Reciclaje

El juguete santafesino recicló cinco toneladas de plástico

Un santafesino creó un juguete con plástico reciclado llamado Bo-Tito, un robot "eco guardián" para armar en casa con nuestros residuos reciclados

Viernes 13 de Agosto de 2021

Bo-Tito nació como un emprendimiento para enseñar sobre el consumo responsable y el reciclaje a través del juego y la creatividad. Es un juguete con forma de robot hecho de plástico reciclado que puede conseguirse ya armado y, además, viene con su instructivo para armar uno en casa.

“Es un juguete que nació para transformar desde lo educativo”, contó su creador, José Maria Rodríguez, en diálogo con el programa Ahí Vamos (de 9 a 12 por FM 106.3 La Radio de UNO). “La idea de Bo-Tito justamente es la de un robot Eco Guardián”.

Está hecho a base de residuos sólidos plásticos cotidianos. “Nosotros rescatamos este plástico post consumo, evitamos que vaya a un basural a cielo abierto y lo transformamos en un juguete, que es un robot totalmente articulado de más de 20 o 30 cm”, contó Rodríguez. “Tiene facciones amigables y no tiene armas porque es un Eco Guardián. Está construido íntegramente con tapitas”.

Bo-Tito no es solamente un producto, sino que viene con un kit con un instructivo escrito y dibujado para que cada persona pueda fabricar sus propios Bo-Titos con el plástico que tiene en casa, “resignificando el plástico que todos los días no le damos importancia y que estamos tirando en basurales a cielo abierto”, dijo el inventor.

“Hace seis años atrás, a través mío como líder del equipo, empezamos a hacer esto pensando en crear un elemento que educara a simple vista. En ese momento nosotros habíamos averiguado que siete de cada diez argentinos no sabían de temas de ecología o que estaban apáticos, pero lo que tenía de bueno esa encuesta es que daba el mismo porcentaje diciendo que la gente no era apática sino que no tenía los elementos para poder construir esta comunicación; a partir de ahí dijimos que la puerta era eso”, contó Rodríguez.

Según el santafesino, el plástico es un material útil. “No es malo, mala es la forma en la que nosotros nos comportamos para consumirlo”, aclaró. “Si nosotros de alguna manera consumiéramos lo necesario respecto de este material, no pasaría el caos que está pasando a nivel ecológico”.

En lo que va del emprendimiento, ya recuperaron cinco toneladas de plástico. “Es mucho el espacio volumétrico que uno rescata a través de esto, porque todo eso evitamos que vaya a un basural a cielo abierto y que genere suspensión en la tierra cuando lo enterramos, porque lamentablemente tarda 400 años en degradarse”, explicó Rodríguez.

“Aquello en lo que nosotros somos apáticos y que aparentemente no nos queremos meter, me parece que el tema de la separación de residuos y la resignificación de los materiales no es solamente un tema ambiental, sino un tema social que afecta también a nuestra salud”, dijo el creador del juguete, citando una investigación que calcula que por semana consumimos a través de los alimentos el equivalente a una tarjeta de crédito en microplásticos.

Aprender jugando

“Nosotros pensamos en un robot porque justamente no tiene edad, es de 0 a 99 años. Con Bo-Tito buscamos rescatar estas experiencias de antaño en la cual buscamos la complicidad de un adulto que puede ser un abuelo, un papá, un hermano; esto de poder construir en grupo, de poder construir datos. Por eso decimos que es transformar cosas ordinarias, como una tapita, en algo extraordinario, como un juguete”, describió el creador del robot. “Transitar toda esta experiencia tiene que ser transformador”.

El Bo-Tito terminado tiene más de 35 centímetros, más de 40 piezas. No hay ninguno igual al otro, están hechos de forma artesanal uno por uno. “No solamente lo compran para jugar, lo compran psicopedagogos para comunicarse con sus pacientes pequeños, lo están comprando arquitectos. Lo están explorando también como artesanías culturales para decorar un lugar”, contó Rodríguez.

“No solamente le podemos dar este objeto terminado el cual tiene nuestro arte y tiene nuestro diseño, sino que también por otro lado y mucho más económico le estamos dejando un kit para que aprendan el método”, remarcó. “La idea es aprender a la técnica, una vez que aprendan la técnica para hacerlo estamos dando el elemento fundamental para que después pueda realizar en casa su propio Bo-Tito”.

Robot Bo tito botito bo-tito juguete juguetes eco plástico plásticos.jpg

El kit para armar cuesta 1500 pesos y tiene envío gratis durante el mes de la niñez a la sucursal de correo argentino más cercana. Además, el creador anunció que por cada kit o robot comprado, la empresa donará uno. Puede conseguirse a través de las redes y en la tienda del Malba.

“No sé si es el mejor momento económico, lo que sí es el mejor momento social en el cual nosotros podíamos ayudar porque era ahora. Cuando hablamos de Bo-tito, hablamos de que es un emprendimiento de triple impacto, porque no solamente se preocupa por lo ambiental, sino que también tiene un un arraigo social, que es por ejemplo esto de la donación. Conectamos con centros de reciclado a los cuales vamos y capacitamos sobre cómo necesitamos los elementos y automáticamente eso se transforma en una acción social”, reflexionó.

Escuchá la nota completa acá:

AHI VAMOS 11.08.2021 - JOSE MARIA RODRIGUEZ - CREADOR DE ROBOT BO-TITO.mp3

José Maria Rodríguez, creador del juguete santafesino Bo-Tito, un robot "eco guardián".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejá tu comentario