Santa Fe

Menores y pirotecnia: en 15 días clausuraron dos boliches

La Secretaría de Control de la Municipalidad de Santa Fe detectó graves infracciones en dos locales bailables de la Recoleta, entre ellos, la presencia de adolescentes y el uso de fuegos artificiales.

Jueves 13 de Junio de 2013

Dos boliches de la ciudad fueron clausurados en las últimas dos semanas por la Secretaría de Control de la Municipalidad, por no cumplir las ordenanzas de control establecidas para el sector. En el primero de los casos, los organizadores utilizaron fuegos artificiales en un espacio cerrado. El hecho, quedó registrado en la filmación de un asistente y las fotos circularon por las redes sociales. El último cierre preventivo fue porque se detectó la presencia de menores en el interior del local.

Sobre este último punto, desde el sector empresario cuestionaron la rigidez de los controles municipales y adujeron que no tienen la capacidad técnica para verificar si la documentación que presentan los asistentes es genuina. Mientras tanto, desde la Secretaría de Control, sostienen que la normativa es clara: si hay menores, el lugar se cierra.

“Nosotros tenemos un equipo de inspectores que detectaron –a simple vista– dentro del boliche, a media luz y con humos y la música fuerte, la presencia de menores. Si nosotros lo pudimos detectar en esas condiciones, ¿cómo ellos en la puerta no lo pueden evitar?”, retrucó a los empresarios el secretario de Control, Ramiro Dall’Aglio en diálogo con Diario UNO. Pero además, hizo hincapié en que la responsabilidad de funcionar según las normas de habilitación corre por parte de los comerciantes.

Cuatro problemáticas

—Hoy (por ayer) trabajadores del boliche Island Vip realizaron un reclamo público tras la clausura del local.

—La cuestión concreta en Island Vip, es que se hizo un acta de infracción por la presencia de menores en el lugar, lo que generó que se clausurara el local. La respuesta de los trabajadores del lugar fue hacer un corte de calle. Nosotros controlamos todos los boliches de la ciudad, todos los días que abren hay un inspector en la puerta. Los cuatro aspectos fundamentales que hay que controlar son: la presencia de menores en el lugar, la cantidad de gente, que se respete la capacidad del establecimiento, por el cual fue autorizado para funcionar; el horario de ingreso y egreso y el expendio de alcohol. De todas ellas, la infracción más frecuente es la presencia de menores en el boliche.

Lo que reclama la gente de Island Vip es que la Municipalidad no sea tan rígido con el control de los menores dentro del boliche. Sin embargo, nosotros de ninguna manera vamos a relajar esos controles, para nosotros cuidar esos aspectos, hoy son una prioridad.

—¿A quién corresponde la responsabilidad de controlar que los menores no ingresen al boliche?

—Es responsabilidad del local bailable, de los empresarios. Te doy otro ejemplo. Nosotros no permitimos que se circule con un vehículo polarizado. Pero no vamos a ir a los comercios que colocan polarizados. Lo nuestro es el control del cumplimiento de la ordenanza.

—En estos días aparecieron fotos en las redes sociales de un local bailable que utilizó fuegos artificiales en su interior, ¿se pudo verificar esa situación?

—Sí, ese caso sucedió hace unos 15 días, y el boliche (Sopa de Pollo y Tu Hermana, ubicado en San Martín al 3200), estuvo clausurado el fin de semana entero.

—¿Cómo se detectó esa situación?

—La denuncia la realizó una persona que concurrió al boliche con fines de divertimento, ante el riesgo de la situación. Cuando recabamos las pruebas, realizamos inmediatamente la clausura hasta que pudiéramos corroborar que esa situación no se iba a volver a generar.

Cerrado, por llamas

—¿El uso de pirotecnia en lugares cerrados vuelve a ser una problemática?, ¿registraron otros casos similares en la ciudad?

—En principio creemos que se trata de un caso aislado. Además, no fueron los concurrentes quienes llevaron los dispositivos, sino que fue la propia organización del boliche la que los utilizó. Ellos dieron una serie de explicaciones técnicas sobre por qué no eran un riesgo, pero se procedió a la clausura igual, porque no están permitidos, bajo ningún concepto. De todas maneras, como fue generado por el mismo boliche, demuestra que no es la gente que va al lugar la que lleva ese tipo de elementos, eso también implica un cambio cultural que –inclusive– queda demostrado con la denuncia que se realiza sobre esa situación. Ante la situación, nuestra respuesta fue clausurarlo y llevar al caso al Tribunal de Faltas que dispuso una pena.

¿Te gustó la nota?