Santa Fe

En la pandemia aumentaron 60% las adopciones de perros en Santa Fe

El dato surge de los datos suministrado por la Protectora santafesinas y por grupos de proteccionistas que trabajan con perros callejeros

Viernes 12 de Febrero de 2021

Entre la gran cantidad de cambios que trajo la pandemia, la relación con nuestra vivienda y los integrantes de la familia es una de la más revolucionadas. Como nunca en la historia, las mascotas se transformaron en una fuente de diversión, compañía y cariño invaluable. Tanto es así que, según representantes de protectoras de Santa Fe, durante el 2020 aumentaron las adopciones de perros callejeros, sobre todo de los adultos.

En diálogo con UNO, Lorena Arber, representante de Protectora Santa Fe, aseguró que lograron un 60% más de adopciones, mientras que la titular de Perros Comunitarios, Susana Levin, precisó que fueron 173 los animales que encontraron un hogar permanente.

Embed

Sobre el perfil de los hogares adoptantes, Susana dijo que es sorpresiva la cantidad de parejas jóvenes, que quizás deciden no tener hijos, pero sí quieren adoptar perros. Por su parte Lorena también destacó que las familias con hijos de entre tres y cinco años también tuvieron una mayor demanda, particularmente de cachorros, con el fin de que puedan crecer con ellos.

Además, resaltaron que la gente mayor, que quizás antes no hubiese pensado en tener una mascota, con la soledad de la cuarentena decidió buscar un animal de compañía. En estos casos piden animales adultos o viejitos, que sean hogareños y tranquilos.

perro de la calle.jpg
Los animales que más buscan los adultos mayores son perros tranquilos ya adultos, mientras que las familias con hijos prefieren cachorros que se críen junto a los niños.

Los animales que más buscan los adultos mayores son perros tranquilos ya adultos, mientras que las familias con hijos prefieren cachorros que se críen junto a los niños.

Más adopciones, más abandonos

Según Susana Levin, de Perros Comunitarios, durante 2020 concretaron 173 adopciones, mucho más que años anteriores. “Es un número importante porque la gente está tomando conciencia de lo que significa una adopción y el tema de la cuarentena revalorizó y nos replanteó la vida en el hogar”, reflexionó.

La agrupación de Perros Comunitarios se ocupa de los animales que viven en la calle, brindándoles atención veterinaria, alimentos y un seguimiento. “Siguen viviendo en la calle pero ya no son más animales callejeros, son animales comunitarios”, expresó Susana.

Por su parte, Lorena Arber contó que desde la Protectora Santa Fe dieron en adopción más de 300 animales, entre cachorros y adultos, y aventuró que con relación a 2019 hubo un aumento del 60% de adopciones, pero también de abandonos, sobre todo de cachorros.

“Con la campaña de castraciones el tema de los cachorros se estaba manejando bien, no había tanta cantidad. Cuando la Municipalidad dejó de hacer las campañas aumentó el número de cachorros”, explicó Lorena, y precisó que por mes comenzaron a recibir entre 40 y 50 perritos, aunque la mayoría no sobrevive ya que la madre misma ya está con desnutrición, con parásitos y descuidada.

Precisó que en las zonas más pobres de la ciudad los animales no están controlados sanitariamente, y que allí es donde más se produce el crecimiento poblacional, ya que sin castraciones gratuitas ni campañas que insistan en su importancia, la gente no se ocupa de los perros.

La castración como solución

Con una trayectoria de más de 25 años, Lorena Arber reflexionó sobre cómo evolucionó la gestión de los animales en la ciudad. Recordó que, cuando existía la perrera municipal en los 80, que luego de 72 horas mataba a los perros que capturaba, pero a pesar de esta medida tan cruel, la población de perros callejeros no fue controlada.

La Protectora de Santa Fe, creada en 1958, siempre luchó por rescatar a los animales, construyendo un refugio que todavía existe y en el que hoy, en promedio, hay 600 animales. “La única manera ética de controlar la población de animales es con la castración y con la tenencia responsable”.

