulnerabilidad. En Santa Fe, Juventudes Incluidas funciona en los barrios Alto Verde, Coronel Dorrego, San Lorenzo, Centenario, Santa Rosa de Lima, Barranquitas y en las Vegas en la ciudad de Santo Tomé. Además, se está trabajando de forma coordinada con el Ministerio de Desarrollo Social, en La Guardia, El Bañado y la Bajada Distéfano.

En todos los espacios se desarrollan tres ejes de trabajo. El primero es de convivencia y apunta a promover valores entre los jóvenes para que permita una mejor relación entre ellos y con otros actores sociales. El segundo eje es el de promoción y garantía de derechos, a partir del cual se trabaja en el acceso a la salud y a la educación como factores determinantes para que los ciudadanos puedan pensar un futuro diferente. Y el último es el eje formativo-productivo en el que se desarrollan capacitaciones específicas a fin de incentivar el aprendizaje de oficios que puedan derivar en el desarrollo laboral.

Al respecto, en diálogo con Ser UN@, Juan Manuel Pereyra, uno de los operadores territoriales de Juventudes Incluidas dijo: “Puntualmente en Centenario además del trabajo con niños y jóvenes con el trabajo de redes de instituciones pensamos en hacer algo con las mujeres y entonces con el apoyo del programa Ingenia surgió hacer este taller que, al igual que los otros, busca resignificar y quitar la mirada estigmatizante que hay del barrio”.

Asimismo, Alexis Acosta, coordinador territorial del programa Ingenia, agregó: “Este es uno de los cinco grupos que impulsamos en esta zona, y como todos día a día nos sorprende por sus logros, por la variedad de sus ideas y por la energía que le ponen a su trabajo”.

Para finalizar vale aclarar que Ingenia –que llega al territorio a través del Gabinete Joven Provincial, la Red de Municipios y Comunas Joven, organizaciones sociales e instituciones que trabajan o se vinculan con la temática joven– es un motor para la creación de redes entre jóvenes emprendedores con el fin de potenciar los recursos regionales.

En la actualidad el programa respalda a 329 talleres de 114 localidades de la provincia que recibieron un monto de hasta 13.000 pesos para poder llevar adelante su iniciativa, algunos son de carpintería como el de Grandes Mujeres y otros se basan en la costura, la danza, el patín, la remodelación de espacios y demás.

¿Te gustó la nota?