Santa Fe

Menores y delito: este viernes y el martes habrá marchas para pedir justicia

Es por el asesinato de Analía Morales, el martes en barrio Roma. Desde Familiares de Víctimas de la Inseguridad insistieron con la necesidad de que haya políticas concretas de prevención.

Jueves 27 de Junio de 2013

El homicidio de Analía Morales, el martes por la tarde en barrio Roma, despertó la indignación de la sociedad santafesina y reavivó el debate sobre cómo trabajar con los menores que delinquen. Diario UNO dialogó con Graciela Brondino –la mamá de Marianela, la joven asesinada durante un robo en mayo de 2010– quien se refirió a la urgencia en que los Poderes del Estado enfrenten el problema de la inseguridad y definan políticas a corto y largo plazo para evitar más muertes. Además pidió a la comunidad comprometerse con el reclamo.

Mañana, a las 12, la comunidad de la escuela Vicente López y Planes y del jardín de infantes Juan Cappiello –donde asisten los hijos de Analía Morales– se concentrará en la esquina de avenida Freyre y Tucumán y marchará hasta la Legislatura para exigir Justicia. “Toda la comunidad escolar, los compañeritos y sus papás, se quieren movilizar”, explicó Brondino y agregó que la agrupación de Familiares de Víctimas de la Inseguridad, de la que forma parte, convoca a una marcha para martes a las 13 en la Plaza 25 de Mayo.

Por otro lado, los lectores de Diario UNO se expresaron a través de internet y participaron de la encuesta que realizó el matutino. Ante la pregunta “¿Qué hay que hacer con los menores que matan?”, al cierre de esta edición, el 55 por ciento indicó que debían cumplir cadena perpetua; el 30 por ciento sostuvo que se deben endurecer las penas; y el 12 por ciento sostuvo que debe realizarse una tarea de resocialización con esos chicos. Por último, un tres por ciento eligió la opción No Sabe/No Contesta. En la calle, un puñado de santafesinos consultados, se expresó en el mismo sentido.

El dolor y la lucha

Consultada sobre cómo analiza que se diera otro caso de inseguridad con características tan graves, Brondino señaló: “Tocamos fondo. Ya llegamos a un punto en el que vivir en Santa Fe se transformó en algo casi imposible. Me parece que amerita que, entre todos, nos unamos y se tomen las medidas urgentes. Cuando digo «todos» me refiero a los gobernantes, a los tres Poderes del Estado y a la ciudadanía”.

Y agregó: “Me parece que llegó el momento de que le exijamos a los gobernantes que trabajen en serio por nuestra seguridad. No puede ser que un menor que tiene un montón de causas termine matando a una chica inocente y dejando a otra familia totalmente destruida. Es una barbaridad, cada chico que matan es como si mataran a nuestra hija nuevamente”.

Con relación a cuáles son las acciones que deberían encararse desde el gobierno, Brondino remarcó que no es ella quien tiene que plantearlas y que eso debe ser responsabilidad de todas las personas que se postularon para algún cargo. “Considero que es un problema complejo y que se deben trabajar con planes a corto, mediano y largo plazo, con presupuestos adecuados y poniendo una verdadera intencionalidad en intentar solucionar el problema. Porque me da la sensación de que lo que se hace es poner parches para tratar de apagar el clamor cuando ocurre una muerte. Y a los tres días todos nos estamos olvidando de lo que pasó. Pasamos a otra cosa y queda la chica que no vuelve más y la familia totalmente destruida”, dijo.

Además indicó que es igualmente importante el compromiso de toda la sociedad, entendiendo que esto debe prevenirse. “La comunidad mira de costado porque tiene miedo que algún día uno de estos muertos sea un familiar. Se trata de no prestar atención como si así el problema desapareciera pero eso no ocurre. El problema se acrecienta cada día más. Necesitamos movilizar a nuestros gobernantes para que trabajen en serio por la seguridad”, marcó.

Una mirada

Respecto a qué sucede en los casos en que los responsables de los crímenes son menores, Graciela Brondino indicó: “Si bien como mamá me surge pensar que si es un menor reincidente habría que meterlo preso a él y al juez que lo liberó; tengo que ser consciente de que, a veces, no se pueden dejar detenidos porque no hay leyes que lo avalen. Ahí es cuando tienen que empezar a cumplir con su rol los legisladores. Si hay que cambiar las leyes hagámoslo. Dentro de Familiares de Víctimas de la Inseguridad vemos que la mayoría de los victimarios son menores y eso es un gran escollo”.

¿Te gustó la nota?