Santa Fe

En Santa Fe, Lifschitz se lanzó por la sucesión

El senador y exintendente rosarino presentó oficialmente su precandidatura a gobernador por el Frente Progresista. Lo acompañaron Binner y Bonfatti

Lunes 22 de Diciembre de 2014

En un multitudinario acto que se realizó en las instalaciones de ATE Casa España, de la ciudad de Santa Fe, Miguel Lifschitz lanzó ayer su precandidatura a gobernador dentro del Frente Progresista junto a Hermes Binner y Antonio Bonfatti. El actual senador provincial dijo que “en las primeras semanas de enero” se conocerá quién lo acompañará en la fórmula, y adelantó que ese lugar está reservado a un radical del centro norte del territorio.

Por su parte, Bonfatti no confirmó que vaya a ser el primer candidato a diputado provincial de ese sector del oficialismo. “Yo voy a estar donde me diga mi partido. Hace 42 años que milito en el socialismo y las decisiones políticas exceden cualquier apetencia personal. También puedo volver a mi casa para seguir siendo médico”, recalcó el mandatario en una conferencia de prensa que se realizó minutos antes de la presentación proselitista.

En tanto, el diputado nacional Hermes Binner valoró la gestión del Ejecutivo actual y manifestó que Lifschitz le dará continuidad a los procesos de transformación que se llevan adelante en la provincia desde 2007. Un dato significativo: el espacio cuenta con el respaldo del PDP, los partidos SI, Pares, Social Metropolitano, Libres del Sur y GEN, y por ahora, de algunos intendentes del radicalismo.

Entre ellos, están los jefes políticos de las ciudades de Villa Ocampo, Enrique Paduán; de San Javier, Mario Migno; de Las Rosas, Adrián Carletti; y de Arroyo Seco, Darío Gres. “Si este acto hubiera sido un par de semanas después, seguramente acá (en ATE Casa España) habría más amigos radicales acompañándonos”, manifestó Miguel Lifschitz, para dejar en claro que otros UCR se inclinarán por él antes que por Mario Barletta.

Otro elemento político de la jornada fue que los discursos de los tres oradores, Lifschitz, Bonfatti y Binner, criticaron a aquellos dirigentes que desde la “antipolítica” quieren gobernar a la provincia. Se trató de un evidente tiro por elevación al PRO, a Miguel Del Sel, pero también al PJ porque señalaron que se sigue con el Frente Progresista o se vuelve al pasado. “Nosotros tenemos que reivindicar a la política, a los partidos”, dijo el actual mandatario, y disparó: “Santa Fe no puede retroceder”.

Luego llegó el turno de hablarle a los dirigentes y militantes que llenaron el salón a Miguel Lifschitz. El ingeniero rosarino, exintendente y actual legislador, dijo que a pesar de las operaciones de grupos mediáticos, económicos, políticos y corporativos que intentan desacreditar al socialismo, la gente los sigue eligiendo porque saben que se gobierna con transparencia, resolviendo problemas y haciéndose cargo de las dificultades de época.

“Nuestro principal capital es la gente, somos fieles a nuestra esencia humanista, a un socialismo popular. Acá no hay testaferros, no hay cuentas en Suiza, no hay negociados, no hay corrupción. Creemos en la división de poderes, en la institucionalidad de la República y por eso no hay ningún tipo de presión sobre los fiscales, no tenemos jueces en servilletas porque se eligen en el Consejo de la Magistratura”, se diferenció.

Por último, en cuanto a la violencia, manifestó: “Tenemos un plan para la seguridad, para bajar la violencia y el delito. Somos la única provincia que avanzó en una reforma de la Justicia y de las fuerzas de seguridad. Hace siete años heredamos una Policía poco profesional y bastante corrupta; por supuesto que llevará un tiempo transformarla, pero Santa Fe es la única provincia que inició esa transformación”.

¿Te gustó la nota?