Santa Fe

El Litoral amplificó la figura de Degano luego de la denuncia

Los premios El Litoral al deporte, el suplemento Aires de Aventura, las columnas en Cable&Diario surgieron luego de la denuncia contra Diario UNO. Es más, Néstor Víttori fue uno de sus testigos.

Miércoles 07 de Diciembre de 2011

El ex subsecretario de Deportes de la Provincia, Diego Degano, presentó el 4 de marzo de 2008 la denuncia penal contra el periodista Pilo Monzón y Diario UNO. El delito que le imputaba era el de injurias. No era la única denuncia que sobrellevaba Monzón en ese momento en los tribunales locales. Otro expediente, invocando la misma figura estaba en manos del juez Orlando Pascua. El 27 de diciembre de 2007, Gustavo Víttori, ex presidente de la Bolsa de Comercio de Santa Fe, en aquel momento presidente de Adepa (Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas) y uno de los dueños de diario El Litoral había presentado una denuncia penal que –tiempo después quedaría definitivamente claro– tenía increíbles similitudes con la de Degano en sus reproches legales y fundamentaciones.

Tanta reciprocidad iba a quedar en evidencia a la hora de la proposición de testigos. El ex funcionario público, propuso como testigo de parte a Néstor Víttori, hermano de Gustavo y como él, otro de los dueños de El Litoral.

A la hora de brindar su testimonio Néstor Víttori no ahorró críticas hacia Diario UNO y dijo estar al tanto de la querella que su hermano Gustavo había presentado en contra de Pilo Monzón y Diario UNO. Los argumentos del múltiple campeón mundial de Aguas Abiertas comenzaban a desteñirse con la irrupción del clan patricio y con ello, las motivaciones reales para llevar a tribunales una acción legal que poco tenía que ver con la defensa del honor y la honra, sino que se vinculaba con una estrategia mayor, la del escarmiento judicial por cuestionar las estratégicas compras de tierras en el marco del traslado del puerto de Santa Fe.

El apellido Víttori, de alguna manera, era el denominador común en las dos únicas denuncias que obraban contra el matutino y su director periodístico. Podría decirse que Degano fue bien pagado por su acción.

Luego de presentada su denuncia penal, El Litoral le habilitó su maquinaria editorial y publicitaria para ser el rostro visible y responsable operativo de los premios El Litoral al Deporte Santafesino.

No sólo eso, también para ponerlo como responsable editorial del suplemento Aires de Aventura que transcurrió sin suceso alguno.

Se le cedieron espacios diarios en programas y noticieros para sus análisis deportivos y el relato de los avances de los candidatos a la estatuilla litoraleña.

También Degano tuvo kilómetros de páginas para iniciativas como el ciclo de charlas “Embajadores Deportivos” y la muestra itinerante “El Litoral y los Mundiales”.

Ni hablar cuando Degano incursionó en las arenas políticas y no pudo superar el escollo de las internas partidarias en el justicialismo.

Otro de los beneficiados por el impulso a Degano, post querella, fue Marcelo Micocci quien como publicó en la Revista Deporfé y ratificó ante la justicia el periodista Fabián Tavella, desde principios de los 90 está vinculado con los aspectos organizativos económicos de la maratón acuática. Habrá que ver qué pasa ahora, tras la derrota judicial.

¿Te gustó la nota?