Santa Fe

En 2013 se logró que 800 jóvenes vuelvan a estudiar

Se trata de chicos que habían abandonado las aulas por diferentes motivos. Un plan oficial sirvió para que puedan retomar la escolaridad. Detectaron que el embarazo adolescente y la necesidad laboral son dos de las principales razones para el alejamiento del cursado .

Lunes 06 de Enero de 2014

Uno de los mayores desafíos que se propuso el Ministerio de Educación en 2013 ha sido el plan Vuelvo a Estudiar. La iniciativa apunta a identificar a cada adolescente que ha abandonado el sistema educativo y buscarlo para ver las razones. En función de cuál sea el motivo para la deserción se buscan estrategias para lograr su reinserción. Para ello se trabaja de manera articulada con otros ministerios y con los gobiernos municipales.

El relevamiento realizado por la cartera educativa logró que unos 800 jóvenes de toda la provincia, 170 de ellos habitantes de la ciudad capital, regresen a los establecimientos educativos y, en la gran mayoría de los casos, finalicen el ciclo lectivo aprobando todas las materias.

Además, se detectó que las principales causas de abandono son la violencia escolar, el embarazo adolescente y la necesidad de trabajar para aportar al sostenimiento del hogar. Por lo tanto, se hace central la labor con los otros ministerios para poder encontrar alternativas que permitan llegar a ese objetivo. Además, en muchas instituciones, se implementaron estrategias especiales vinculadas a lograr la continuidad en los estudios, pero sin necesidad de cumplimentar todas las horas de cursado. Antes de fin de año se realizó un encuentro en el que las escuelas participantes del programa contaron sus experiencias y se refirieron a las dificultades que encontraron, todo con el objetivo de capitalizar los avances y pensar estrategias nuevas de cara al 2014.

El evento reunió a directivos, docentes y referentes del plan en Rosario y Santa Fe. Se desarrollaron paneles, conferencias y talleres en los que intervinieron funcionarios, especialistas, representantes de las escuelas participantes y equipos técnicos del plan.

Las experiencias

Javier Cruells, director de la escuela secundaria Nº 46 “Domingo Guzmán Silva”, compartió con sus colegas: “Esta iniciativa puede transformarse en el puntapié inicial para pensar la reformulación de la estructura curricular de la escuela secundaria. En ese sentido nosotros planteamos diseños curriculares alternativos, contemplamos el tema de la asistencia y cómo se pueden compensar esas situaciones que muchas veces tienen origen en situaciones laborales, conflictos barriales, violencia de género o familiar, situaciones que en muchos casos hacen que el alumno pierda su regularidad o, en el peor de los escenarios, abandone la escuela.

Por su parte, Javier Perino, director de la escuela Nº 512, comentó: “Nosotros tenemos el caso de un chico judicializado que no creía en nada y que a partir de un taller de teatro vuelve a la escuela y hoy es el referente del taller y eso fue su marco de contención. Por eso es necesario devolverle la alegría a la escuela y eso no se logra solamente con docentes simpáticos, sino brindando alternativas que permitan a los chicos estar en la escuela la mayor cantidad de tiempo”. Además, el referente de la institución ubicada en el barrio Santa Rosa de Lima, en el oeste de la capital santafesina, graficó la importancia del programa manifestando que “el Vuelvo fue una forma de democratizar los métodos de aprendizaje y de inclusión de los alumnos”.

“Nosotros veníamos debatiendo la inclusión sin concretar una acción puntual y precisa y este plan les abre las puertas a los chicos que por diferentes motivos no han podido reinsertase en la educación secundaria”, indicó.

Por último, la referente institucional del Vuelvo a Estudiar y vice directora en la Escuela Nº 261 “José Hernández”, Adriana Masseroni, destacó: “Este proyecto brinda la posibilidad a los jóvenes de poder volver: volver a estudiar, volver a ejercer el derecho de estudiar y formarse, para lo cual desde la escuela debemos escucharlos, conocer sus demandas y necesidades, interesarlos e involucrarlos, con el fin de que puedan darse cuenta de que ellos pueden. Que son realmente valiosos para la sociedad”.

“Pensamos una propuesta que sea posible de llevar adelante con dos conceptos que se hacen presentes: integración e inclusión. Integrar asumiendo el compromiso desde todos los sectores institucionales, dejando de lado toda clase de resistencia, temores, prejuicios, desinformación que conllevan a rechazos, oposiciones y juicios apresurados. Incluir respondiendo positivamente a las diversas necesidades que plantea el alumno”, resaltó la educadora.

El panel de cierre estuvo a cargo de la ministra de Educación, Claudia Balagué, quien remarcó: “Vamos viendo resultados concretos que nos motivan y nos entusiasman porque los casi 800 chicos que se han reincorporado a la escuela en toda la provincia nos parece un dato alentador para seguir promoviendo, para seguir trabajando y ampliando los horizontes del Vuelvo a Estudiar”.

En ese marco, recordó cómo se ideó el proyecto: “Este plan se concreta por el trabajo articulado de ministerios provinciales, de gobiernos municipales y de equipos territoriales que trabajaron de manera casi artesanal acordando estrategias comunes que permitan recuperar a cada uno de los chicos involucrados”.

Crecer en la provincia

El programa Vuelvo a Estudiar se inició en febrero en Rosario, en mayo en Santa Fe y fue lanzado en septiembre en Reconquista y Avellaneda, y en octubre en Venado Tuerto, involucrando a 600 alumnos que han retomado la escolaridad en Santa Fe y Rosario y cerca de 200 que lo hicieron en el resto de las ciudades.

El plan se propuso trabajar para la inclusión educativa de los jóvenes que abandonan la escuela secundaria restituyendo el derecho a la educación obligatoria que los asiste. En ese sentido, el Vuelvo a Estudiar propicia la articulación con áreas de gestión del gobierno provincial y con las municipalidades para la identificación y acompañamiento de los jóvenes, e involucramiento de supervisores y equipos directivos de las escuelas, con el objetivo de elaborar trayectorias de aprendizaje alternativas que permitan el cursado de la secundaria a jóvenes con vulnerabilidad social.

¿Te gustó la nota?