Lorena precisó que el mayor problema para llevar a castrar a una mascota es el dinero que cobra la clínica (entre dos mil y nueve mil pesos, dependiendo el animal) y “que a veces la gente es cómoda”.

perros cachorros calle abandonados.jpg
Pandemia. La falta de campañas de castración en la ciudad llevó a un aumento de nacimientos, tanto en perros y gatos, que devino en abandono de cachorros.

Pandemia. La falta de campañas de castración en la ciudad llevó a un aumento de nacimientos, tanto en perros y gatos, que devino en abandono de cachorros.

Al inicio de la pandemia se suspendieron por completo las castraciones gratuitas en la ciudad, aproximadamente por un mes. Sin embargo, posterior a la apertura no se comenzó a trabajar con el ritmo ideal. “Los veterinarios que trabajan para la Municipalidad, con lo veloces que son en una hora te pueden llegar a castrar 10 perras. Si trabajan a full las cuatro horas que están podrían castrar 400 perras por día”, reflexionó Lorena, pero aseguró que con las restricciones o excepciones laborales se llega a cinco castraciones al día.

“Recién ahora se está tratando de retomar y se están armando cerca de doce puestos fijos para castrar de forma gratuita en la ciudad de Santa Fe, eso es buenísimo porque es la manera de terminar con tanto abandono”, concluyó.

Embed

Los requisitos para adoptar

Tanto Lorena Arber, de la protectora, como Susana Levin, de Perros Comunitarios, acordaron que es importantísima la elección de la familia adoptante, y que rechazan a mucha gente. “De esa decisión nuestra depende el destino y la vida de ese animal”, dijo Susana.

Entre las dos coincidieron en que la modalidad de adopción consiste en una entrevista para conocer cómo está compuesta la familia, cómo es la casa, el poder adquisitivo, si tienen otros animales, que acepten hacer un seguimiento, y se pide libreta sanitaria de la veterinaria y comprometerse a la castración. También se puede hacer una semana de prueba para probar la compatibilidad con la mascota.

Embed

“A lo mejor son excelentes adoptantes pero no para ese perrito, entonces tenemos que buscarle otro. Para cada familia hay un animalito que se adapta a las necesidades y expectativas de la familia”, aseguró Susana.

Finalmente, Lorena aseguró que los perros no los entregan para que sean guardianes ni para que vivan encerrados en el patio. "Los entregamos para sean parte de la familia".

perros comunitarios santa fe casita.jpg
Las cuchas comunitarias son una iniciativa de la asociación de Perros Comunitarios. Cada año construyen 100 casitas para proteger del frío a los perros de la ciudad.

Las cuchas comunitarias son una iniciativa de la asociación de Perros Comunitarios. Cada año construyen 100 casitas para proteger del frío a los perros de la ciudad.

Comunidad perrera

“En perros comunitarios nos ocupamos de los animales que viven en la calle, que no tienen quién los cuide ni dónde estar, y nosotros los contenemos y los atendemos mientras viven en la calle”, explicó su representante. “A principio de cada invierno retiramos a todos los viejitos que no soportan el frío del invierno y se dan en adopción”.

Remarcó que no cobran cuota societaria ni reciben subsidios, ya que se sustentan con las donaciones de la gente y acciones comunitarias, como la construcción de cuchas. Agregó que son más de 22 mil seguidores dentro de la agrupación y que para ellos "el proteccionismo es cultura" y están viendo cómo adaptarla a la pandemia.

Embed

“Nuestro lema es que un perro de nadie es un perro de todos. Desde ese lugar educamos y tratamos de crear una cultura y una conciencia proteccionista”, finalizó Susana.

Lorena Arber explicó que la Protectora de Animales de Santa Fe, una agrupación de 20 integrantes, tampoco recibe subsidios de la ciudad, y que antes de la pandemia realizaban encuentros de adoptantes en la ciudad, con mateadas, venta de tortas y agua caliente para sostener el trabajo. "Todas las actividades de la institución ya no las pudimos hacer", se lamentó.

Por último pidió a la Municipalidad que se haga cargo de la asistencia veterinaria además de las castraciones, ya que muchos animales con dueño llegan a la protectora alegando falta de dinero y no les pueden negar la asistencia, pero es un costo que absorben ellas.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario