Santa Fe

Santa Fe también participó de la remada por los ríos en una jornada a pleno sol

Se trata de una movida por el cuidado de los cursos de agua que comenzó el 14 de marzo y se realiza por postas

Lunes 15 de Abril de 2019

El pasado 14 de marzo, día internacional de la lucha por los ríos, comenzó una “Remada por los Ríos” Paraná y Uruguay, organizada por una numerosa cantidad de organizaciones ambientalistas y asociaciones vinculadas con el agua y la naturaleza, para concientizar respecto de la contaminación de los cursos de agua y salvaguardar y resguardar el carácter especial de los ríos y humedales, y sus valores sociales, culturales, ecológicos, salvajes, escénicos y turísticos.

Se trata de una travesía autogestiva y autoconvocada que comenzó simultáneamente en marzo en Puerto Iguazú (río Paraná) y en Concordia (río Uruguay) y que finalizará en el Tigre. La propuesta está pensada por “postas” y en la costa santafesina, el miércoles pasado fue el turno de Helvecia, el jueves el tramo Cayastá-Santa Rosa de Calchines, el viernes Santa Rosa de Calchines-Arroyo Leyes, y el sábado el tramo Arroyo Leyes-Rincón.

Marisa Rodríguez, una de las organizadoras del tercer tramo de la Posta 4 de la Remada por los Ríos (Leyes-Rincón), contó a UNO Santa Fe que lo sucedido el sábado fue muy simbólico y emocionante. "Lo hicimos con una bandera que viene bajando desde Reconquista. Nuestra posta la sacamos por el Puente de Hierro (Ruta 1 km 21), donde participaron más de 40 personas. Estuvimos comprometiéndonos con esta remada por los ríos, que no es otra cosa que sumarse al derecho del río de ser cuidado", explicó.

En ese marco, recordó que la iniciativa está estrechamente vinculada al pedido hacia los gobiernos para que se ponga en la agenda política la preocupación por el cuidado del río y frenar la contaminación. Bigua (agrupación de guardavidas) y Cunari (Cuerpo de Nativos Ribereños) participaron también de la organización y la logística de la jornada de remo.

“Yo estoy en un emprendimiento que es Kayak Rincón y nosotros hacemos una apuesta fuerte a que la gente que nunca anduvo en un kayak o en una piragua, pueda salir, conocer y vivir esa experiencia tan linda que se vive en el río. Siempre de manera sustentable, cuidándolo, protegiéndolo”, expresó Rodríguez quién puso a disposición sin costo 15 embarcaciones para que pudieran participar también personas sin botes.

Los motivos de la remada

Entre las consignas que impulsan la actividad, los organizadores afirman que los ríos y los humedales no son basureros, sino por el contrario, son dadores y portadores de vida y por lo tanto “tienen derecho a ser protegidos y se debe exigir su debida protección”. A su vez, se proponen denunciar “la grave contaminación con agrotóxicos, plásticos, metales pesados y demás
residuos peligrosos provenientes del vertido de actividades industriales, como asimismo la contaminación por vertido de efluentes cloacales crudos con el consiguiente aporte de contaminantes emergentes (fármacos de uso humano) y cargas microbiológicas.

También, plantean exigir la prohibición absoluta de construcción de represas sobre el Paraná y el Uruguay, al igual que cualquier otro megaemprendimiento inmobiliario o construcción de industrias que amenacen la calidad de sus aguas y el equilibrio de los ecosistemas.

Por este motivo, otro de los reclamos tiene que ver con el pedido de aprobación inmediata de la ley nacional de protección de los humedales que perdió estado parlamentario hace dos años.

Una buena convocatoria

De la remada del sábado, que partió a las 9 desde el Puente de Hierro en Arroyo Leyes, pasó por Playa de Oro, siguió por la playa de Rincón y culminó a la altura del kilómetro 5 de la ruta 1, sobre la defensa, participaron más de 40 personas.

“Fue una convocatoria que se dio por diferentes lugares y había gente que quería venir, y que no le coincidió el tiempo. Fue una convocatoria muy buena, con gente muy variada, con familias, chicos jóvenes y después terminamos todos juntos en un bar hablando hasta las 9 de la noche. Fue un día hermoso, ideal para el kayaquismo, porque además teníamos viento a favor”, contó Rodríguez y agregó: “El viento solo nos arrastraba y llegamos en mucho menos tiempo del que pensábamos. Fueron 30 kilómetros con gente que no había remado nunca o que lo había hecho muy poco. Fue una experiencia muy linda y vinieron inclusive personas grandes con algunos problemas de salud, que lo tomaron a esto como parte de una terapia”.

Repetir la jornada

Debido a lo positivo de la experiencia, la intención de quienes participaron es repetir la remada el año próximo. A través de un grupo de WhatsApp que se llama “Latiendo por el río”, los participantes locales quedaron conectados y con ganas de más. La intención es reencontrarse el año próximo, en la misma fecha para repetir la remada.

¿Te gustó la nota?